Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

(Por Mario Ignacio Artaza*) En abril 2012, seremos el primer país de América del Sur que recibe a un Chief Executive y su comitiva, en la historia de la Región Especial Administrativa de Hong Kong. Los alcances de la visita de Donald Tsang y los horizontes que se abren en la relación entre Chile y esa zona son analizadas por el cónsul de nuestro país en la región, Mario Ignacio Artaza.

Hoy, superado el rodaje del siglo XXI, Hong Kong pone sus ojos y engranaje de acción en Chile, socio suyo en APEC y en la Organización Mundial de Comercio (OMC), mediante el que aspira materializar una relación que –obviamente– por las ventajas comparativas que le son propias para la economía mas competitiva del planeta debe estar sustentada no solo en un comercio de bienes y de servicios, apuntando hacia zonas no tradicionales para nuestro país en su vinculación con China, sino que más importante aún, en el ámbito de la identificación para un mayor flujo de inversiones (el indiscutido talón de Aquiles en la relación Chile-China) y, el de las finanzas. Este último elemento en la ecuación se presenta, frente al advenimiento de un nuevo actor, para una nueva era económica, luego del gradual ordenamiento post crisis, a través de un imparable protagonismo que se avecina para la moneda china, el Renminbi o Yuan (significa “moneda del pueblo”).

Hong Kong es actualmente el principal actor a nivel global, en cuanto a transacciones en el mercado off shore para el Renminbi y Chile no está ajeno a ello, ya sea a través de nuestro Banco Central o la interacción que ya se está gestando entre bancos operando en este territorio (HSBC y Standard Chartered, entre otros), con sus pares en Chile.

La conclusión de una negociación de un acuerdo de libre comercio comprensivo (bienes, servicios e inversiones, con capítulos o acuerdos en materia laboral y medio ambiental), también aflora en el radar para Hong Kong en su vinculación más estrecha con Chile, una país que se presenta en el contexto latinoamericano como una plataforma eficiente y perseverante cuando se trata de acrecentar lazos de excepción y que benefician el comercio, provisión de servicios y el flujo de inversiones. No por nada se trata del país latinoamericano que cuenta con la red más comprensiva de acuerdos comerciales a nivel mundial (21 acuerdos vigentes con 58 países). Este sería el primer convenio de su tipo en ser suscrito por Hong Kong con un país del continente americano.

La primera ronda de este proceso de negociación, celebrada en el territorio a fines del mes de enero 2012, culminó con avances positivos, los cuales auguran que ambas partes no solo están comprometidas por avanzar en una pronta materialización de un acuerdo, sino que comparten importantes coincidencias en materias referidas a un comercio libre, seguro y sustentado sobre normas claras. Hong Kong ya cuenta con acuerdos con Nueva Zelandia y EFTA, ambos también socios TLC con Chile.

La segunda ronda de negociación se materializará en abril 2012, en Santiago, a pocos días de la llegada del Chief Executive a Santiago. Una de las áreas de acción que bien constituiría un segundo paso a emprender por parte de nuestro sector privado, será el de investigar en terreno el porqué empresas globales ya emplean y se benefician al establecerse en Hong Kong, para cuando se trata de obtener recursos frescos para ampliar sus operaciones en China o, a su efecto, para atraer inversión desde ese país, para emprendimientos en diversas áreas económicas, como puede ser la minería, energía o infraestructura. Para ello, el trabajo que desarrolla el Hong Kong Mercantile Exchange y el Hong Kong Exchange and Clearings Ltd., resulta esencial ser conocido, entendido y aprovechado en caso que las circunstancias así lo ameriten.

Un paso adelante para generar este tipo de interacción entre ambas economías ya ha sido tomado por parte de InvestHK, entidad que en el 2011, suscribió un acuerdo de cooperación –el primero de su tipo en América Latina– con el Comité de Inversiones Extranjeras de nuestro país (CIE). También resulta útil la puesta en marcha, también en el 2011, de The Chilean Business Association of Hong Kong and Macau. Conformada por jóvenes emprendedores y personas de negocios chilenos (logística, retail, telecomunicaciones, arquitectura, entre otras áreas) avecindados en Hong Kong y en la Región Especial Administrativa de Macao, constituye una muestra clara no solo del hecho que la edad promedio de quienes cuyos origen está en nuestro país y que han asumido el reto de vivir y trabajar en ambos territorios en Asia, es de unos 33 años de edad, sino del interés que ellos manifiestan por acrecentar los lazos de un comercio integral, entre ambos extremos del océano Pacífico.

Ahora bien, también constituye una prioridad para Hong Kong, aspirar a interactuar de mayor manera y musculatura con Chile, en el campo de la educación, innovación, ciencia y tecnología. Porque mientras países desarrollados como los Estados Unidos, ponen en acción iniciativas para que miles de sus jóvenes talentos conozcan, comprendan y así descifren de mejor manera a China, su cultura y población, son aún tan solo puñados de personas que desde Chile, se han atrevido a incursionar en sus aulas y dotarse ahí de las herramientas básicas que son necesarias para dar un salto cualitativo y cuantitativo en una relación que desde 1971, ha estado siempre engalanada por una serie de primeros.

Y para ello, Hong Kong, con 5 universidades ubicadas dentro de las primeras en sus respectivos ámbitos de especialización a nivel mundial (The University of Hong Kong; The Chinese University of Hong Kong; Hong Kong Polytechnic University, Hong Kong University of Science and Technology y la Hong Kong Baptist University). Emplazadas dentro de un entorno occidental sustentado en el empleo del inglés en su accionar profesional y social, con medios de comunicación que investigan y opinan, este territorio se presenta como una opción inteligente para estudiantes de pre, post y de doctorado de nuestro país, que deseen a la vez, tener una aproximación física e intelectual con Asia y, por cierto, a escasa distancia física de China (Guangzhou y Shenzhen están conectadas por medio de un tren urbano con Hong Kong). Por algo será que es Hong Kong donde la Compañía de Jesús proyectan levantar su próxima Universidad en Asia, apuntando a formar las mentes de los (as) futuros lideres en dicha región, por medio de conocimiento, valores y principios.

Chile tiene un fuerte interés por poner en marcha un mecanismo bilateral, el que sirva como marco para futuros vínculos de transporte aéreo entre América Latina con el terminal aeroportuario más activo del orbe, con vuelos de la manera más directa posible, entre Santiago y Hong Kong. Así, con un mayor flujo de personas de negocios y turistas entre ambas plazas, se energizaría aún más una relación que cuenta con muchos elementos que resultan ser vitales para una interacción de excepción. Sucesivas rondas celebradas a la fecha para alcanzar un acuerdo entre las autoridades aeronáuticas de ambas economías han aún, no permitido llegar a una meta mutuamente beneficiosa. Sin embargo, las conversaciones se mantienen activas y nuestro país no ha desechado la opción de aproximarse a esta área en Asia, a través de la Región Especial Administrativa de Macao la que, a mediados de la presente década, ya debiera estar conectada por medio de un mega puente/túnel, con Hong Kong y la ciudad de Zhuhai, en la provincia china de Guangdong.

No resulta fácil para muchos en Chile entender cuál es el real papel que cumple Hong Kong en una economía cada vez más globalizada y conectada 24 horas al día, siete días a la semana. Ni mucho menos en la ecuación que ha conformado la República Popular China, en su último Plan Quinquenal, con este territorio como uno de sus protagonistas. La visita que efectuará el Chief Executive Donald Tsang a Santiago en abril próximo, permitirá escuchar de primera fuente, el porqué del éxito del concepto “un país, dos sistemas”, y hacia dónde apunta sus próximas movidas en un tablero no exento de desafíos y oportunidades.

Resultará a la vez ser una ocasión propicia para dar que Chile de un paso adelante con Asia, en momentos que la mayor parte de las noticias económicas mundiales que leemos o escuchamos, están falta de elementos positivos o tranquilizadores. Donald Tsang en Chile es una buena oportunidad para hacer realidad uno de los legados de un hongkonés de excepción, Bruce Lee, quien a sus alumnos de kung-fu les indicaba que para tener éxito, se debe priorizar “el no camino como camino y la no limitación como limitación.” Palabras que ciertamente se ajustan al espíritu del equipo de profesionales que laboran en estas latitudes, por Chile y el diseño de una agenda de prometedor futuro, con Hong Kong.


*Cónsul de Chile en Hong Kong SAR












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet