Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

La situación de agitación política que ha vivido Tailandia en los últimos tres meses se ha expresado en numerosas movilizaciones callejeras y tomas de edificios de gobierno, sin embargo estos hechos de efervesencia social no tendrían mayor repercusión en las relaciones bilaterales con nuestro país. Conversamos con Javier Becker, embajador chileno en Tailandia y Witan Bourn, ministro consejero de la Embajada de Tailandia en Chile, quienes explicaron la situación política en dicho país.


Un país en plena etapa de democratización

 

Entre los antecedentes más importantes que permiten comprender la situación actual en Tailandia es que se trata de una monarquía constitucional, donde lo militares tienen mucha importancia en la historia política del país. Sin embargo, este poder es compartido con otras instituciones propias de los regímenes parlamentarios, como son las cámaras legislativas, los partidos políticos y el Poder Judicial, encarnado en la Corte Institucional.

 

Pese a la existencia de un poder militar sólido, Tailandia se encuentra en pleno proceso de consolidación democrática, según Witan Bourn, ministro consejero de la Embajada de Tailandia en Chile, “estamos en pleno proceso de democratización, existe una valoración especial por la democracia donde sectores de todo el país están participando. Si bien tenemos todavía algunos límites, somos un país abierto a cualquier tipo de manifestación política, sin embargo se necesitan hacer algunos ajustes para que funcione mejor”, sostuvo.

 

En el marco de este proceso de democratización, han llegado al poder algunos actores políticos con tendencias divergentes a la que había predominado en los sectores militares y las élites políticas. Es en este contexto que el 2001 comenzaron las tensiones con el gobierno del partido social demócrata, representado por Thaskin Shinawatra. Según Javier Becker, embajador de Chile en Tailandia “este partido no es socialdemócrata en lo económico, pues está orientado al libre mercado. Hay que recordar que Tailandia es un país exportador que mantiene una balanza comercial favorable con sus socios comerciales”.

 

Irrupción de la familia Shinawatra

 

Thaskin Shinawatra es el único Primer Ministro que ha cumplido su mandato con reelección incluida, sin embargo el 19 de septiembre de 2006 fue destituido luego de ser acusado de autoritarismo y corrupción. Las fuerzas opositoras se vieron amenazadas, porque consideraban que Shinawatra con su alto apoyo popular podría ser una amenaza a la estabilidad del sistema.

 

Para derrocarlo, utilizaron el argumento de abuso de poder, situación que llevó a que lo condenaran a dos años de cárcel, pero antes que terminara su condena se autoexilió en Dubai. Para el representante de nuestro país en Tailandia “desde el 2001 en adelante su partido ha ganado todas las elecciones, las últimas fueron el 2011 cuando se presentó su hermana menor Yingluck y ganó por amplia mayoría”.

 

Sin embargo, pese a ello, la gobernabilidad se hace difícil debido a las características propias del sistema político tailandés. “Existe una Corte Constitucional, que frente a cualquier iniciativa de gobierno que perciban como contraria a las leyes, pueden disolverlo. Esta situación de dificultad es aprovechada por la oposición”, sostuvo Becker.

 

El fantasma de Thaskin produce movilizaciones y quiebre en la institucionalidad

 

Durante 2010 se produjeron manifestaciones violentas donde murieron cerca de 90 opositores al gobierno de entonces, el partido demócrata (hoy oposición). Producto de este suceso se convocaron a elecciones y ganó Yingluck Shinawatra, hermana de Thaskin, por amplia mayoría.

 

Desde los primeros días de gobierno, el partido oficialista comenzó a ejercer su influencia para la aprobación de una ley de amnistía que permitiera perdonar a todos los que participaron en las manifestaciones de 2010 y aprobar el regreso del primer ministro Thaskin Shinawatra sin cumplir condenas, además de reformar la composición del Senado, eliminando los senadores designados.

 

Esta situación llevó a que el líder del partido opositor Suthep Thaugsuban, renunciara a su bancada en el parlamento para organizar movilizaciones en contra del gobierno, por la pretensión de traer de vuelta a Thaksin. Después de una serie de discusiones, la Primer Ministra desistió de esta ley, sin embargo las manifestaciones en contra del gobierno se hicieron cada vez mayores.

 

Demandas y posibles soluciones al conflicto

 

Luego de que la Primera Ministra anunciara la anticipación de elecciones al 2 de febrero de 2013, el opositor Suthep presentó una serie de demandas entre las que se encuentra una reforma política que impida al partido de Thaksin seguir en el gobierno y que la familia Shinawatra no pueda continuar en la política.

 

Para llevar a cabo esta demanda, en medio de las movilizaciones callejeras, el líder opositor propuso crear una Asamblea del Pueblo, conformada por distintos tipos de profesionales como ingenieros, empresarios, periodistas para que redacten una nueva carta magna. Para el embajador Becker, “esta acción no se encuentra establecida en la Constitución, por lo tanto no se puede realizar en el marco legal”.

 

Frente a tal demanda, el gobierno ha sido muy cauto y no se ha salido un ápice de lo que dicen las leyes, porque si llegaran a aceptar algo de lo que propone Suthep, sería el partido opositor quien podría llevar al gobierno a la Corte Constitucional por abandono del poder e incurrir en prácticas ilegales.

 

Repercusiones en las relaciones bilaterales con nuestro país

 

En cuanto a la situación de inestabilidad política, desórdenes en las calles y un eventual enfrentamiento entre grupos opositores y adeptos al gobierno, surge la duda respecto a los efectos que estos hechos pudieran tener en la economía, y por ende en las relaciones comerciales con nuestro país.

 

Frente a tal preocupación, Witan Bourn señaló que “las relaciones económicas de Tailandia van más allá de la situación política, todos los mecanismos de gobierno protegen los acuerdos, particularmente los TLC. No hay ningún impacto o efecto en nuestras excelentes relaciones bilaterales. Tailandia tiene otros acuerdos bilaterales y multilaterales que siempre ha protegido y valorado, y eso es reconocido por nuestros socios”

 

Desde una perspectiva chilena, Javier Becker manifestó que “la situación política puede ser difícil pero el país sigue creciendo. El único sector que podría verse perjudicado es el turismo. Este es un país muy pujante con un crecimiento del 5% anual, probablemente la desaceleración de China, la crisis europea puedan afectar más la economía. Por lo tanto esta situación no va a influir en las relaciones económicas con Chile”, sostuvo.

 












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet