Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

La semana pasada la Cámara de Diputados aprobó el Acuerdo Suplementario sobre el Comercio de Servicios del TLC entre Chile y China, considerado de suma importancia para nuestro país, cuyo sector servicios es el más intensivo en mano de obra calificada. Sobre los beneficios y la preparación que se requiere para afrontar el desafío habla Rodrigo Contreras, Director de Asuntos Económicos Bilaterales de la Dirección de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Un acuerdo Suplementario de Servicios, que se incorporará, previa aprobación del Senado, al TLC con el gigante asiático, es siempre bienvenido, no sólo por ser el segundo que China firma en su historia, tras oficializarlo con Nueva Zelandia, sino también porque abre nuevas perspectivas para nuestro sector de servicios tanto en China como en Asia. "Nuestra relación con China, consolidada mediante el TLC en bienes, nos ubica en una óptima posición para establecer alianzas estratégicas que permitan desarrollar al país como plataforma comercial, desde y hacia China, para bienes y servicios", afirma Rodrigo Contreras, y añade que a través de este Acuerdo es de esperar que los proveedores chilenos puedan, por una parte, consolidar su acceso a ese mercado y por otra, explorar nuevas oportunidades de negocios.

En China, el crecimiento y las proyecciones del sector servicios son significativos. La nación asiática es el séptimo exportador mundial de servicios y se ubica en el quinto lugar mundial como importador. Mientras, en Chile, el comercio de servicios es aún bajo en relación a la media mundial y está fuertemente concentrado en el sector de transporte, lo que para el Director de Asuntos Económicos Bilaterales de la DIRECON "muestra la importancia y el desafío de diversificar nuestra oferta exportable".

Sectores beneficiados

Dentro de los sectores evaluados con una importante proyección se encuentran los servicios profesionales, computacionales, aquellos relacionados con la minería, la construcción, la distribución y los servicios medioambientales. Asimismo, esperamos que el acuerdo contribuya a fortalecer la innovación, a través de alianzas estratégicas entre empresas y otros oferentes de servicios de ambos países, los que podrán beneficiarse al compartir experiencias y emprendimientos conjuntos.

Un ejemplo de lo anterior, según Contreras, son los compromisos adquiridos en el sector de servicios de arquitectura y el establecimiento en Beijing de la Oficina de Representación de la Asociación de Oficinas de Arquitectos de Chile. Ésta oficina podrá participar en proyectos de infraestructura china, previa asociación con una empresa de arquitectura local. Ello es una señal real del potencial desarrollo del sector servicios de Chile en China.

Un gran desafío por delante

Chile tiene ventajas comparativas en varios sectores, pero estas oportunidades para ser aprovechadas, requieren de ciertas adaptaciones de la oferta chilena al mercado de servicios chino. Para Contreras, una clara muestra de las necesidades de adaptación lo encontramos en el sector de servicios turísticos: Chile posee la calidad de “destino aprobado” por parte de China desde el año 2004, categoría que le permite al país receptor abrir una oficina de turismo en China y organizar tours de un mínimo de 5 personas, incluyendo un tour líder. "Esta área tiene un real potencial, pero es necesario que el sector privado chileno se adapte a las necesidades particulares del turista chino, como traducción de material e intérpretes en idioma chino durante los tours, adaptación a las costumbres gastronómicas chinas, entre otros", asegura.

Otro ejemplo interesante se encuentra en el ámbito de los servicios computacionales, principalmente en el desarrollo de software; Chile tiene un prestigio en la región, el que puede ser proyectado en otros países y regiones. Otros factores a considerar son los relacionados con el volumen de oferta. China es un mercado potencial de 1.300 millones de  consumidores y tanto en la oferta exportable de los proveedores, como en los servicios asociados a la distribución y comercialización de ésta oferta, se debe tomar en cuenta los volúmenes a transar. En materia de importación de servicios y su acceso al mercado chileno, este Acuerdo no genera ningún tipo de adaptación adicional para nuestro sector privado, ello porque Chile ya posee este tipo de acuerdos con otros países.

¿Quiénes tienen la batuta?

Para Contreras, el aprovechamiento de estas condiciones preferenciales depende de la iniciativa privada y su capacidad de adaptación, y si bien es evidente que empresas chilenas presentes en el mercado chino cuentan con mayor experiencia y han comenzado a incorporar en su proceso de producción la mano de obra calificada necesaria, tales como interpretes, presencia local en china, etcétera, el emprendimiento de los nuevos exportadores también debiese tender a demandar mayor mano de obra especializada permanente, en la medida que encuentren nichos de mercado para sus servicios y que sus volúmenes y continuidad de suministro sean constantes.

Además, añade, "existen una serie de instrumentos de apoyo desarrollados por instituciones gubernamentales, como los programas que tiene ProChile y CORFO, que contemplan la capacitación de recurso humano y misiones de exploración a países con un potencial de destino de exportaciones, ellas permiten evaluar las necesidades específicas, las que incluyen, por cierto, la mano de obra". Por último, Contreras destacó que el Ministerio de Educación esté trabajando en la enseñanza del idioma chino en colegios públicos, lo que, aseguró, "generará a futuro un potencial recurso humano para cubrir esta necesidad".












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet