Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

La situación política en Tailandia se mantuvo tensa las últimas semanas de diciembre de 2013. Las manifestaciones callejeras en contra de la primera ministra Yingluck Shinawatra se intensificaron, rechazando su decisión de convocar a elecciones el 2 de febrero de 2014 y haciendo un llamado explícito a boicotearlas. Conversamos con Javier Becker, embajador de Chile en Tailandia quien analizó la situación actual.

 

¿Cuáles son los antecedentes de esta compleja situación política?

 

"Se remontan al 2001, cuando comenzó el gobierno del hermano de la actual primera ministra, Thaksin Shinawatra. Este fue el único primer ministro que pudo cumplir su mandato y ser reelegido, debido a un amplio apoyo popular. Luego de dos años de su segundo período, el 19 de septiembre de 2006, fue derrocado por acusaciones de gobernar en forma autoritaria y corrupción. Además, las fuerzas opositoras se vieron amenazadas porque consideraban que Thaskin tenía mucho apoyo popular, por lo que podría alterar el sistema político. Paradójicamente, desde el 2001 en adelante, su partido ha ganado todas las elecciones generales. Esto llevó a que en 2011 su hermana menor, quien frente a su partido político, el Pheu Thai, ganó por amplia mayoría obteniendo 265 escaños con el apoyo de pequeñas colectividades, las que le permitieron sumar 300 votos de los 500 escaños en la Cámara Baja".

 

¿Cómo se produjeron los hechos que condujeron a este episodio de inestabilidad política?

 

"El proceso político tailandés ha sido una constante lucha de poder entre dos facciones durante los últimos años. Hay que recordar que en 2010 hubo manifestaciones violentas donde murieron cerca de 90 opositores al gobierno de entonces, principalmente de los llamados “camisas rojas’. Este grupo adepto del ex primer ministro Thaksin, estaba en contra del gobierno impuesto entonces y producto de este suceso se convocaron a unas elecciones generales que ganó el partido de gobierno por amplia mayoría. Desde los primeros días de gobierno, la Administración de Yingluck Shinawatra tuvo en mente la aprobación de una ley de amnistía que permitiera perdonar a todos los que participaron en aquellos hechos y facilitar el regreso al país del ex primer ministro Thaskin Shinawatra, sin cumplir la condena por corrupción que le fue impuesta el 2008. Esto trajo como consecuencia que el líder opositor SuthepThaugsuban, miembro del Partido Demócrata y el principal dirigente de oposición, renunciara a su bancada en el Parlamento con el fin de organizar movilizaciones en contra del gobierno. Luego de una serie de manifestaciones, la Primer Ministra tuvo que desistir de aprobar dicho proyecto de ley. Sin embargo las manifestaciones en contra del gobierno se hicieron mayores, movilizados por Suthep. Este líder tuvo la fuerza política suficiente para convocar y movilizar a un grupo importante de la ciudadanía que, luego de dos años de pasividad política, se ha pronunciado en las calles en contra de las políticas gubernamentales".

 

¿Cuáles son puntualmente las demandas?

 

"La demanda principal de Suthep es la renuncia del Gobierno, en particular de Yingluck Shinawatra y su familia del poder. Esto apunta a introducir amplias reformas políticas destinadas a impedir que el partido en el gobierno y los Shinawatra puedan continuar en la política. Para ello ha propuesto la creación de una Asamblea del Pueblo, conformada por representantes de amplios sectores de la sociedad que puedan ser capaces de establecer una nueva Constitución y una ley electoral. Sin embargo, como esta posibilidad no se encuentra establecida en la Constitución y las movilizaciones continuaban, la Primer Ministro determinó llamar a elecciones generales anticipadas para el 2 de febrero de 2013, como una solución a la crisis".

 

¿Cómo ha sido la reacción del gobierno?

 

"El gobierno ha sido muy cauto en el manejo de la crisis, no se ha salido un ápice de lo que dice la Constitución, de hacerlo podría suceder que Suthep y sus seguidores, o el principal partido opositor los acusen ante la Corte Constitucional de violación del estado de derecho. Ello podría implicar la disolución del partido de gobierno y la inhabilidad a sus máximos dirigentes para ejercer cargos públicos por un periodo prolongado, lo que ya ha ocurrido dos veces, por lo que podrían volver a suceder".

 

¿Cuál es la reacción de la Corte Constitucional ante las demandas de Suthep?

 

"La Corte no se ha pronunciado sobre los acontecimientos políticos. Ellos solamente se pronuncian sobre requerimientos específicos referidos a materias constitucionales en los proyectos de ley. Sin embargo, cabe señalar que Suthep lidera un movimiento llamado “Comité de Reformas Democráticas del Pueblo” que hasta el momento está considerado fuera de la ley. No obstante, diversos actores políticos le han dado legitimidad a causa de las manifestaciones. Entre ellos las Fuerzas Armadas que aceptaron escuchar sus planteamientos el 14 de diciembre de 2013, bajo un formato de foro junto a otros actores políticos con el objeto de discutir cómo solucionar la crisis del país. Lo paradójico es que Suthep tiene pendiente un requerimiento de la justicia, pero nadie lo detiene".

 

Entonces, ¿Cuál sería el paso siguiente que podría dar Suthep?

 

"El sigue firme en su posición de requerir la renuncia de la Primer Ministra y su gabinete para iniciar el proceso de reformas políticas. A tal efecto, ha propuesto la designación de un Primer Ministro interino, nombrado por el rey, para que lidere este proceso, antes de que se realicen nuevas elecciones. Sin embargo la Primer Ministro no está dispuesta a renunciar, porque dejaría un vacío de poder, y además por la legitimidad que le da su elección hace dos años por amplia mayoría".

 

¿Ve usted alguna solución posible a futuro?

 

"Aquí el panorama político cambia todos los días. Aún siguen apostados, en las inmediaciones de la Casa de Gobierno grupos de manifestantes, mientras la Primer Ministro se rehúsa a renunciar. Se ha mencionado la posibilidad de posponer las elecciones, sin embargo, para que ello ocurra los opositores deben hacer todos los esfuerzos posibles para obligar al Gobierno a adoptar una decisión en ese sentido, complicando la tarea de la Comisión Electoral. Es difícil poder predecir cómo terminara esta situación, por ahora se observa una polarización de la sociedad y una falta de diálogo en los actores políticos que permitan allanar una solución consensuada a la crisis política del país".












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet