Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Recientemente los senadores Guido Girardi y Fulvio Rossi llamaron a tomar acciones para combatir la obesidad en nuestro país a través de una alimentacion más saludable. En esta misma línea el Gobierno de Australia, en cuyo país la obesidad ya se trata como una epidemia, ha implementado diversas medidas para incentivar a la población a tener hábitos alimenticios más sanos.

Australia y el problema que se les escapó de las manos

La alimentación saludable es hoy un tema relevante en Australia y no es casualidad: según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el país tiene el tercer mayor porcentaje de adultos con sobrepeso en el mundo (67,4%) y el lugar 21º en adultos con obesidad (20%) por lo que se le compara con la crisis de salud de Estados Unidos. A tanto ha llegado la alerta que las autoridades no dudaron en describir a la obesidad como una "epidemia", y el Diario Médico de Australia encontró que la obesidad  se duplicó con respecto a la década del 80'.

La obesidad es un problema grave, no solo por un tema de autoestima y salud psicológica, sino también porque se convierte en un tema de salud pública, que acarrea además gastos millonarios para  el Estado. Para que una persona se considere con sobrepeso, debe tener un índice de masa corporal por sobre el 25%, y para caer en la categoría de obeso debe tener por sobre el 30%. Esto quiere decir que pasar a ser un país record en sobrepeso a uno en los primeros lugares de obesidad es bastante fácil. Lo difícil es implementar medidas que incentiven la alimentación saludable y las buenas prácticas que disminuyan la obesidad y el sobrepeso. Y el gobierno australiano tomó cartas en el asunto.

Medidas australianas: ideas a imitar

En abril de 2008, el gobierno australiano agregó la obesidad a su lista de "prioridades nacionales de salud," elevandola oficialmente al mismo nivel de atención que otras enfermedades mortales como el cáncer, la diabetes y los padecimientos cardíacos. En junio de 2009, el Comité Permanente sobre Salud y Envejecimiento recomendó la toma de una serie de medidas para que el Gobierno Federal considere, enrtre los que destacaba el incluyendo incentivos fiscales para la compra de frutas y verduras más asequibles para los australianos y llamar al gobierno para  trabajar con la industria alimentaria en busca de reducir la grasa y los niveles de azúcar en los alimentos procesados ya existentes.

En este sentido, el Primer Ministro, Kevin Rudd, quiere abordar el problema de la obesidad en Australia, y además de las medidas antes señaladas se ha comprometido recientemente con subvenciones fiscales  para financiar inscripciones en gimnasios para quienes deseen perder peso y la prohibición de los anuncios de comida chatarra durante las horas del día en que la mayoría de los niños ve televisión.

Ya en agosto de 2008, el gobierno de Nueva Gales del Sur anunció que iba a pagar a los pacientes con obesidad mórbida la cirugía la pérdida de peso, convirtiéndose en el primer estado en realizar un anuncio de este tipo. La mayoría de los australianos que deseen tener este tipo de operación tiene que ir a una hospital privado y pagar por los propios procedimiento, que cuesta unos $5.000.000  de pesos chilenos. ¿Una buena idea? Un estudio realizado en Australia sugiere que el número de pacientes que han sufrido la pérdida de peso con cirugía ha aumentado 20 veces en los últimos 20 años, con nueve de cada diez pacientes que optan por este procedimiento para intentar cortar el problema de raíz.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet