Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Japón es la principal potencia económica y el líder en ciencia y tecnología del continente asiático, sin embargo esta supremacía podría verse opacada si es que el número de profesionales dedicados a la ingeniería disminuye drásticamente. Las cifras indican que, por lo bajo, “el país del sol naciente” tiene un déficit de 500 mil ingenieros a comienzos de este año.

Los centros universitarios lo denominan “rikei banare”, es decir, huida de la ciencia. Una tendencia que se venía mostrando desde hace al menos 20 años, pero que por primera vez el Estado nipón, a través de su Ministerio del Interior, ha dado a conocer de manera pública. Los motivos son varios la movilización de las industrias hacia países con mano de obra más barata (Offshore) como China, Corea del Sur e India; el interés de los jóvenes por ingresar a campos mejor remunerados como la economía y la medicina; y finalmente la propia disminución de la población joven producto de la curva demográfica.

“El fenómeno de la disminución de los ingenieros y técnicos en Japón, es un tema del que se venía hablando desde hace tiempo, pero que no se nota en gran medida si se va a Japón. No obstante, es un hecho que un importante número de industrias han emigrado hacia otros países en busca de mano de obra barata, pero es parte de las reglas del juego un mundo globalizado. Además, no es para nada raro que la sociedad use menos técnicos e ingenieros, que en el pasado, debido a la automatización de muchos procesos. Por el momento creo que este hecho se observa mayormente en industrias medianas y pequeñas y no tiene relación con las grandes”, explica Eduardo Vera, profesor de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Chile y ex investigador de la Nippon Telegraph and Telephone Corporation (NTT).

Otro factor mencionado por los expertos es el creciente individualismo que se respira en los adolescentes japoneses. “El país vive un creciente proceso de imitación hacia lo estadounidense, lo que ha permeado mucho más fuerte en los estudiantes. El problema que veo, al menos, sobrepasa a la ingeniería y al área de la tecnología, ya que si Japón pierde su condición colectivista, donde la sociedad es el centro, podríamos ver cambios mucho más fuertes que la falta de competitividad en el área del I&D. La verdad es que no podría vaticinar que viene, pero será interesante seguirlo de cerca.”, afirmó Ariel Takeda, autor del libro “Japoneses chilenos” y miembro de los descendientes de dicha comunidad en nuestro país.

Más optimista se mostró Roberto Durán, académico de la Facultad de Historia, Geografía y Ciencia Política de la Universidad Católica y profesor del Diplomado de Estudios Asiáticos de dicha Casa de Estudios. “Tiendo a pensar que la disminución de los ingenieros en Japón no será un problema que no puedan resolver. Me parece, en cambio, que será una evolución positiva donde podrán desarrollarse otras áreas del conocimiento humano, a veces menos tangibles desde el punto de vista económico, pero que van acompañados de un desarrollo integral de la sociedad como las artes y las ciencias sociales. Por lo demás, el desarrollo tecnológico de ese país es sinceramente extraordinario y creo que pasará un buen tiempo para que -en ese punto- otras naciones puedan significarle una competencia”, dice.

Sea como sea, aunque el Japón empresarial no es exactamente conocido por ser “amigo” de contratar grandes cantidades de extranjeros entre sus filas, media docena de empresas ya están llenado los actuales vacíos con la contratación de ingenieros chinos, indios y surcoreanos para enviar temporalmente a las empresas niponas.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet