Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
En tiempos en que el precio de las bencinas no da tregua, los racionamientos energéticos están a la orden del día y el efecto de la contaminación hace estragos en el mundo, cobra cada vez más fuerza la idea de utilizar los recursos renovables para la creación de combustibles verdes. Nueva Zelanda es optimista, dice que en los próximos 20 años, producirá un 90% de energía renovable en el país.

Según informó la empresa estatal de investigación forestal neozelandesa, ya se han iniciado los planes para la producción de biocombustible entorno a esta industria. La iniciativa podría utilizar los desechos de madera y papel para la obtención de etanol, sustancia natural inflamable que es en un 85% menos contaminante que otros combustibles.

Sin duda que la utilización de energías alternativas es un tema importante para todos los países y Chile no es la excepción. Hace dos años, se creó la Política Nacional de Biocombustibles bajo la tutela del Ministerio de Agricultura. “Este asunto constituye un ámbito de la mayor relevancia, se trata de un tema país, donde debemos evitar caer en cálculos mezquinos y, por el contrario, avanzar todos en una misma dirección” afirma Michelle Bachelet en el documento estatal, Contribución de la política agraria al desarrollo de los biocombustibles en Chile.

En nuestro país ya se está estudiando en terreno el tema, en una instancia de cooperación entre universidades y las mismas forestales, asimismo, las investigaciones revelan que aún nos queda un largo trecho por recorrer. “Se estima que la producción de etanol a partir de madera, de plantaciones nacionales, podría esperarse por lo menos en unos diez años más”, explica René Carmona, profesor de Ingeniería Forestal de la Universidad de Chile.

Pese a las buenas intenciones de crear un sistema más ecológico y económico, ya hay detractores en relación a la utilización de recursos forestales, ello porque la sobre plantación produciría efectos nocivos en el suelo y la explotación de campos de maíz y remolacha –excelente fuente de biocombustible diesel- podrían llevar a la falta de alimento.

No obstante esta polémica, en abril concluiría en la nación oceánica, el informe estatal que detallará, entre otras cosas, el volumen de plantaciones necesarias y en qué forma administrar las producciones forestales. Todo en pro de que este país pueda cumplir su meta de abastecimiento natural.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet