Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
En el 2005 el Ministerio de Educación puso en marcha el "Proyecto de Enseñanza Chino Mandarín" en los liceos de Chile, bajo el alero del "Programa Inglés Abre Puertas". Hoy ya son 22 los establecimientos educacionales que ofrecen la enseñanza del idioma -como taller o ramo- y más de 3.500 los alumnos que lo estudian. Conozca el balance de la iniciativa y sus principales hitos, en las siguientes líneas.

Preparando el terreno

La realización de la APEC en Santiago el 2004, no solo dejó como gran hito la firma del Tratado de Libre Comercio entre Chile y China, sino que también la firma entre ambos países de un "Memorándum de entendimiento para la Cooperación en el terreno de Educación", que sentó las bases del que sería años más tarde el Proyecto de Chino Mandarín del MINEDUC.

Un año más tarde aquel acuerdo bilateral comienza a dar frutos con la llegada de dos docentes de chino mandarín desde el gigante asiático, quienes comenzaron a dictar clases a 200 alumnos, repartidos en tres establecimientos de la zona centro-sur del país. La experiencia fue evaluada positivamente por el entonces ministro de Educación y principal promotor de la iniciativa, Sergio Bitar, quien mandató a la Oficina de Relaciones Internacionales del MINEDUC para continuar profundizando el programa piloto.

Nace el proyecto

Fue el año 2008 cuando, tras la inauguración de los Institutos Confucio en la Universidad Católica de Santiago y la Universidad Santo Tomás de Viña del Mar, el MINEDUC decide crear el "Proyecto de Enseñanza de Chino Mandarín", dependiente del Programa "Inglés Abre Puertas". Aquel respaldo significó un fuerte impulso a la iniciativa, que en solo dos años logró aumentar a 25 el número de docentes chinos enseñando el idioma en más de veinte liceos a lo largo de Chile.

Contentos con los resultados, desde el MINEDUC decidieron que lo siguiente era evaluar a los alumnos mediante un examen externo, válido para la contraparte china. En consecuencia, en el 2010 se aplica el Young Chinese Test (YCT) a 140 alumnos que tomaron clases de mandarín por al menos 3 años. La medición tuvo resultados sobresalientes. El 38% de los estudiantes obtuvo la más alta puntuación dentro del "nivel básico", lo que tuvo un efecto inmediato en el gobierno chino, que por medio de la directora de la Oficina Internacional de Difusión del Chino Mandarín Han Ban, Xu Lin, ofreció a la ministra de Educación de la época, Mónica Jiménez, invitaciones a los "Campamentos Juveniles" de China para todos los alumnos que obtuvieron el 100% de logro en la prueba.

El siguiente paso fue expandir institucionalmente el proyecto. Es así como el MINEDUC comienza a incentivar a diversas autoridades educacionales para incorporar la enseñanza del mandarín dentro del currículo. Se realizaron talleres nacionales transversales, con docentes chinos y autoridades para hacer un cambio de status del idioma y lograr que pasara de ser una asignatura electiva a una evaluada y parte de la malla curricular.

El balance actual

Aquella estrategia de profundización de la enseñanza del chino mandarín continuó inalterable tras el cambio de gobierno de 2010 y el idioma continuó siendo una prioridad para el MINEDUC. De hecho, el 2011 la delegación de docentes chinos aumentó a 27. Además, un grupo de 18 estudiantes chilenos participó en el "IV Concurso de Chino Mandarín: Puente Chino” para estudiantes de enseñanza media, y los mejores evaluados representaron a Chile en la final mundial que se realizó en China.

"El balance del Proyecto de Enseñanza de Chino Mandarín del Ministerio de Educación es positivo, considerando que son más de 3.500 los alumnos de establecimientos municipales y particulares subvencionados de todo el país que durante el año 2012 estudiaron el idioma a través de este proyecto. Los hitos más destacables los constituyen el número de estudiantes participantes, los 22 establecimientos educacionales y los 20 docentes nativos enviados especialmente a nuestro país por el Ministerio de Educación de China, y los "Salones Confucio" que seis de estos liceos han implementado dentro de sus instalaciones, y que cuentan con el apoyo económico de China", aseguró Carolina Bravo del Campo, actual coordinadora del "Proyecto de Enseñanza Chino Mandarín" del Ministerio de Educación.

Sin embargo, expandir la enseñanza del chino en las aulas chilenas no ha sido fácil, especialmente por los requerimientos económicos que implica. "Si bien el Ministerio de Educación de China envía docentes nativos a nuestro país, es el establecimiento educacional chileno y su sostenedor quien debe contratar y brindarle una mantención directa a cada profesor, lo que ha significado una inversión adicional para las corporaciones municipales, lo que no siempre es posible o fácil de implementar", explicó la coordinadora del MINEDUC.

Durante el primer semestre de 2013 son 22 los establecimientos educacionales que se encuentran enseñando chino mandarín a sus estudiantes, y todos cuentan con el apoyo de la Embajada de la República Popular China. Dentro de este contexto, la región que más participación tiene en el proyecto es la Metropolitana, con cinco; seguida por Tarapacá, Valparaíso y Magallanes, con cuatro; el Bío Bío, con dos; y Coquimbo, Araucanía y Los Ríos, con uno cada una.

"Muchos de estos liceos o colegios están impartiendo el idioma como taller; sin embargo, poco a poco los establecimientos han ido sumando la enseñanza del chino mandarín a su currículum, sobre todo los que tienen Salones Confucio. Además, una vez que el idioma chino es escogido por los estudiantes dentro de las asignaturas optativas deben asistir a las clases de manera regular y en la gran mayoría de los casos se realiza una evaluación interna", concluyó Bravo del Campo.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet