Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
El cambio del mapa político en Asia, con China como una nueva potencia militar y económica, hace que la revisión del carácter pacífico del estado japonés tenga una relevancia latente.  
 
Mientras voces conservadoras y nacionalistas se inclinan enmendar el carácter antibélico de la Constitución Pacífica de Japón, impuesto por las fuerzas aliadas al finalizar la II Guerra Mundial (II GM), sectores pacifistas, hoy con mayoría en el Senado, defienden lo que originalmente se les impuso como un castigo externo y que los perfila como líderes en la carrera de la civilización.
 

La controversial impronta de occidente

 
La versión actual de la Constitución Pacífica japonesa fue propuesta por el general norteamericano Douglas MacArthur y aceptada por varios organismos occidentales y el gabinete del gobierno japonés el 3 de noviembre de 1946. A pesar de tener una fuerte influencia externa en su redacción, la carta fundamental no ha sido cambiada ni revisada por el parlamento nipón desde que entró en vigor en mayo de 1947. En mayo del 2010, sin embargo, bajo la administración conservadora del ex primer ministro Shinzo Abe (2007-2008), se activó por primera vez una enmienda que estipula los mecanismos y protocolos para realizar potenciales cambios a la Carta Magna.
 

Ímpetus de cambio

 
Más que marcar un hito nacionalista al redactar una nueva constitución sin la interferencia del mundo occidental, la moción de cambio de los conservadores apunta a un punto estratégico del documento. La Constitución Pacífica se diferencia de otras cartas fundamentales modernas principalmente por el Artículo 9° del capítulo II, en que se impone el carácter pacífico del estado japonés como consecuencia de su derrota por las fuerzas aliadas en la II GM:

1)   Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo Japonés para siempre renuncia a la guerra como un derecho soberano de la nación y a la amenaza o el uso de la fuerza como un medio de resolver las disputas internacionales.
 
2)   Para lograr el propósito del párrafo precedente, las fuerzas terrestres, navales y aéreas, así como otras con potencial de guerra, nunca serán mantenidas. El derecho de beligerancia del Estado no será reconocido.
 

La moción de cambio

 
La potencial eliminación del Artículo 9°, busca acentuar la posición de Japón como potencia en el mundo. Es una medida dirigida tanto a la sociedad japonesa como al fortalecimiento de la influencia nipona en Asia. Más que una vía de entrada en la cerrera armamentista, la eliminación de este artículo enfatizaría la distancia de Japón con respecto a la política norteamericana, cuya marcada influencia le ha valido el rechazo y aislamiento histórico de las naciones asiáticas circundantes.
 
Frente a la creciente asertividad e influencia china en Asia, Japón se ha visto en necesidad de competir como un líder válido en la zona. Sus principales debilidades frente al gigante asiático han sido su tradicional alineamiento con la política occidental y su dependencia militar de Estados Unidos.
 

La reacción al cambio

 
Aunque los pasos para enmendar la Constitución quedan llanos a partir de mayo del 2010, la mayoría progresista en el Senado, cuyas prioridades se centran en la recuperación económica, no prevé el espacio para generar un debate que apunte a un cambio constitucional en el futuro cercano.
 
Al mismo tiempo, algunos progresistas abrazan el carácter pacífico de la Carta Fundamental de Japón como una bandera de identidad nacional, por lo que la potencial enmienda del Artículo 9°, no sólo necesita de la voluntad parlamentaria, sino que aún debe pasar por la prueba del apoyo popular.
 
El reciente retorno de Estados Unidos a su área de influencia en Asia, ha despertado ánimos positivos en la zona. Lo mismo ocurre en Japón donde la presencia de bases militares norteamericanas divide a la población en torno a una postura independiente y una ligada a asegurar la estabilidad económica y militar frente a una presencia china cada vez más inminente. 
 
 
 











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet