Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Noticias

Los aprendizajes y anhelos de Lilian Espinoza, directora del Instituto Confucio UST

Durante su gestión el instituto viñamarino se ha adjudicado en tres ocasiones el premio al mejor Instituto Confucio del mundo, que se entrega cada año en la Conferencia Mundial. Sobre este y otros logros -y los desafíos que se ha planteado a futuro- conversamos con Lilian.

21 de Mayo de 2015

Antes de asumir como directora del Instituto Confucio de la Universidad Santo Tomás de Viña del Mar (IC UST), Lilian Espinoza estaba a cargo de las relaciones públicas a nivel nacional de dicha casa de estudios. Hoy, es reconocida como toda una personalidad en torno a la enseñanza del chino mandarín en la región y en las siguientes líneas realiza un balance de lo logrado.

El desafío de ser directora del Confucio UST

“Es un desafío bastante importante. Todos sabemos la importancia que tiene y tendrá China como primera potencia mundial, y estar a cargo del referente cultural más importante que ellos tienen con Chile tiene mucha responsabilidad”, sostiene Lilian.

Si bien Lilian vivió un año en China, durante el cual estudió chino mandarín, y por su cargo ha vuelto al gigante asiático en 12 oportunidades, asegura que trabajar con ellos sigue siendo un aprendizaje diario. “Trabajar con ellos es muy distinto, es lidiar día a día con una cultura absolutamente distinta, ni mejor ni peor que nosotros, de la cual tenemos muchas cosas que rescatar y como evaluación diaria lo podría definir como una bendición. Para mí es invaluable poder compartir con los profesores, con la directora china y trabajar en conjunto con un objetivo común, que es la difusión del idioma y la cultura china, que por añadidura me ha hecho aprender muchísimo”, añade.

“Valió la pena”

La directora del Confucio asegura que muchas veces tuvo que dejar de lado su forma de pensar para amoldarse a un sistema nuevo, a un ‘punto medio’, a la hora de trabajar con los chinos. Pero no se arrepiente, especialmente por la excelente relación que se ha forjado con la contraparte asiática y por los grandes resultados que han obtenido con su alumnado. “He visto resultados en nuestros alumnos, que son nuestro mayor testimonio. A modo de balance, entre directivos y alumnos, ya son más de 100 las personas que de la mano del Confucio UST han tenido la oportunidad de conocer esta cultura. Entonces poder escucharlos y ver que entran a nuestro instituto siendo unas personas y que luego al salir son otras, nos llena de orgullo. Son testimonios enriquecedores y se les abren una cantidad de puertas impresionante”.

Prueba de la gran tarea realizada por el IC UST está en los diversos reconocimientos que han obtenido a nivel regional, de parte de la Intendencia y del municipio de la Ciudad Jardín, pero  también a nivel mundial. “Ser directora y organizar actividades de difusión ha sido todo un agrado, siempre me llamó la atención esta labor y ha resultado también muy enriquecedor. Uno de los plus que tenemos como Instituto Confucio  a nivel mundial son justamente las actividades que realizamos además de las clases de chino mandarín. Gracias a eso hemos ganado por tres años el premio al mejor Instituto Confucio del mundo, que se entrega cada año en la Conferencia Mundial y donde solamente se premia a 20 IC. Obtener un premio así nos llena de fuerza y energía para seguir trabajando y entregando todo lo que hemos aprendido de esta cultura”, agrega con orgullo.

El sueño a alcanzar

Por último, Lilian nos cuenta del escenario ideal al que le gustaría que llegue la enseñanza del chino en Chile. “Me gustaría a nivel nacional poder abrir una carrera de pedagogía en chino mandarín. Creo que es lo que se necesita, personas que dominen el chino y lo dominen bien, para en un futuro ser traductores e intérpretes,  podamos cubrir todo Chile y que a quien quiera nosotros podamos entregarle todas las herramientas”, apuntó.

Para cumplir con lo anterior, la directora del IC UST dice tener la fórmula. “Ahora nos cuesta mucho conseguir en algunas ciudades profesores que puedan hacer las clases y dentro de las falencias que hemos detectado está que a veces llegan profesores que no manejan bien el español, entonces al momento de enseñar se complican un poco. En los cursos superiores el nivel es excelente, pero no así en los niveles básicos, donde algunos se complican explicando en español, y nosotros apenas llegan tenemos que hacerles cursos intensivos. En cambio, si nosotros tenemos chilenos que van a China, y que aprenden el idioma, luego pueden ser nuestros profesores y tendríamos todas las herramientas para poder enseñarlo. Ese es nuestro sueño y estamos trabajando para alcanzarlo”, concluyó.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet