Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Fue uno de los oradores principales del V Congreso del Futuro realizado en enero de 2016 para hablar sobre ciencia, en especial sobre el origen de la vida en nuestro planeta. Paul Davies, doctor en física y actual profesor en la Universidad Estatal de Arizona, vivió 16 años en Australia donde impartió clases en la Universidad de Adelaide y participó como uno de los fundadores del Centro Australiano de Astrobiología (ACA) . Aprovechamos su visita para conversar sobre el desarrollo de la astronomía en nuestro país y la importancia de la investigación multidisciplinaria en este campo de la ciencia.

Participación en el Congreso del Futuro

“En esta ocasión he venido a hablar del origen de vida en la tierra, pero también de las ondas gravitacionales. Cien años atrás Einstein presentó su teoría general de la relatividad donde se propone la idea de la gravitación, que reemplazaría el trabajo de Newton. Esta teoría es distinta a todo lo anterior porque la gravedad no se ve como una fuerza o una distorsión, sino como algo que va más allá y que muchos científicos hemos investigado en los últimos años y ya tenemos una respuesta. A través de unas máquinas gigantes se pueden detectar cambios en el espacio, por más que sean fenómenos pequeños, por lo tanto estamos hablando de tecnología extraordinariamente sofisticada.

En mi presentación hablé de estos instrumentos y sobre cómo hace algunos meses se pudieron detectar algunas ondas gravitacionales. Debo aclarar que no se trata de probar la teoría general de la relatividad, sino de abrir una nueva ventana hacia el universo. Hasta ahora hemos usado dos vías para ver el universo, los telescopios y radiotelescopios. Ahora se suman las ondas gravitacionales. Esto es algo muy excitante porque entramos en una era astronómica nueva.

Estos temas son relevantes para este Congreso del Futuro porque al igual que los que preocupan actualmente a la ciencia, se relacionan con el origen de la vida y tratan de entenderla no solamente a través elementos químicos, sino del manejo apropiado de la información. Para eso aplicamos matemáticas y computación a los sistemas biológicos simples. Por lo tanto, miramos las redes neuronales y la información que producen aleatoriamente”.

Desarrollo de la astronomía en Australia y Chile

“Viví 16 años en Australia y la pregunta de cómo seguir desarrollando la astronomía aún sigue planteándose allí. Si bien son buenos en astronomía, gran parte de su investigación científica se orienta a la agricultura y a la tecnología minera. Australia es un país que puede ser bueno en todo lo que se proponga, pero no tiene una ventaja que sí tiene Chile y es que convive en una misma región con otros países, por eso creo que Chile tiene mejores condiciones para desarrollar la astronomía, porque cuenta con más socios potenciales.

Chile tiene un equivalente a las agencias espaciales europeas a las que pertenecen muchas otras naciones de otros continentes, pero es extraño que Argentina o Brasil no inviertan recursos en un proyecto común con Chile para hacer investigación espacial, o en física o en otras ramas de la astronomía. Entiendo las dificultades políticas, pero no son muy distintas de las que tienen los europeos”.

Incentivar el estudio multidisciplinario de la astronomía en Chile

“Es muy difícil de lograr la combinación entre disciplinas para estudiar el espacio en las universidades. Todas las instituciones académicas en el mundo pueden decir que están de acuerdo con los estudios multidisciplinarios, pero cada una tiene su propia mirada y al final su propia ventana dirigida al espacio. No obstante, en la actualidad existen universidades como la de Arizona que realmente es multidisciplinaria, esto porque el presidente de la institución cree que reuniendo a personas con distintos puntos de vista se pueden lograr nuevos descubrimientos con nuevas expresiones.

Para hacer este tipo de estudios hay que ser grande, una universidad con 10 mil estudiantes no puede, pero con 80 mil si. Por lo que el tamaño de la comunidad universitaria y científica puede ser determinante. Por eso para lograr este tipo de investigación, sobre todo en astronomía, una buena comunidad podría ser de 100 mil personas, como el tamaño de una ciudad, de esta manera se crean mayores posibilidades de cruzar las disciplinas unas con otras”.

El Centro Australiano de Astrobiología

Parte del legado científico de Paul Davies fue la fundación del Centro Australiano de Astrobiología el año 2001. Ubicado al interior de la Universidad de Nueva Gales del Sur y en estrecha colaboración con la Nasa, este instituto de investigación se orienta a la microbiología, geoquímica orgánica, ciencias planetarias, astronomía y ciencias de la comunicación. Todas estas disciplinas han conducido una buena parte de sus investigaciones a los orígenes de la vida en la tierra, para ello la geografía australiana ha sido el laboratorio para desarrollar observaciones y comprobar teorías.

Los antiguos estromatolitos fósiles encontrados en Pilbara en la región occidental de Australia y en Shark Bay han contribuido en la investigación sobre posibilidades de vida en otros planetas. Este tipo de investigación convoca en la actualidad a estudiantes de post doctorado de todas las universidades australianas con el fin de encontrar evidencia geológica y microbiológica sobre los primeros años de vida en la tierra.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet