Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Tras el tsunami que en el año 2004 destruyó las costas del Sudeste Asiático y el terromoto que afectó duramente a la provincia de Sichuan a principios del 2008, los gobiernos de Tailandia y China respectivamente, pusieron en marcha rápidos y asertivos programas de reconstrucción para aliviar las consecuencias de las catástrofes. Dada la situación que vive nuestro país se hace interesante echarle una mirada a sus estrategias de reconstrucción.

Antes de los terremotos en Chile y Haití el mundo se había impactado con los desastres que causaron estragos en el Sudeste Asiático y en China, nos referimos al tsunami que devastó las costas de India, Indonesia, Malasia, Maldivias, Somalía, Sri Lanka y Tailandia, y al terremoto que azotó la provincia de Sichuan en China.

Sólo en Tailandia el tsunami damnificó a casi dos millones de personas, dejando en su paso 5,395 muertos y 2,993 desaparecidos, y destruyó 400 kilómetros del borde costero sur del país. Si bien el Gobierno tailandés decidió no apelar a la asistencia internacional para la reconstrucción de su país, sí aceptó asistencia técnica extranjera, que fue coordinada principalmente por las Naciones Unidas, a través de su Fondo Abierto de Recuperación del Tsunami.

En total, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se recaudaron US$13,5 mil millones, que a través de este organismo internacional y el Gobierno tailandés fueron destinados a la reconstrucción de los servicios básicos, las viviendas, de las industrias principalmente pesquera y turística, y en la implementación de un sistema de alerta para este tipo de desastres naturales.

Uno de los sectores que ha tardado más en recomponerse es el de la vivienda, en cambio una de las áreas que primero se recuperó fue el de la hotelería.

Por su parte, el Gobierno chino en su esfuerzo por reparar los daños del terremoto grado 7,9 que en mayo de 2008 mató a 70 mil personas, dejó 18 mil desaparecidos, y a 15 millones de damnificados,ha gastado más de US$150 mil millones, destinados principalmente a la reconstrucción de viviendas y de infraestructura pública de mayor resistencia antisísmica.

Así el principal proyecto de reconstrucción incluye a 169 hospitales, casi siete mil escuelas, casas y departamentos para las tres millones de familias que quedaron sin hogar. Tan sólo a los 13 meses del terremotoya se estimaba que un 40% de la infraestructura estaba nuevamente en pie.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet