Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

El Índice de Conectividad Global (ICG) es un informe anual llevado a cabo por el gigante tecnológico chino Huawei, que entrega información a los responsables de la formulación de políticas públicas respecto de cómo los países han avanzado en cuanto a infraestructura, inversión, adopción, experiencia y futuro de las tecnologías en la economía digital. En su versión 2017, Singapur obtuvo el segundo lugar como el país con mejor conectividad digital en el mundo. Una revisión general de sus medidas más importantes y las lecciones que podría aprender Chile, a continuación.

Índice para la medición de progresos y desigualdades

Tal como su nombre lo dice, el ICG realiza una medición de conectividad en 50 países que representan el 90 por ciento del PIB mundial. Entre los problemas que identifica, mide el progreso en cuanto al proteccionismo económico y las guerras comerciales, que no solo alejan a inversionistas, sino también a los responsables de desarrollar planes a largo plazo. Esto trae como resultado que la modernización de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs), la democratización del acceso a la conectividad digital por parte de ciudadanos y la inversión de las pequeñas y medianas empresas, no avancen en relación con los países que no tienen estos problemas, situación que por lo general lleva al rezago y estancamiento.

Y es que la transformación digital aumenta exponencialmente año a año en los países más desarrollados. Esto se evidencia en el hecho que el objetivo de expandir la conectividad por banda ancha, ya no es el propósito final de los gobiernos, sino más bien expandir los negocios a un comercio electrónico global sustentado en servicios de nube, centros de datos, Internet de las Cosas (IOT), entre otros. Más aún, el ICG introdujo en su versión 2017 una nueva medición, se trata de la “desigualdad global” que permite a los gobiernos la toma de decisiones oportuna para que el mundo no se divida solamente entre digitalmente desarrollados y subdesarrollados, sino evitar las consecuencias del “Efecto Matthew” donde los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres.

Singapur segundo país más conectado en el mundo

Si bien el primer lugar en el ranking lo ocupa Estados Unidos, le sigue Singapur por segundo año consecutivo. Este sitial se explica por variadas razones, entre ellas por la alta inversión y desarrollo en infraestructura digital. De igual forma, la conectividad de la industria es consecuencia del alto gasto público en mejorar las TICs, esto sumado a la alta cobertura de la población con servicio de 4G y la utilización cada vez más extendida del Internet de las Cosas, hacen que la ciudad Estado sea uno de los países con mayor conectividad.

Tal desarrollo se explica por el éxito del Plan Tecnológico Nacional, que impulsado en 1991 ha invertido más de 30 mil millones de dólares en investigación científica y tecnológica. Se estima que en Singapur viven cerca de 34 mil investigadores, un cuarto de ellos aupados por una legislación favorable a las TICs, se encargan de potenciar las plataformas cloud para los servicios financieros y logísticos, lo que los convierte en un centro global para el comercio electrónico, de contenidos y servicios de medios digitales.

Además de las tecnologías aplicadas al comercio, la big data y el Internet de las Cosas son las áreas que contribuyen a incrementar el potencial de Singapur. Es por ello que el ICG recomienda a la ciudad Estado que siga desarrollando las capacidades de análisis de estas herramientas. Parte de esta tarea comenzó a ser realizada en 2013 cuando la compañía de software estadístico Revolution Analytics comenzó a trabajar en conjunto con el gobierno singapurense para capacitar a funcionarios públicos e investigadores en capacidades de análisis y establecer en el país un gran centro de datos.

Para Pedro Huichalaf, experto en temas de conectividad y ex subsecretario de Telecomunicaciones de Chile, el progreso de Singapur en materia digital se explica porque su gobierno lidera las iniciativas de desarrollo con determinación. “Singapur hace algunos años estaba en una condición similar a Chile en términos de desarrollo, que no era tan acelerado, pero ellos tomaron la decisión de invertir estratégicamente en ciencia y tecnología con la misión de que sea uno de los países más conectados y tenga un alto nivel de desarrollo. Entonces, además de ver cómo la tecnología beneficia a los sectores económicos, han hecho una apuesta más activa a través de distintas medidas, la más importante es tener una institucionalidad sólida, otra es la inversión pública con incentivos tributarios. Esto es algo que, en el fondo, podríamos establecer en Chile como meta, además de entender que aún tenemos grandes desafíos en ciencia y tecnología como por ejemplo en energía solar, en el desarrollo del litio, la utilización de recursos naturales como el agua o la geotermia, que son ventajas que tenemos a nivel mundial, pero que no están debidamente desarrolladas”, detalló.

Chile lidera en el contexto latinoamericano pero aún debajo del Asia

El ICG muestra que nuestro país ha tenido un rápido ascenso de 2 lugares, debido a la fuerte inversión en la red 4G y a la penetración de las tecnologías de la información y comunicación en la ciudadanía. Asimismo, el informe muestra que Chile -en el lugar 25- es líder en la región latinoamericana. Según Pedro Huichalaf, este estudio tiene varios subíndices, pero en términos generales muestra que Chile estaría tomando en cuenta la innovación, ciencia y tecnología aplicada a las telecomunicaciones e infraestructura. “Realiza apuestas como gobierno, pero también ha promovido la inversión público y privada que va orientada a ese segmento. Según este y otros estudios, Chile es el país mejor conectado de Latinoamérica, incluso en el último índice de estadística de la Subtel indica que incluso 91 de cada 100 personas se conectan a Internet. Si eso lo comparamos con la región, estamos a niveles superiores por la incorporación de tecnologías de innovación y de desarrollo de las telecomunicaciones”, comentó.

En efecto, el liderazgo a nivel regional que comenta el ex subsecretario de Telecomunicaciones se diluye si se hace la comparación con la realidad global, donde nuestro país está ubicado en la mitad de la tabla con el puesto 25. En el siguiente video mostraremos el posicionamiento de Chile en comparación con los países del Asia Pacífico que obtuvieron mejores resultados en las cuatro variables de medición del ICG: suministro, demanda de conectividad, experiencia y potencial de crecimiento a futuro.

En relación a los desafíos que enfrenta nuestro país para desarrollar condiciones de conectividad similares a los primeros lugares del ranking, particularmente los países asiáticos, Pedro Huichalaf comentó que es necesario el establecimiento de una institucionalidad que aborde estos temas de una forma más sostenida y coordinada. “No nos sirven iniciativas particulares aisladas de cada ministerio. Por eso es valorable que se esté discutiendo un proyecto de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, porque podría ordenar todo este problema al darle un enfoque relacionado a las ciencias. Pero también se necesita una mayor inversión en este ámbito -recordemos que hay un porcentaje del PIB destinado por el gobierno para esto- me refiero a la inversión privada, ya que hoy es muy baja en comparación con otros países. Si lo comparamos con China, donde una empresa internacional invierte entre el 10 y 15 por ciento de su ganancia lo invierte en innovación, mientras que las empresas chilenas menos del 1 por ciento, por lo tanto, esto es un trabajo público y privado con una mirada importante que considerar”, agregó.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet