Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

La primera visita oficial de Xi Jinping a América Latina y el Caribe -desde que asumió la presidencia de su país- ha estado marcada por especulaciones respecto a una creciente rivalidad entre Beijing y Washington en la región. Sin embargo, académicos de la Red Asia Pacífico nacional descartan este enfoque y consideran que la gira de Xi responde a una intención de China de darse a conocer y afianzar su relación con la región, sin perturbar los intereses de EEUU.

 

Política de China a largo plazo

Xi Jinping, Presidente de la República Popular China y secretario general del Partido Comunista de visita en México, en el contexto de una gira oficial por Latinoamérica, que ya tuvo escalas en Trinidad y Tobago y Costa Rica. El viaje, que ocurre solo algunas semanas tras la reciente visita de Barack Obama a México y la gira de su vicepresidente Joe Biden al Caribe y Brasil, llevaron a medios de prensa de habla hispana a señalar que las dos potencias están en medio de una carrera o competencia por la región.

 

Aunque en la actualidad la relación económica de China con América Latina y el Caribe ha alcanzado un gran volumen, con un intercambio comercial que en 2012 se elevó a US$261.200 millones, el viaje de Xi Jinping no apunta a eclipsar a Washington según afirmó Yun Tso Lee, director del Centro de Relaciones Internacionales de la Universidad del Desarrollo. "La gira de Xi concuerda plenamente con la política exterior de Beijing de las últimas décadas, en el sentido de darse a conocer y mejorar las relaciones diplomáticas con los países de Centro América, muchos de los cuales aún tienen relaciones diplomáticas con Taiwán”, apuntó.

 

Lee agregó que América Latina tiene una gran importancia para China al estar en línea con sus planes de desarrollo económico y la necesidad de sus empresas estatales por salir al mundo a invertir, por ejemplo, en áreas como la minería y el sector agrícola. “Reemplazar a EEUU en la región no es una prioridad, porque ambas potencias se necesitan mutuamente, especialmente en términos económicos”, señaló el académico.

 

"Xi es sin duda el Presidente Chino que ha buscado tener más contacto con la región, y en este viaje pretende abrir el espacio para un mayor diálogo, no sólo en términos comerciales y de inversión, sino además en nuevos temas que convoquen a las dos regiones, como el medio ambiente o la clase media", aseguró al respecto Fernando Reyes Matta, ex embajador de Chile en China y director del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China de la Universidad Andrés Bello.

 

A su vez, Reyes Matta descartó el que China busque imponer su rol en la región por sobre el de EEUU. “Las preocupaciones y diálogos entre Washington y Beijing están más enfocados en el rol que ambos juegan en Asia o África, más que en el papel que puedan tener en América Latina”.

 

Oportunidades para México y la necesidad de una política regional

En tanto, para el ex embajador la visita oficial de Xi a México da cuenta de un importante cambio en la relación entre ambos países en comparación a lo ocurrido en la última década, en que la fuerte competencia económica con China dejó una negativa balanza comercial para México. A esto también se sumaron hechos puntuales, como la reunión del ex presidente Felipe Calderón con el Dalai Lama en 2011, que enfrió aún más sus lazos.

 

“La relación hoy es influenciada por los encadenamientos productivos entre ambos países. Hoy se abren oportunidades para la entrada de empresas manufactureras mexicanas al mercado chino a través de joint ventures, además de la llegada paulatina de inversionistas chinos, o de empresas que estaban en China, al territorio mexicano fronterizo con Estados Unidos”, señaló Reyes Matta.

 

Por su parte, Lee agregó que China ya no cuenta con una mano de obra muy barata, por lo que empresas chinas ya se están trasladando a Bangladesh, la India o Vietnam, mientras que China y México se está complementando en diferentes áreas. “Lentamente se están solucionando los problemas del pasado, como los roces en el área textil. A su vez, el mercado mexicano, que es el segundo en tamaño en la región después del brasileño, es de gran importancia para China”.

 

A pesar de la buena relación de América Latina con China, Reyes Matta también destacó que los líderes latinoamericanos aún deben formular una respuesta política como bloque para una interacción a largo plazo con Beijing. “China todavía espera una respuesta a su política dirigida a Latinoamérica y el Caribe que anunció en noviembre de 2008. La región requiere de un enfoque político y una agenda que guíe la relación a largo plazo, más allá de una relación solamente comercial”, concluyó.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet