Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Durante esta semana las tensiones entre Corea del Norte y del Sur se han intensificado, luego que una comisión internacional presentara evidencias que inculpan al gobierno de Norcorea de disparar en marzo el misil que impactó al buque surcoreano “Cheonan”, en el que perdieron la vida 46 marinos. A partir de esto, Manfred Wilhelmy, Director Ejecutivo de la Fundación Chilena del Pacífico, analizó el conflicto y las posibilidades de que, el hasta ahora enfrentamiento más grave entre ambos países en 20 años, derive en una guerra.

Una conflicto "que no le conviene a nadie"

Luego que Seúl anunciara hace un par de días la suspensión de los vínculos comerciales con el norte y exigiera disculpas al gobierno del país vecino, la comunidad internacional comprendió que la respuesta norcoreana no sería de las mejores. Y así fue, puesto que consideró las medidas surcoreanas como una verdadera declaración de guerra.

Según Manfred Wilhelmy “aunque existe un riesgo significativo, no es posible vaticinar si realmente se concretará una guerra entre ambas Coreas si no se conocen los procesos de toma de decisiones de Corea del Norte”, nación que asegura ha tenido en el pasado ‘pataletas’ que le han dado frutos como forma de chantaje.

En este contexto, Wilhelmy confía "en que prime la racionalidad que Corea del Sur ha mostrado históricamente en conflictos de este tipo, más aún cuando se trataría de una guerra que no le conviene a nadie”. Además, añade, existen actores con influencia moderadora, como China, que junto a Japón, Estados Unidos y Rusia harán todo lo posible para que la situación no llegue a ese extremo.

¿Crónica de una guerra anunciada?

En 2009, luego que la Organización de las Naciones Unidas le impusiera sanciones a Corea del Norte por realizar una prueba nuclear, el gobierno de Pyongyang anunció que dejaría obsoleto el armisticio que puso fin a la guerra entre ambas Coreas en 1953. La amenaza quedó en nada. Para Wilhelmy esto es una muestra más de una serie de anteriores conflictos agudos entre ambos países que  han declinado posteriormente, por lo que espera que la tensión disminuya y que sólo ocurran eventualmente “algunas situaciones menores, algún nuevo incidente acotado”.

Si bien el directivo de la Fundación Chilena del Pacífico se mostró reacio a visualizar un escenario negativo, aseguró que de producirse podría tener proporciones inimaginables: "desestabilizaría todo el noreste de Asia y sería imposible de limitar el conflicto a una situación estrictamente bilateral entre las dos Coreas". Finalmente, insistió en que confía que “los diversos actores directos e indirectos harán todo lo posible para impedir que se desate un conflicto a gran escala, que podría afectarnos a todos”.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet