Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP | Reportajes

Reportajes

28 de Junio de 2007 Asia donde vamos: Los postgrados en Oriente


Karina González, Enseñando cueca en Japón
Llévese nuestros reportajes
llevar.gif Código e instrucciones
Por David Azócar

El continente asiático es sin duda el motor económico del mundo, Chile lo sabe, prueba de ello es que ha firmado tratados de libre comercio con Corea y China y está ad portas de hacerlo con Japón. Pero ¿qué pasa con nuestro recurso humano?, ¿tenemos gente que estudié allá y que traiga su conocimiento a Chile o será acaso que lo único que podemos ver en nuestros puertos son sus autos y equipos de sonido? Ya es tiempo de responder a estas interrogantes.

El intercambio cultural entre nuestro pueblo y el resto del mundo se ha caracterizado por la ayuda, casi unidireccional, recibida desde las naciones desarrolladas hacia nuestras tierras. Bajo esta lógica muchos compatriotas han estudiado en el exterior con ayuda de becas, los lugares preferidos han sido España y Estados Unidos, mientras que Asia ha quedado clásicamente relegada.

Motivos para no ir a países de oriente son muchos, los más frecuentes son las diferencias del idioma, el desconocimiento de las becas y la total incertidumbre acerca de qué se puede traer desde países tan alejados culturalmente, así lo afirma Cristián Prado Encargado de Becas a Asia de la Agencia de Cooperación Internacional (Agci).

La parilla de posibilidades de capacitación en lugares como Japón, Corea del Sur o China se ha incrementado con los años y existen múltiples organizaciones tanto privadas como estatales que ofrecen estadías muchas veces con todo pagado, que pueden llegar a financiar hasta estudios de doctorado, es decir, superiores a cuatro años.

Las posibilidades y los valientes

Estudiar en Asia es algo muy diferente a hacerlo en Chile. Karina González, Profesora de Educación técnico profesional del DUOC, lo sabe muy bien. Ella ganó la beca Monbukagakusho (Ministerio de Educación de Japón) para profesores. La docente permaneció durante un año y medio en dicho país, donde se especializó en “metodologías de la enseñanza” en la “Tokyo Gakugei University”.

La mundialmente conocida calidad de la educación nipona fue uno de los motivos para que la pedagoga nacida en Concepción postulará al mundo de los Samurai “Entre sus méritos están los resultados en pruebas internacionales en las asignaturas de matemáticas y ciencias. Los estudiantes son disciplinados desde pequeños, me tocó trabajar con grupos de más de 35 niños y es impactante ver que desde pequeñitos aprenden a organizarse y a trabajar por el bien común de la casa”.

No sólo como aprenden en el colegio es diferente, la manera de estudiar en la universidad cambia diametralmente al cruzar el Pacifico: “Una de las cosas que me sorprendió es que el sistema universitario es muy libre, es responsabilidad de cada uno el asistir y cumplir sus responsabilidades. El autoaprendizaje es crucial y puede ser cómodo para quien tenga sus objetivos claros, pero puede ser una arma de doble filo para quien la disciplina no sea su virtud”, afirma González.

Las temáticas de estudio son variadas y los tiempos también. Cristina Jara, estudiante de quinto año de Ingeniería Civil de la Pontificia Universidad Católica de Chile, ganó una beca de 10 días para conocer la cultura coreana. El viaje se realizó el año 2006 y lo hizo con otros dos chilenos, a través de la embajada de esa nación en nuestro país.

La travesía de dos semanas mostró a los jóvenes cómo es estudiar en Corea. Durante el viaje tuvimos la posibilidad de visitar varias universidades y en la gran mayoría tenían cursos en inglés y clases de coreano. Pero no se puede vivir el día a día sin conocer el idioma, acota la estudiante de ingeniería.

La generosidad asiática en lo que se refiere a entregar becas para estudiar en sus países pareciera tener fundamentos con vistas al largo plazo, Jara nos explica que la invitación de conocer la cultura coreana se hace a varios naciones. Nuestra delegación estaba compuesta por personas de Argentina, Brasil, Chile, China, India y Rusia. Corea considera que ellas serán importantes potencias en el mediano plazo. A su vez la selección de los alumnos se hace pensando que estos desempeñaran importantes cargos en el futuro. Por eso nos dejaron invitados para 10 años más, cuando todos debiésemos estar trabajando, concluye.

Las invitaciones a aprender también apuntan a acabar con la barrera del idioma. La Embajada de China en Chile lo sabe y el presente año aumentó de 10 a los diecisiete cupos para aprender Chino Mandarín en alguna ciudad china. El estudio dura 10 meses y para quienes les quede gustando el tema podrán optar, según su rendimiento académico, a postular a un postgrado en el país de Mao, en cualquier estudio.

Estas son sólo tres posibilidades, pero en la actualidad para los que quieran estudiar grados de magíster y doctorados existen 10 cupos para estudiar en Japón, diecisiete para China y 4 en Corea del Sur, (sólo a través de Agci) los que además se repiten anualmente.

Los cursos cortos (de 2 semanas hasta 6 meses) los ven básicamente la Agci y las embajadas de cada país. Existen además instituciones no gubernamentales como el Banco Mundial, el Banco de Japón, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Fundación Corea y la Fundación Japón que también ofrecen posibilidades de perfeccionamiento.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet