Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
El llamado siglo asiático está dejando una impronta en la política internacional de las potencias mundiales. Así como Estados Unidos anunció el enfoque prioritario de su política exterior en el Pacífico Sur, Australia lanzó un libro blanco en que Asia ocupa un lugar sin precedentes. Conozcamos algunas reacciones generadas por este documento que cambia paradigmáticamente las relaciones de Australia con sus socios asiáticos.

Tradicionalmente fuera de contexto, Australia ha sido caracterizada como un enclave occidental en el Asia Pacífico. Su cercanía con la Commonwealth y la política exterior norteamericana, han marcado la pauta a lo largo del siglo XX y la primera parte del XXI. La emergencia y protagonismo de Asia en la economía internacional de la última década, ha hecho evidente la insustentabilidad de una política que esté alejada de sus vecinos regionales.

En este contexto, el libro blanco titulado “Australia in the Asian Century”, pone un énfasis revelador en las relaciones con países asiáticos, lo que ha despertado el interés de analistas internacionales acostumbrados a ver un alineamiento sin reparos de la política australiana con la norteamericana.

El libro, sin embargo, también se ha hecho famoso por su poca definición acerca de las nuevas líneas que acercarán a Australia a los intereses de la región. Juan Francisco Mason, analista del Ministerio de Relaciones de Chile, nos explica que se está haciendo evidente la contradicción entre “la política de alineamiento con Occidente y la alta dependencia económica que vive Australia con China. Los chinos les compran grandes cantidades de materia prima, carbón y metales principalmente, pero es Estados Unidos quien garantiza la seguridad de Australia”.

En el medio de la tormenta, la actual administración australiana se ha visto en la necesidad de hacer un gesto de acercamiento con sus socios asiáticos. No es casualidad que Barak Obama haya anunciado desde territorio australiano su vuelta al Asia Pacífico, balanceando así la supremacía unipolar que mantuvo China en la región desde el comienzo de los conflictos norteamericanos en Medio Oriente. Según Mason, ya ha habido declaraciones de personeros chinos que, frente al retorno de Estados Unidos al área, preludian el futuro de Australia como “atrapada bajo fuego cruzado”. No se trata de una guerra en términos tradicionales, si no más bien de una referencia a territorios grises en los que Australia se vería enfrentada a desplegar su política exterior.

El libro blanco de Australia parece ser un reflejo de esta anunciada realidad. Mason nos dice que lo más contundente de este documento, “es lo referente a la política educativa de Australia, donde se anuncia que se implementará la enseñanza de lenguas asiáticas como parte del currículum nacional”. Pero aún este punto carece de la contundencia esperada para algunos, que ven una “contradicción entre este anuncio y los cortes de presupuesto que Australia ha realizado en esta área recientemente. Por otro lado, esta política al Asia se ve enfrentada por un eventual cambio de administración en el 2013”, que dejaría sin efecto las decisiones puntuales respecto de la política con Asia.

Lo menos discutible del libro blanco australiano, es su identificación acertada de los países que dictarán sus intereses en la región asiática, acaso en desmedro de las ya establecidas con Occidente. Se trata de China, India, Indonesia (los tres países con mayor crecimiento en la próxima década), Japón y Corea del Sur.

Frente a la evidente tensión de intereses que propone el dueto China-Estados Unidos, algunas miradas se están tornando hacia India, es otro gran gigante en crecimiento que podría ofrecer una sociedad beneficiosa sin la necesidad de tomar partido a favor o en contra de la potencia americana. Aunque el comercio entre Australia e India ha tenido un desgaste moderado, el profesor Amibath Mattoo, director del Australia India Institute, apunta que “las fábricas de India, que ahora son más baratas que las de China, podrían eventualmente encontrar un buen mercado en Australia”. Desde una perspectiva optimista, la baja en el crecimiento de las relaciones comerciales India-Australia, respondería a un proceso transicional de expansión y no de un retroceso determinante.

 












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet