Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Cada cierto tiempo el mundo occidental se sorprende al ser testigo de hechos que ocurren en Japón y que son el reflejo de marcadas diferencias en la manera de concebir la vida. El suicidio visto como una solución socialmente aceptada a los problemas, una calma desconcertante para reaccionar ante catástrofes, el mantenimiento de la tradición a pesar de ser un país moderno y una armonía que parece irradiar hasta el más mínimo rincón, son sólo algunos de los tópicos que más sorprenden y que se ven también materializados de forma magistral en los personajes de “Tokio Blues: Norwegian Wood”, de Haruki Murakami.

“Tokio Blues” atrapa al lector desde el primer capítulo gracias a  la pluma de Murakami, que se vale de protagonistas que hacen olvidar que lo que se relata es ficción, logrando  además transportar en el tiempo, en este caso al Tokio de finales de los 60, por medio de un relato a ratos depresivo, a ratos gracioso, pero siempre con un lenguaje poético que dota a la novela de armonía y que, extrañamente, entretiene en demasía.

El argumento es el siguiente. Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, arriba al aeropuerto de Hamburgo, donde escucha casualmente una vieja canción de los Beatles -que le da el título al libro- que le hace recordar su juventud, enmarcada en el turbulento Tokio de los sesenta. Es así como recuerda a Naoko, la pareja de su mejor amigo en la adolescencia, Tropa de Asalto, su extraño compañero de habitación y a Midori, una joven que introduce a Watanabe, en ese entonces un estudiante promedio de Tokio, especializando sin mayor convicción en Historia del Teatro e interesado en la literatura occidental, en el amor y en el turbulento mundo de las protestas universitarias.

La trama podría parecer simple, pero no lo es, así como tampoco los temas que se abordan. Los protagonistas rompen el molde y discuten sobre el desengaño, la vida, la muerte, el sexo, la injusticia social, los valores y el orden establecido, tópicos densos que abordados por los protagonistas logran tratarse con una naturalidad y simpleza poco común, al menos para el pensamiento occidental.

El tatemae, un estilo con marca registrada

Uno de los aspectos que más llama la atención de Tokio Blues es la calma con la que los protagonistas relatan diversos hechos chocantes ,que bien podrían ser la trama, cada uno por separado, de un  nuevo libro. La reacción de Watanabe ante los suicidios de varios seres queridos, la calma con que Midori relata el abandono de su padre, que de un momento a otro se marchó a Uruguay luego que su madre falleciera de cáncer, y el incendio de prácticamente todo el barrio mientras Watanabe y Midori cantan y beben cerveza, son sólo muestras de una actitud que inunda cada página del libro, y que  también sorprendieron al mundo tras el reciente terremoto que afectó al país.

Para explicar esta actitud es necesario recurrir a dos términos japoneses. El primero es el tatemae, que se traduce como el "comportamiento en público" o "la cara visible" del individuo, y  el segundo es el honne,  que guarda relación con los verdaderos deseos y sentimientos de la persona. Para los nipones, el tematae siempre debe prevalecer, ya que cuando las emociones son negativas perjudican a los que están alrededor. Y al igual que ocurrió con los afectados por el terremoto y tsunami recientes, en la novela los personajes no lloran, por más grande que sea el sufrimiento, pues siempre se sacrifican por mantener el equilibrio y la tranquilidad en los demás.

Es así como Watanabe continúa asistiendo a clases aún sin ánimo, luego de la partida de Naoko, esta última no exterioriza sus emociones tras el suicidio de su novio, y Midori sigue ayudando a mantener funcionando la librería familiar, tras el abandono de su padre. Ellos sufren, pero mantienen la calma por el bien común y para no afectar la armonía, tal como los afectados por el terremoto, que prefieren apoyar en la búsqueda de sobrevivientes antes que llorar, al menos, en público.

En suma, “Tokio Blues: Norwegian Wood" es un libro fresco, entretenido, pero también muy crudo y que refleja fielmente a la sociedad nipona. Altamente recomendable, especialmente para quienes deseen adentrarse en la literatura nipona o quiera conocer más sobre la manera en que los japoneses moldean su mundo.

Puede encontrar esta publicación en el catálogo de la Biblioteca del Congreso Nacional.
FICHA
Título: "Tokio Blues: Norwegian Wood"
Autor: Haruki Murakami
Publicación: 1987
Número de páginas: 381
Idioma: Español












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet