Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Noticias

La despenalización de la interrupción del embarazo en Nueva Gales del Sur

En esta región de Australia los embarazos pueden ser interrumpidos cuando razones económicas, sociales o médicas lo justifiquen para preservar la vida de la mujer o su salud física o mental.

01 de Abril de 2015

La regulación del aborto en Nueva Gales del Sur es uno de los casos más emblemáticos respecto a la despenalización del aborto en Australia, pues reconoce que la interrupción del embarazo es un asunto médico que debe acreditarse profesionalmente. Para conocer más detalles sobre esta realidad frente a lo propuesto en el Proyecto de Ley que se tramita en nuestro país conversamos con Helga Kuhse, filósofa experta en bioética y con el médico chileno Fernando Zegers, especialista en medicina reproductiva. Más detalles de esta experiencia y la opinión de los expertos en la siguiente nota.

Las ideas que originaron la discusión del aborto

El debate sobre el aborto en la historia australiana ha sido un tema álgido que no ha estado exento de controversias. Sin embargo, encuestadoras como el Lowy Institute Poll o de la Universidad Nacional de Australia reflejan una moderación en las opiniones de la mayoría de los ciudadanos en la última década.

Ello puede verse de mejor manera en estados como Nueva Gales del Sur, donde a comienzos de la década de los setenta y a través de una sentencia judicial se instauró la regla Levine sobre aborto, conforme la cual la interrupción del embarazo no resulta punible cuando un médico determina  que existen razones económicas, sociales o médicas que lo justifican para preservar la vida de la mujer o su salud física o mental.

Para Helga Kuhse, especialista en bioética de la Universdad de Monash, el caso de Nueva Gales del Sur no es una excepción sino un ejemplo de cómo pueden comenzar a hacerse las cosas. “El principio básico para lograr acuerdos en relación al aborto es la aceptación generalizada que aunque las leyes se opongan, las prácticas se harán de igual manera y se vienen realizando desde hace años con resultados funestos para las mujeres, ya que muchas optan por ocultarse y no tratar los síntomas o los efectos colaterales que tienen que ser correctamente atendidos por un especialista”, sostuvo.

Según la experta, más allá de las estadísticas, a la hora de debatir sobre la pertinencia del aborto, hay temas cruciales que deben ser discutidos por las mujeres, apoyadas principalmente por la comunidad científica. "El comienzo de la vida del feto es algo que quizás no determinaremos con exactitud en los próximos años, pero si podemos discutir sobre qué vida es más importante, si la de la madre, o la de ese embrión que luego forma el feto, pero que podría perjudicar a la madre”, sentenció la filósofa.

Los fundamentos que rodean la despenalización de la interrupción del embarazo

La interrupción del embarazo es una decisión que debe tomar la madre, señaló Kuhse. "Esta personalización ha sido el centro del debate sobre el aborto. Una de las posturas es que las mujeres -al igual que los hombres- quieren tener el control de lo que sucede al interior de sus cuerpos y, por tal motivo, los derechos del feto no pueden prevalecer por sobre sus derechos. De esta manera, lo que sucede en aquellas legislaciones donde se permite la interrupción del embarazo es que los derechos de la mujer prevalecen y eso es algo que debemos seguir poniendo en los debates”.

Para esta filósofa, en este debate no pueden olvidarse los avances alcanzados en el marco internacional, específicamente con la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1979. En efecto, este instrumento en su artículo 12 consagra el deber de los Estados de adoptar todas las medidas que permitan garantizar el acceso de la mujer a servicios de atención médica y de planificación familiar en condiciones de igualdad frente a los hombres. Sobre el particular, el Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer, ha señalado que en la medida de lo posible, se deberían enmendar aquellas legislaciones que castiguen el aborto, "a fin de abolir las medidas punitivas impuestas a mujeres que se hayan sometido a ellos".

La experiencia de Nueva Gales del Sur frente al proyecto chileno

Conversamos con el Dr. Fernando Zegers, especialista en medicina reproductiva y director del Programa de Ética y Políticas Públicas en Reproducción Humana de la Universidad Diego Portales sobre la experiencia de Nueva Gales del Sur frente al proyecto chileno de despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo del cual se manifiesta a favor, pues cree importante la existencia de una ley que permita la interrupción del embarazo en sus tres causales . Su evaluación del caso australiano es positiva, sin embargo cree que es necesario enfocarse en otras medidas previas, pues a su entender la sola despenalización de la conducta en determinados casos no es suficiente.

En opinión de este experto es distinto hacer una política pública de prevención del aborto cuando hay una población que está previniendo los embarazos. "Una política de aborto sin una política preventiva no tiene sentido, como también una política de aborto abierto no es una buena porque el aborto se convierte en un método anticonceptivo, al menos en países como el nuestro donde hay mucha gente que se embaraza sin querer, sin embargo esta situación no puede ser un impedimento para legislar sobre la despenalización del embarazo en sus tres causales, incluso esto tampoco es suficiente, ya que se debe legislar y reglamentar su aplicación para evitar la inequidad y proveer a las personas de apoyo transdisciplinario luego de experimentar el drama", advirtió Zegers.

Respecto al marco internacional que busca eliminar el carácter punitivo de la conducta, Fernando Zegers señaló que el sentido de las leyes internacionales es establecer un marco común que se basa en el respeto a los Derechos Humanos. “Por esta razón es que se generaron los consensos internacionales, porque hay países donde la gente no tiene derechos ni capacidad de influir. El derecho internacional se genera para armonizar las diferencias étnicas y culturales, en materias como éstas (derechos sexuales y reproductivos) los derechos internacionales tienen un rol pues influyen sobre las leyes locales”, sostuvo el especialista.

Por último, acerca del papel que cumplen los médicos en la interrupción del embarazo, Zegers señaló que interrumpir un embarazo es un asunto médico porque es un riesgo y por lo tanto tiene que tener la certificación de uno o más médicos. “Un raspado puede causar la muerte de una persona, lo mismo que un acto anestésico, porque si hay despenalización del aborto no se va a permitir solo aquellos que son fáciles de ejecutar, si se despenaliza debe hacerse de todas las formas y durante las primeras 12 semanas y esos son procedimientos complejos”, señaló.

 












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet