Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

A propósito de la realización de los Juegos Olímpicos de Río 2016º, buscamos en el Asia políticas deportivas que resalten por su relación entre inversión y logros obtenidos. En esta indagación surgió el caso de Corea, que a través de su Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo lleva adelante desde 1988 una intensa política deportiva a largo plazo que hoy da frutos en varias disciplinas deportivas. Las características que definen esta política y un análisis desde la realidad chilena, en la siguiente nota.

Un ministerio para impulsar la política deportiva

A los Juegos Olímpicos de Río 2016, Corea del Sur se presenta en el quinto lugar del mundo por las medallas de oro, plata y bronce, alcanzadas durante los anteriores juegos en Londres de 2012. Si bien ha sido líder en artes marciales y otras disciplinas marcadamente asiáticas como es el tenis de mesa o el badminton, desde que comenzaron los preparativos para los juegos de Seúl en 1988, el fútbol, voleibol, incluso el béisbol, empezaron a formar parte de las principales alternativas deportivas de los coreanos.

Pero ¿cómo lograron difundir la práctica de estos deportes olímpicos tradicionalmente occidentales en la ciudadanía? y ¿qué medidas tomaron para aumentar el nivel deportivo a los estándares de competitividad más altos en el mundo? La respuesta a estas interrogantes puede venir de muchas causas, pero una de las principales se debe a la existencia de un Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo, que en las últimas tres décadas se ha encargado de masificar e institucionalizar el deporte en todo el país.

Si bien este es un ministerio que cubre otros ámbitos como la cultura y el turismo, el deporte es dirigido por un viceministro de Deportes, quien tiene a su cargo la Oficina de Política Deportiva, la que a su vez tiene dos ramas, una dedicada a fomentar la industria del deporte, y otra encargada de promover la práctica deportiva en la ciudadanía. Ambas secciones del ministerio tienen como una de sus misiones principales producir deportistas de alta competitividad para las competencias internacionales.

La educación física como medida base

La práctica de los deportes en las escuelas ha sido el pilar fundamental para transmitir a la ciudadanía el sentido de una buena salud y la competitividad. Durante los primeros años de funcionamiento del Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo, en conjunto con el Ministerio de Educación, llevaron adelante una agenda intensa de programas deportivos occidentales, tanto para complementar las clases de educación física, como para competencias extraescolares.

Según un estudio comparativo realizado por la Unesco el año 2013, las escuelas públicas coreanas pueden llegar a tener ocho horas semanales entre educación física y deportes. Si bien esta cantidad no es obligatoria para todos los establecimientos, el Ministerio de Educación establece un tiempo mínimo de 150 minutos a la semana en primaria y secundaria, lo que se traduce en tres horas académicas de deporte. El mismo informe sitúa a Corea del Sur como el país con mayor cantidad de horas de educación física en el Asia.

Debido a que los deportes asiáticos, como las artes marciales están fuertemente arraigados en la sociedad coreana, durante sus primeros diez años el trabajo del Ministerio de Deportes se enfocó en que más niños conocieran los deportes occidentales y comenzaran a practicarlos a través de competiciones locales y nacionales. Sin embargo, la acción más importante para incentivar las disciplinas deportivas ha sido a través de la educación física, tanto en la educación primaria como secundaria.

Esta medida fue valorada por el diputado Alberto Robles, presidente de la Comisión de Deportes y Recreación para quien es fundamental partir con una política deportiva desde los más pequeños, incorporar el deporte en el hábito de los niños para hacer actividad física y llegar al deporte de manera masiva. “No sacamos nada con colocar los recursos para la competitividad del deporte adulto si no lo hacemos en la base, con los niños. Mejorando la educación física en las escuelas, se crean las condiciones para todos los segmentos etarios”, señaló.

Asimismo, el diputado Tucapel Jiménez se mostró de acuerdo con esta medida implementada en el país asiático y señaló que la educación física es la manera más clara de aumentar la inversión. “Es ahí donde mejor los niños pueden entender lo importante que es practicar deportes, no solo para competir sino también para la salud. Por eso pienso que es bueno lo que logró Corea de hacer una doble inversión, tanto en infraestructura como en educación para incentivarlos desde pequeños, pero también con mayor presupuesto destinado a los deportistas”, sostuvo.

Inversión en infraestructura y promoción cultural del deporte

En la actualidad, el fútbol es uno de los deportes más practicados en Corea. Según cifras del propio Ministerio del Deporte, para el año 2013 existían aproximadamente 500 mil clubes de barrio. Esta cantidad se explica por la inversión anual en infraestructura, cifrada en 4,13 millones de dólares, monto que luego se ve recompensado con ganancias publicitarias, ya que cada vez son más las personas que quieren integrarse a los clubes.

El gobierno incentiva a la población para que se comprometa con actividades físicas al aire libre, ya sea en los complejos deportivos públicos, como en plazas y calles. Para ello la inversión en infraestructura pública ha conseguido que competiciones como maratones o clases de gimnasia convoquen a gran cantidad de personas. De esta manera, el número de coreanos comprometidos con las maratones y la gimnasia al aire libre llega a los cuatro millones de personas.

Para lograr lo anterior, el gobierno coreano mantiene una política de desarrollo deportivo a largo plazo que no solo apoya el desarrollo del deporte a nivel profesional, sino que consigue un balance con los niveles amateur. La duración de esta política no se establece necesariamente por una cantidad determinada de años, sino por objetivos específicos. Un ejemplo de esto es que la actual política de desarrollo deportivo se proyecta a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en PyeongChang, instancia que permitirá un desarrollo previo de los deportes invernales.

Esta característica a largo plazo de la política deportiva de Corea, fue valorada por el diputado Tucapel Jiménez, ya que permite que se logre una dinámica de continuidad. “Esto lo hemos dicho siempre, no puede ser que una política deportiva esté enfocada solo en los gobiernos de turno, sino más bien tiene que ser una política de Estado. En ese sentido, las políticas públicas de largo alcance tienen mejores resultados que los programas que solo son iniciativas del gobierno. Pienso que esto permite que con en el correr del tiempo puedan ser mejoradas”, afirmó.

Una política deportiva “a la coreana” en Chile

El incentivo del deporte a través de programas competitivos en educación física en las escuelas es una característica que valoraron los parlamentarios de la Comisión de Deporte y Recreación, principalmente en su comparación con la realidad nacional. “En primer lugar debo decir que no tenemos una política deportiva, lo que aquí hay son aportes del Estado y de organizaciones deportivas sin una estrategia definida, esta es la gran falencia que tenemos. La idea de un Ministerio del Deporte no ha avanzado todavía, esa es la gran falta, para tener políticas deportivas", puntualizó el diputado Robles.

De igual manera, el parlamentario valoró que en Corea exista una coordinación entre el Ministerio de Deportes y de Educación para implementar programas conjuntos de desarrollo deportivo en establecimientos educacionales y comparó la situación en nuestro país. “Yo también presido la Comisión de Educación, y mi mirada es que con la jornada escolar completa una de las cosas que hizo fue ocupar los espacios del deporte para construir salas de clases, a modo de insertarse en este nuevo esquema. Hoy los jóvenes no tienen espacio para el deporte y no tienen tiempo para esto, con suerte hacen dos horas a la semana, lo cual es absolutamente insuficiente para tener una política deportiva, ni siquiera para tener una actividad de salud física adecuada. Por eso sostengo que una buena política deportiva solo puede comenzar desde los inicios de la base, con fuerte énfasis en lo escolar, aunque también se pueden impulsar iniciativas a nivel laboral, pero siempre terminando en el alto rendimiento que es la punta de la pirámide, pero debemos cambiar la base de la pirámide”, agregó.

El desarrollo del deporte en el aumento de las horas de educación física también fue valorado por el diputado Tucapel Jiménez, para quien el deporte en las escuelas no solo beneficiaría nuestra competitividad deportiva. “Justamente estoy revisando un proyecto de ley para que las personas que trabajan tengan dentro de su jornada laboral dos horas a la semana para realizar una actividad física. Esto a la larga es una inversión, porque cuando la gente practica deportes es más saludable y el Estado invierte menos en tratar enfermedades. Ahora, si esto lo logramos desde pequeños y conseguimos hacer un cambio cultural, que se entienda la importancia para la sociedad, sería lo ideal. Por eso valoro lo que se hizo en Corea, porque aumentaron la inversión en profesores, pero también las horas de educación física, más programas de deporte, etc.”, comentó. 












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet