Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

El estatus legal de la marihuana ha abierto el debate en Chile sobre sus usos y consumo. A su vez, una iniciativa en Australia para aprobar su uso medicinal, en una de sus regiones, ha despertado el interés de la ciudadanía. Pero ¿cuál es la situación de la cannabis en Australia y cómo funcionaría su nuevo marco legal?

 

 

Diferentes estados, diferentes leyes

Durante 2013 Chile ha visto un incremento en el debate sobre el marco legal de la marihuana debido a noticias como el arresto del hermano del conocido presentador de televisión Sergio Lagos, la marcha por la legalización de la marihuana en Santiago, o el proyecto de ley presentado en el parlamento para despenalizar el autocultivo del cannabis.

 

En esta área, Australia llamó la atención en mayo de 2013, cuando una comisión del parlamento del estado de Nueva Gales del Sur recomendó autorizar la posesión de hasta 15 gramos de marihuana con fines medicinales, para el uso terapéutico por parte de enfermos terminales y con Sida.

 

Mientras que otros países del Asia Pacífico poseen duras políticas hacia la marihuana, Australia se destaca con un enfoque más tolerante, especialmente en tres de sus regiones administrativas.

 

De acuerdo al Centro Nacional de Información y Prevención del Cannabis, ligado al gobierno australiano, usar, poseer, cultivar o vender cannabis en dicho país es ilegal. Sin embargo, las penas para los delitos del cannabis son diferentes en cada estado y territorio, incluyendo tres regiones con despenalización de ofensas menores ligadas a la marihuana.

 

El Estado de Australia del Sur fue el primero en despenalizar los delitos del cannabis de menor importancia en 1987. La posesión de hasta 100 gramos de la marihuana recibe una multa de entre 50 y 150 dólares australianos,  con 60 días para cancelarla.

 

Por su parte, el Territorio de la Capital Australiana introdujo en 1993 un sistema penal civil para la posesión de pequeñas cantidades de cannabis. Si alguien es atrapado en dicha región con hasta 25 gramos de marihuana, en lugar de recibir cargos criminales, el individuo recibe una multa de 100 dólares con 60 días de plazo para pagar. O en vez de la multa, la persona puede elegir asistir a una evaluación de drogas y un programa de tratamiento.

 

En tanto, en los Territorios del Norte, a partir de 1996 los adultos que se encuentren en posesión de hasta 50 gramos de la marihuana  pueden ser multados con 200 dólares y tienen 28 días para pagar en lugar de enfrentar una acusación penal.

 

El informe del centro australiano agrega que en el resto del país, cualquier delito ligado al cannabis es uno penal, y si alguien es acusado de su posesión y encontrado culpable podría recibir una multa o pasar tiempo en la cárcel quedando con antecedentes penales. Sin embargo, el reporte explica que ello es poco probable para los que sea su primera ofensa. Esto se debe a programas de desvío que buscan alejar del sistema de justicia penal a infractores de leyes de drogas que no sean violentos, y enviarlos a evaluaciones y servicios de tratamiento.

 

Sin embargo, la situación no deja de ser complicada por el alto número de usuarios del cannabis. Según reveló un estudio publicado por la revista inglesa The Lancet en enero de 2012, Australia y Nueva Zelanda encabezaron los rankings mundiales de consumo de marihuana y anfetaminas. Al mismo tiempo, a pesar de su gran uso, sólo el uno por ciento de las muertes anuales en Australia son resultado de drogas ilegales, mientras que casi un 12 por ciento de los fallecimientos es debido al tabaco

 

A nivel local, esta política no recibe apoyo de todos. El diputado Arturo Squella, no concuerda con el enfoque más permisivo de Australia, ya que considera que “el dar una señal hacia la despenalización, aunque sea en drogas más débiles, sería un paso equivocado. Basta conocer la realidad de las personas que se hacen adictas y ver el rol que tuvo la marihuana en ese camino de adicción”. 

 

Frente a la opción del uso terapéutico del cannabis, el diputado afirma que a su entender, al igual que otras sustancias como el alcohol, "la marihuana produce efectos analgésicos más que terapéuticos, y desde ese punto de vista se han levantado (en Chile) algunas voces que buscarían despenalizar su consumo con estos fines”. Además, a su parecer actualmente la discusión tiene más relación con su consumo recreativo que por sus efectos analgésicos.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet