Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Los estereotipos son un arma de doble filo. Por un lado nos ayudan a simplificar una realidad compleja, como sucede con las naciones del Asia Pacífico, pero por el otro limitan nuestro conocimiento sobre ellas. Tim Welfare, curador independiente de origen australiano y radicado por dos años en Chile, está luchando por expandir el conocimiento que los chilenos tenemos de su país. Para eso inauguró la exhibición de videoarte “Boo Australia” (hasta el 27 de mayo en Matucana 100, entrada liberada), una muestra que da cuenta del humor, el absurdo y los contrastes que pueblan el temperamento de la sociedad australiana.

En palabras de Welfare, “Boo Australia” es una exhibición que "contrasta con las representaciones habituales de Australia. Tiene elementos de declaración de principios, algo de análisis y un poco de reseña; a fin de cuentas, es una especie de carta de amor para todas las voces de Australia. Y tal como tantos otros países, tenemos la influencia de nuestra cultura nativa, de la cultura inglesa, de las diversas voces étnicas y, finalmente, de la seductora risa envasada de la cultura estadounidense. Queda claro cómo la informalidad y la irreverencia se transformaron en productos culturales subversivos de exportación. Simplemente, seguimos la pista de otros. Sacamos una pizca. Emulamos. Plagiamos. Remezclamos. Citamos. Sampleamos. Contrabandeamos. Combinamos. Como muchos países, Australia encontró su voz a través de otros". 

Tim Welfare reunió el trabajo de ocho artistas australianos que a través de la abstracción, la repetición o la descontextualización, dan cuenta de diversas conversaciones que ocurren al interior de la sociedad. La pieza central es un video de Tony Schwensen (Vamos, 2006) en que el autor juega tenis consigo mismo por ocho horas, la extensión de una jornada laboral estándar. El video de Anna Davis y Jason Gee (Biocabeza, 2008), muestra a la cabeza flotante de un muñeco repitiendo diversas frases y mandatos rescatadas de películas, internet, juegos de computador y otros, para crear un collage absurdo que sacude los sentidos frente a la saturación mediática. En la misma línea crítica, pero con distintos recursos, encontramos la obra de Emile Zile, The Kingpins (cuatro mujeres transformistas), Lauren Brincat, Alex Kershaw, Ian Andrews, Dennis Beaubois y Phillip Brophy.

¿Cómo nació el proyecto “Boo Australia” en Chile?

Cuando recién llegué aquí, con mi familia, tenía la idea de realizar un proyecto de arte. No sabía si iba a ser pintura o videoarte. Me incliné por la última porque me di cuenta de que era un área que no estaba lo suficientemente representada en Chile. Tampoco tenía claro el tema del proyecto. Finalmente me decidí por Australia porque también estaba débilmente representada. A lo largo de mi primer año en Chile me encontré con referencias muy extrañas a Australia. El último verano, especialmente, vi varias marcas de ropa que llevaban alguna referencia a Australia, pero denotaban lo que allá llamamos “the ugly Australian”, que es un tipo de chovinismo nacionalista. Todas esas frases haciendo referencia a Australia como una tierra de fantasía, o bien al canto de las barras bravas (“Ausy, ausy, ausy”), me dieron la idea de que hay una especie de fascinación con Australia en Chile, pero no hay un conocimiento real de lo que es. Hay muchas otras referencias que rayan en lo absurdo o que la reducen a una tierra de playa, sol y sexo. También me encontré con temas musicales australianos que tocan repetidamente en los supermercados, por ejemplo, pero que son canciones que pertenecen a bandas o álbumes que nunca trascendieron allá.

¿Cómo se siente un australiano viviendo en Chile?

Aquí soy un gringo, que es la forma general de identificar al extranjero. Mi español es limitado y no entiendo completamente la interpretación de ese concepto. Pero lo que si puedo entender es que, al igual que sucede en el resto del mundo, el conocimiento de Australia es suave y realmente básico. No es menor la cantidad de veces que me han preguntado si es que tengo un canguro de mascota, u otras historias que denotan simplicidad, relacionadas con la idea del surf, del agua tibia y la idea de una tierra utópica. Tampoco puedo decirle a cada persona qué es lo que deben interpretar de Australia. Pero este desconocimiento va en ambas direcciones. Cuando llegué a Chile yo tenía tal vez más conocimiento que el que tiene la mayoría de los que llegan a este país. Pero eso fue gracias a que ya había trabajado con chilenos y que además estudié arte chileno en la universidad, sobre todo los movimientos relacionados con la resistencia durante la dictadura. Pero la mayoría llega aquí con un conocimiento banal, y las visiones que hay de Chile en otros países tienden a estar completamente equivocadas.

¿Qué Australia es la que veremos en esta exhibición de videoarte australiano?

Qué funcionará o qué será interpretado de esta exhibición de videoarte australiano es imposible saber, va ligado al trabajo de arte en sí mismo. Lo que quiero presentar aquí es algo que vaya más allá de las mascotas de canguro o videos de Air Supply, o temas malos de AC/DC, aunque creo que es una banda excelente, pero no todo lo que ha producido es bueno y, aún así, eso se puede comprar en la tienda de música de cualquier mall. Entonces quería hablar de una historia más amplia, mostrar un paisaje diferente. Australia no es solamente playas. Hay dos videos en esta muestra que presentan paisajes australianos que son mucho más arquetípicos que playas, surfing, sol, sexo, etc. Quiero también presentar el humor australiano, que está intrínsecamente unido a este trabajo, y un poco de esta broma común que es parte de cómo hablamos, nos presentamos y nos vemos a nosotros mismos. Uno de nuestros atributos más notorios es la capacidad que tenemos de reírnos de nosotros antes que de los demás. Cada uno tiene una voz igualmente importante, y comentarnos a nosotros mismos es parte de nuestra naturaleza. A veces la primera visión de un trabajo artístico es extraña, pero al final te estás carcajeando con el artista. En esta exhibición la primera impresión es la del absurdo, pero el humor está saliendo a flote al mismo tiempo, y el humor es la mejor forma de decir una historia, y en Australia lo practicamos con maestría.














    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet