Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

En mayo de este año, el Parlamento de Singapur aprobó nuevas leyes que reglamentan el uso de aviones no tripulados, bajo el nombre de “Unmanned Aircraft (Public Safety and Security) Bill”. Qué regula y cómo se diferencia de la actual normativa nacional, en la siguiente nota.

Regulación necesaria

Como el uso de drones ha ido en aumento, es que Singapur decidió modificar su “ley de Orden Público de Navegación Aérea”, elevando la seguridad y privacidad que le concierne al país, regulando el uso de aviones no tripulados con un conjunto claro de reglas. La nueva ley, que entró en operación en junio pasado, consideró la puesta en marcha de un portal en línea, a cargo de la Autoridad de Aviación Civil de Singapur (CAAS), donde los operadores de drones pueden solicitar los permisos requeridos.

Esto porque, desde abril de 2014, se han registrado 20 incidentes que han involucrado drones, de acuerdo a lo indicado por el ministro de Transportes de Singapur, Lui Tuck Yew.

Bajo la antigua ley de “Orden de Navegación Aérea de Singapur”, los permisos debían ser obtenidos para volar un avión no tripulado, dentro de 5 kilómetros de un aeropuerto o de una base aérea; y para volar uno mayor a 61 metros, sobre el nivel del mar. Inclusive, llevar una aplicación extra para tomar una fotografía aérea desde un avión no tripulado, también debe ser presentado a la Autoridad de Aviación Civil de Singapur (CAAS).

Sin embargo, bajo el nuevo marco, se establece que los operadores necesitan una autorización de vuelo de un avión no tripulado, que pese más de 7 kg, y que sea usado para fines comerciales, tales como la toma de fotografías de una boda al aire libre. Servicios especializados, como la topografía, publicidad aérea, o la descarga de cualquier sustancia del avión no tripulado, también requerirán un permiso.

Asimismo, se publicará una lista de zonas sensibles de seguridad, donde no se permitirá el uso de este tipo de aviones, ni tampoco la toma de fotografías sin una autorización adecuada.

Quienes resulten culpables de violar alguno de los reglamentos, arriesga una multa de US$20.000, un año de cárcel o ambas cosas; y quienes transporten materiales peligrosos -como armas o sustancias químicas peligrosas- en aviones no tripulados, podrían ser multados con hasta US$100,000 e inclusive ir a cárcel por hasta cinco años.

La estricta normativa chilena

En abril de 2015, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), presentó una normativa sobre el uso de drones en espacios públicos, la primera regulación de este tipo en América Latina.

La norma establece que las personas o entidades que deseen operar un dron en el ámbito público, deberán obtener una autorización de la DGAC. De este modo, los interesados deberán registrar la aeronave; presentar una declaración jurada que certifique que el operador ha recibido instrucción; firmar una declaración de responsabilidad solidaria, por si ocurre un accidente; y pedir una solicitud de vuelo.

La normativa, denominada DAN 151, especifica los lugares en los que pueden volar los drones y prohíbe que se acerquen a menos de 2 kilómetros de aeropuertos o aeródromos, o que sobrevuelen zonas prohibidas por razones de seguridad. Ello porque, “la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) avisó que no se podría elaborar una normativa internacional sobre el uso de drones antes de 2018, y la tecnología de los drones llegó para quedarse", según explicó el día del lanzamiento de la normativa, el director de la DGAC, general Maximiliano Larraechea.

Asimismo, la DGAC señaló que la nueva normativa está pensada para empresas e instituciones que prestan servicios a la comunidad, como los medios de comunicación, aunque también abarca a particulares que usan los drones para fines recreativos en espacios públicos.

En una primera etapa, los aparatos que se podrán utilizar en público no pueden pesar más de 6 kg y deben volar en un radio de 500 metros de su operador, que no puede perderlo de vista mientras lo controla. Para quiénes infrinjan la normativa, las multas llegarían hasta los $22 millones o los $US 35.000.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet