Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

A propósito de la posibilidad de discutir el proyecto de acuerdo presentado en el Senado con el fin de solicitar al Presidente que disponga la creación del Ministerio del Adulto Mayor, buscamos en el Asia iniciativas similares que desde instituciones sólidas apunten a mejorar los estándares de bienestar de las personas en sus años dorados. En esta indagación, Singapur aparece dentro de los cinco países asiáticos con mejores medidas para apoyar la vejez, ya sea en cuanto a los ingresos como en el cuidado de la salud. Una revisión de esta experiencia, en la siguiente nota.

La vejez como tema de futuro

Las personas de la tercera edad son uno de los grupos más vulnerables de la sociedad, no solo por contar con instituciones ineficientes e irresponsables en términos de jubilación y acceso a salud de calidad, también por la falta de infraestructura pública inclusiva y por ser objeto de violencia por parte de personas más jóvenes, incluso familiares. La solución de estos problemas está planteada en la Agenda 2030, específicamente en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 16, sobre la Paz, Justicia e Instituciones Sólidas.

Más aún, el envejecimiento de la población es una de las mega tendencias mundiales y uno de los temas que más se desarrollan en los escenarios futuros, esto porque se estima que para el año 2050 los mayores de sesenta años llegarán a los 9 mil 800 millones de personas. Esta tendencia demuestra que por una parte, el bono demográfico corre peligro ya que la población económicamente activa no podría mantener a los adultos mayores. Por otra parte, que tanto en el presente como en el futuro las personas mayores de 60 años necesitan de ciertos servicios de cuidado que son esenciales para transitar los últimos tramos de la vida.

Tales necesidades y la importancia de enfocarse en el bienestar de los adultos mayores en el presente, con el fin de crear las condiciones adecuadas para el futuro de la mayoría de la población que estará en esa circunstancia, fueron abordados por el informe Perspectivas de la Población Mundial, publicado el 2015 por la ONU, que alerta sobre el aumento de la proporción de personas mayores y señala que el envejecimiento poblacional será una de las transformaciones sociales más significativas en el presente siglo.

Asimismo, aunque no exista un objetivo específico relacionado con los adultos mayores en la Agenda 2030 es uno de los asuntos estratégicos transversales que, desde una perspectiva integral involucra a diversas metas que les abre varias puertas de entrada. Por ejemplo, en la meta 2.2 relacionada con la nutrición se menciona a las personas de la tercera edad, o el Objetivo 11, señalando la necesidad de planificar ciudades inclusivas, principalmente en la meta 2 vinculada al transporte y a la 7, que propone zonas verdes y espacios públicos seguros.

De esta manera, el entorno social y medioambiental es considerado por Naciones Unidas como un determinante clave para que las personas de la tercera edad se mantengan saludables, independientes y con altos grados de autonomía. Esta idea es respaldada por la Organización Mundial de la Salud, que en un informe sobre ciudades amigables con la vejez, señala que son precisamente los gobiernos los principales actores para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores, ya sea a través de la creación de espacios públicos, como de llevar a cabo servicios de salud de calidad para los ciudadanos con más edad.

Integración social y bienestar para una juventud prolongada

La necesidad de mejorar los servicios brindados a personas de la tercera edad ante la realidad de que la mayoría de la población se ubique en este segmento en un futuro cercano, ha llevado a gobiernos de todo el mundo a tomar medidas de manera anticipada. Singapur es un país que, aunque reducido en su dimensión demográfica y aún con menos de una cuarta parte de su población sobre los sesenta años, se espera que de los casi 500 mil existentes para el año 2018, aumente a 900 mil para el año 2030. Esta tendencia se intensifica ante la consideración que la cantidad de niños nacidos ha disminuido considerablemente desde el año 2005.

Tal realidad fue comentada con preocupación por el primer ministro Lee Hsien Loong en un discurso realizado en la Universidad de la Administración de Singapur, donde se refirió a las “familias sandwich”, ya que están compuestas por dos trabajadores adultos a cargo de niños y cuatro dependientes adultos mayores. “Esto es una demanda por mayores servicios sociales y de salud brindados por el Estado que permita a las personas envejecer bien y colmar sus vidas”, señaló en su alocución la autoridad.

En razón de esta circunstancia, el gobierno singapurense impulsa tres políticas con el fin de hacer que sus ciudadanos con más edad vivan realmente sus años dorados. Una de las más notorias ha sido el Mejoramiento de Hogares para Seniors Activos (EASE por sus siglas en inglés) y que precisamente se encarga de equipar los domicilios donde residen personas de la tercera edad con implementos para facilitar el desplazamiento y evitar accidentes. Este programa consiste en subsidiar el 95 por ciento del costo de instalaciones tales como pasamanos y mancuernas en los baños, entre otros.

Por otra parte, desde julio de 2016 se comenzó con la asignación de un presupuesto especial destinado al pago de entre 300 y 750 dólares a aquellas personas de la tercera edad que se encuentran en el 20 por ciento de la población con mayor vulnerabilidad por la ausencia de familiares directos y con menores ingresos de jubilación. Esta ayuda de dinero en efectivo tiene como fin que las personas sin recursos puedan cubrir gastos esenciales de su vida diaria. Conocido como Esquema Platino de Apoyo, solo se concentra en aquellas personas mayores de 65 años que habitan en viviendas estatales.

Por si fuera poco, el gobierno singapurense el 5 de julio de 2015 creó la Tarjeta de Concesión para Personas de la Tercera Edad. Se trata de un documento que permite a los adultos mayores el acceso a tarifas más bajas en buses y trenes. Llamada Off-Peak Pass (OPP), no solo permite opciones más baratas en los pasajes del transporte público, también participar de actividades de voluntariado para ayudar a otras personas de edad avanzada en su desplazamiento por las unidades del transporte público.

De esta manera, el gobierno brinda ayuda a los adultos mayores y, en consecuencia, contribuye a integrarlos al sistema público de asistencia. Aunque el servicio de salud estatal y el sistema de pensiones tienen amplias atribuciones para beneficiar a todos los adultos mayores por igual, tales políticas van en la dirección de brindar condiciones de dignidad y bienestar a aquellas personas que no cuentan con los medios adecuados para vivir una vida plena.

Inclusión, bienestar y posibilidad de crear un Ministerio del Adulto Mayor

Para César Eduardo Galleguillos, cientista político de la Universidad de Chile especializado en sistemas de previsión social, las medidas implementadas en Singapur son importantes, pues en su opinión contribuyen a corregir las debilidades del sistema. “Todos los sistemas de pensiones tienen falencias, por más que pongan énfasis en los pilares solidarios siempre existirán grupos de personas que por diversas razones quedan fuera de los beneficios. Por eso la medida de que sea el gobierno que con su presupuesto entregue dinero en efectivo, le quita un peso al sistema previsional, lo que siempre es bueno. Lo que no debería ser objeción para que las personas de tercera edad reciban mejores jubilaciones en el transcurso de sus vidas”, opinó.

En relación a las tarjetas de transporte y el equipamiento en los hogares, señaló que son medidas necesarias, pues a la larga generan menos gastos. “Los accidentes en el hogar son una causa importante de accidentes en la tercera edad, donde las fracturas de cadera o fémur son comunes y gatillantes de situaciones de discapacidad. Esto origina altísimos gastos en el sistema de salud, por lo que la puesta de elementos que brinden mayor seguridad al interior de las casas puede considerarse como una inversión de la que se benefician todos”, sostuvo.

Por último, respecto a la discusión que se llevará a cabo en el Senado con el fin de solicitar al Ejecutivo la creación de un Ministerio del Adulto Mayor, se mostró de acuerdo, ya que va en sintonía con los avances en la materia. “Para muchos puede ser una decisión costosa desde el punto de vista institucional y presupuestario, pero va con la tendencia del derecho internacional en relación a la protección social e inclusión. Un ministerio permitiría una mejora en las pensiones y mejores estándares de vida a las personas, incluso para quienes se sienten vigentes y quieren mantenerse en el mercado. Lo importante es que sintonice con los acuerdos internacionales y se perfeccione la institucionalidad actual y no la burocratice”, sentenció.

Avanzar en la protección del adulto mayor desde el Parlamento

Una mirada de largo plazo y desde el Congreso planteó el senador David Sandoval, quien valoró la decisión de crear una Comisión del Adulto Mayor en la cámara alta. "Este es un trabajo que se viene realizando desde hace mucho tiempo. Me parece que es lo más lógico que del Congreso Nacional, lugar donde hay comisiones especiales para muchos temas, no exista un espacio para atender a más de tres millones de chilenos que hoy en día tienen más de 60 años de edad. Todos sabemos que el envejecimiento es una etapa importante, donde el gobierno ha tenido políticas importantes como el Programa del Adulto Mejor, Compromiso País que también incluye a los adultos mayores, y mucha tramitación de proyectos de ley que están entrampados por temas legislativos, muchos de ellos en segundo trámite. En este contexto el Senado se pone a tono con una temática humana y social de grandes demandas, pero también de gran vulnerabilidad y donde tenemos grandes desafíos”, señaló.

En relación a la posibilidad de que desde el Senado se solicite al presidente la creación de un Ministerio del Adulto Mayor, comentó que esa idea corresponde a una línea de acción queiría en conjunto con una política nacional y una ley íntegra. "Para hacer frente a todos estos desafíos, tanto de política y leyes, sin duda que no tenemos ninguna capacidad institucional para que con el Senama, que es un apéndice del Ministerio de Desarrollo Social, con una institucionalidad de una precariedad que a veces da pena en la regiones, que básicamente administra el fondo nacional del adulto mayor, entre otros programas menores como el de turismo social, pero en suma la propia Senama como dirección necesita de una re ingeniería. En la conclusión de esta Comisión, planteamos una primera etapa sobre crear una subsecretaría, dentro del Ministerio de Desarrollo Social. Creo que eso va en la dirección correcta para que nos hagamos realmente parte de lo que significa este desafío", sentenció.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet