Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Debido a la posibilidad de crear un ministerio de la mujer en nuestro país, buscamos en el Asia Pacífico algún caso donde exista una cartera similar. Encontramos en Nueva Zelandia el Ministerio de Asuntos de la Mujer cuyo legado en la creación de políticas públicas ha sido significativo, aunque todavía reconocen desventajas hacia la mujer.

 

Un ministerio con pretensiones de fomentar el liderazgo femenino

 

Fundado en 1984 bajo el gobierno de David Lange, el Ministerio de Asuntos de la Mujer de Nueva Zelandia, conocido también como Te Minitatanga mō ngā Wāhine por su traducción al maorí, es el órgano de gobierno principal, preocupado por alcanzar mejores resultados en las leyes y políticas públicas aplicadas a lo largo y ancho del país.

 

Esta cartera se guía por tres áreas prioritarias, reconocidas en logros para las mujeres en independencia económica, incrementar la cantidad de mujeres líderes, o en puestos de poder, y proteger a las mujeres de la violencia. Según Helen Young, cientista política de la Universidad de Canterbury, “este es un ministerio que ha sido muy importante en la historia de Nueva Zelandia porque ha puesto a la mujer en la agenda política de los gobiernos desde hace muchos años hasta hoy”.

 

Entre las responsabilidades del ministerio está el establecimiento de un consejo permanente sobre los resultados de las políticas públicas, la implementación de las obligaciones internacionales en el estatus de la mujer y llevar un registro sobre la cantidad de mujeres que conforman el Estado neozelandés con el fin de impulsar medidas que equilibren el ejercicio de servicio público.

 

Trabajo de coordinación con otros ministerios

 

Con el fin de ejecutar de mejor manera los objetivos relacionados con la promoción y resguardo de los derechos de la mujer, la coordinación con otros ministerios es primordial, por cuanto existen temas comunes como la educación, el empleo y la salud, que deben ser desarrollados en una misma estrategia.

 

La educación es considerada uno de los aspectos centrales, ya que los hombres en Nueva Zelandia siguen teniendo mejores niveles de formación técnica y profesional que las mujeres. Es por esta razón que tanto el ministerio de educación, como de la mujer, trabajan mancomunadamente con el objetivo de reducir la deserción escolar y lograr elevar las calificaciones en aquellas mujeres que completen sus estudios.

 

En relación al empleo, la participación de la mujer en la fuerza laboral, se ha mantenido estable en torno al 62%, mientras que la fuerza laboral masculina es cercana al 75%, esto significa que el desempleo entre las mujeres es más alto que el de los hombres, es decir, un 7,1% de las mujeres, comparado con un 6,3% de los hombres. Esta condición se agudiza cuando se trata de mujeres de origen maorí.

 

En cuanto al trabajo en conjunto del Ministerio de la Mujer y el Ministerio de Salud neozelandés, éste se da en dos aspectos, primero en la mejora al acceso de las mujeres a la salud primaria, y la integración con la secundaria. En segundo lugar, el tratamiento de los casos de VIH y los programas de inmunización, contribuyendo en disminuir los costos de tratamiento médico.

 

Un ministerio de la mujer en nuestro país

 

Consultada sobre la decisión de un ministerio de la mujer en nuestro país, Young afirmó que “la experiencia que tenemos en Nueva Zelandia es positiva, si hacemos un balance de su gestión, por todas partes es positiva, aunque hay muchas personas que le exigen un rol de representación política en vez de una institución técnica de cooperación, sin embargo creo que para Chile sería mejor tener un ministerio que no tenerlo”, sostuvo.

 

Una visión distinta tuvo Javiera Arce, especialista en temas de género de la Universidad Católica, para quien la creación de un ministerio de la mujer es "una iniciativa válida pero en exceso restrictiva, lo interesante del tema es asumir que las mujeres estamos en desventaja en la democracia actual y sobre todo en la institucionalidad política. Sin embargo, encerrar los temas de género en un solo ministerio es peligroso, porque además encierras a todo el personal técnico femenino en un ministerio. Y lo excluyes de áreas más duras como la hacienda o la economía, reformas políticas y agenda legislativa", sostuvo.

 

Para Arce, la creación de este ministerio "tendría una perspectiva hetero normativa, incluso androcentrica de la sociedad. La gracia sería avanzar hacia una transversalizacion de género en el Estado, o las políticas públicas y no encerrar todo en un ministerio. Es necesario resaltar que las mujeres somos más de la mitad de la población", señaló.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet