Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Tras el nombramiento oficial de Xi Jinping como nuevo líder del Partido Comunista chino (PCCh), los expertos de la Red Asia Pacífico Manfred Wilhelmy y Raúl Allard analizan los desafíos que tendrá Xi y los focos prioritarios de su mandato, entre los que destacaron la lucha contra la corrupción, la preocupación por la desaceleración económica y la implantación de un liderazgo más moderno.

El estilo Xi Jinping

 

Cuando en junio de 2011 Xi Jinping visitó Chile para reunirse con diversas autoridades -entre las que se cuentan el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Patricio Melero- y dictar una conferencia magistral en Santiago sobre las relaciones sinolatinoamericanas en la sede de la Cepal, dejó muy en claro los motivos que lo llevarían a convertirse meses después en uno de los políticos con más poder del orbe.

Según Manfred Wilhelmy, director ejecutivo de la Fundación Chilena del Pacífico, y que estuvo presente en dicha conferencia,  "Xi Jinping parece ser capaz de producir una cercanía mucho mayor con la ciudadanía. Me da la impresión de que es un líder que definiría como moderno, cuya influencia occidental por haber vivido en Estados Unidos marca un perfil diferente y nuevo en la conducción del partido".

Para Raúl Allard, experto en Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, "Xi Jinping llega al poder con un estilo más directo y moderno, con una promesa y esperanza de cambio que augura cambios profundos dentro de las modificaciones graduales chinas".

Focos de atención del nuevo mandato


A juicio de Wilhelmy, "habiendo escuchado el discurso de Xi Jingping en la Cepal, me da la impresión de que es un dirigente que tiene muy en claro que el progreso de su país y el mayor desarrollo de las relaciones con América Latina, pasan por seguir produciendo cambios en dirección a hacer de China un país más moderno y creo que enfrentar problemas como la corrupción, la creciente desigualdad, el descontento de aquellos que estiman que hay condiciones laborales que no han mejorado suficiente y una agenda ambiental sumamente complicada, serán centrales”, afirmó.

Coincide Allard respecto a los énfasis, sosteniendo que "que China avanzará en la creación de normas políticas y jurídicas más transparentes con un especial preocupación por los programas sociales, la desaceleración, la educación y el combate a la corrupción".


Corrupción: el enemigo número uno

 

El designado viceprimer ministro Wang Qishan recibió la misión de combatir la corrupción, identificada tanto por Xi Jinping como por el saliente presidente Hu Jintao como el mayor peligro que enfrenta el partido y el Estado.

En este sentido, Wilhelmy destacó que "el tema de la corrupción es absolutamente clave, ya que le brinda legitimidad del régimen a los ojos de los gobernados, y pasa por la creencia del público en la honestidad, transparencia y probidad del sistema y de quienes lo dirigen, por lo que mejorar en este aspecto será muy importante para Xi Jinping".

La misma opinión tiene Allard, que aseguró que "considerando los hechos de corrupción que han salido la luz pública y que los chinos son muy sensibles a este tema, me da la impresión que dentro de la agenda habrá una especial preocupación por investigar judicialmente las distintas denuncias y de asegurar mayor transparencia. El escándalo Bo Xilai, junto con calar hondo en el partido, llevará a que la nueva administración presione para que se investigue y aclaren todas las denuncias y demostró que China, por más cerrada que parezca, no está abierta a alguna forma de corrupción”, concluyó.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet