Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
En este año de crisis económica, el Gobierno neozelandés desarrollará un plan para promover el ahorro energético, y lo hará mediante la utilización de ampolletas fluorescentes que reducen el consumo de energía. Este plan tiene como principales objetivos mejorar la calidad de la iluminación y enfrentar el desafío del cambio climático.
 
El caso de Nueva Zelandia es un ejemplo en el  ahorro de  energía, pues es un problema a escala mundial, que afecta también a Chile, debido a la sequía que enfrenta el país desde hace dos años. 
 

Ahorrando luz

 
Nueva Zelandia está desarrollando una estrategia de Iluminación Eficiente que permite aumentar la rendimiento del sistema lumínico en un 20% para el 2015, a través de la eliminación gradual de las ampolletas comunes o incandescentes y la fijación de normas que regulen el consumo de energía.
 

Este plan no es nuevo en Nueva Zelandia, puesto que las fuentes renovables son parte fundamental de su sistema de generación, especialmente la energía hidroeléctrica, geotérmica y eólica. Pero a  la vez se enfrenta a una creciente demanda de electricidad, que ha subido a un promedio de 2,4% por año desde 1974 y el 1,7% respecto a 1997 – 2008. El país gasta aproximadamente unos US $660 millones en electricidad, generando 2,65 millones de toneladas de emisiones de gas.

 
Por dicho motivo, el gobierno neozelandés busca incentivar a la población el uso eficiente de la electricidad, "a través de información fidedigna sobre las diferentes opciones disponibles para ellos, y entonces pueden decidir lo que es correcto en sus hogares", aseguró Gerry Brownlee, Ministro de Energía y Recursos de Nueva Zelandia.
 

Chile y el uso de energía renovable

 
Para Enrique Accorsi, diputado (PPD), la utilización de energías renovables debe ser seriamente considerada por el Gobierno y señaló que en Atacama, la radiación es alrededor de un 50 por ciento mayor que en otras localidades donde esta tecnología (solar), ya funciona comercialmente con éxito, como en Sevilla (España).
 
El pasado mes de enero, la empresa Chilectra junto a Marcelo Tokman, Ministro de Energía, presentaron un método para el calentamiento del agua llamada “Chilectra Solar” que reduciría el consumo energético hasta en un 85%, según el Portal de Chile Renovables.

El proyecto consiste en aprovechar la energía del sol que se logra por medio de colectores que capturan la radiación del sol y la transforman en energía térmica. Estos colectores se ubicaran a gran distancia de los termotanques, es decir, estanques que mantienen el agua caliente a través de paneles solares. Siendo una solución aplicable a colegios, hoteles, piscinas, hospitales, industrias y casas.

El año 2007, Chile desarrolló otra forma de incentivar el ahorro energético, similar a la implementada en Nueva Zelandia, consistente en rotular todas las ampolletas incandescentes que van desde la letra A hasta la G, donde la primera es la más eficiente. Esta medida permite al consumidor elegir entre electrodomésticos del mismo tipo, considerando la variable consumo además del precio.
 
Un estudio realizado por Chilectra en 80 hogares de la Región Metropolitana demostró un ahorro de hasta $2.500 mensuales en la cuenta de electricidad. "El uso de las ampolletas eficientes bajó el consumo mensual familiar de 133 kWh a 108 kWh, es decir, bajó en un 19%. Las ampolletas eficientes cuestan 10 veces más que las tradicionales, su costo asciende a $3.000 mientras que las tradicionales cuestan $350, sin embargo, su compra se financia en menos de cinco meses de uso, dado los ahorros que éstas generan", explica el documento.
 
Si cada hogar chileno reemplazara apenas una ampolleta tradicional por una eficiente, el consumo de energía del país tendría una disminución cercana a 300 GWh/ año, lo que significaría un ahorro para los hogares de aproximadamente US$ 60 millones anuales, reveló la investigación.

En nuestro país, la generación de energía hidroeléctrica, durante los últimos cuatro años, correspondió a un 70% del total, y la proporción restante a generación térmica. La capacidad instalada total del país se descompone aproximadamente en 3.000 MW (59%) y 2.000 MW (41%) de capacidad hidroeléctrica y termoeléctrica, señaló el documento Reunión regional sobre generación de electricidad a partir de biomasa de la FAO.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet