Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
El primer lugar de China en Londres 2012 (al 6 de agosto 2012), con más de 60 medallas -30 de ellas de oro- no es más que la lógica consecuencia de la creación una inmensa máquina deportiva estatal, que tiene como principales engranajes el entrenamiento duro y la inyección de miles de millones de dólares en inversión y premios.

Produciendo medallistas olímpicos

China cuenta con más de 5.000 academias estatales deportivas, que acogen a unos 400.000 jóvenes deportistas, muchos de ellos descubiertos en sus pueblos por algún representante estatal, que posteriormente le asignará el deporte en el que se entrenará. Seguimiento, años de esfuerzo, el orgullo por representar a su país y la promesa de un futuro mejor para el deportista y su familia son factores difíciles de medir, pero que sin duda influirán de sobremanera en la potencial creación de un deportista de elite.

Las medallas lo demuestran. En Seúl, China ganó sólo cinco medallas de oro, en Atenas 2004 saltó a las 32 y en Beijing 2008 la cifra se empinó a las 49 preseas doradas. El interés de China por la victoria olímpica es, según el profesor del Magíster en Relaciones Internacionales de la PUCV, Raúl Allard, "no sólo una forma de acreditar su valor como superpotencia mundial, sino también una forma de demostrar que, con solo ponerse un objetivo claro, son capaces de superar no solo sus propia marcas, sino también a los países que se han convertido en especialistas en las diversas disciplinas, lo que podría ser extrapolado más allá del deporte", aseguró.

En efecto, tras conocer que organizaría los JJOO de Beijing, la administración china anunció la creación de una política de gabinete que se podría traducir como "El orgullo de ganar en los Juegos Olímpicos” cuya principal estrategia era buscar deportistas físicamente aptos para ser primeros en los deportes que ofrecieran la mayoría de los oros olímpicos, sin importar si en el país se practicaban o no. Fue así como comenzó una millonaria inversión. Primero, en los deportes para mujeres, que históricamente contaban con muy pocos recursos, luego en 119 proyectos deportivos para las disciplinas elegidas por el Estado, con dineros enfocados en los deportes en que China era más débil.

A 2012 el presupuesto anual para el Ministerio de Deportes supera los 2.000 millones de dólares, y las autoridades locales aseguran que cada una de las medallas de oro de China va a costar sobre 8 millones de dólares. Eso explica por qué, por ejemplo, los chinos son “austeros” al pagar por medalla a cada deportista, en comparación a otros países como Singapur, ya que consideran han hecho el gasto durante toda la formación del deportista.

Al respecto, y como incentivo para obtener una medalla de oro, Singapur ofrece al deportista US$1.000.000 por presea, Malasia US$400.000, Japón US$124.000, Corea del Sur US$65.000, China $55.000 e India U$182.000.

La autoridades chinas saben que este "incentivo" por medalla, a los que países como Chile le dan mucho valor (US$70.000) -dejando de lado el financiamiento del deportista durante todo el proceso previo a la presea- es más que suficiente considerando todo lo que existe en juego: "el orgullo por representar a su país y la promesa de un futuro mejor". Los resultados hasta ahora demuestran que tienen razón.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet