Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Desde la década del treinta, Chile y Japón han intercambiado conocimientos en el campo de la sismología, a raíz de sus propias circunstancias geofísicas. Esta cooperación técnica se vería incrementada tras el terremoto de Valdivia en 1960, que también afectó a las tierras del Sol Naciente desde donde donaron valiosos equipos de medición que se instalaron en el centro sur de nuestro país.

El terremoto del 22 de mayo de 1960 que asoló Valdivia y que se inscribió tristemente como el mayor sismo en la historia mundial con 9,5 grados en la escala de Richter, también generó estragos al otro lado del Pacífico. Quince horas después, se registrarían maremotos en Hawai, Rapa Nui, Samoa, Filipinas, Nueva Zelanda, las islas Marquesas y Japón. En recientes libros de estadísticas niponas, a este hecho se le conoce como Chile Tsunami y está entre los mayores desastres naturales del Sol Naciente con 139 muertes. Treinta años después, la firma Tadano, cuyo dueño era oriundo de un poblado arrasado por el tsunami de 1960, donó dos millones y medio de dólares para poner en pie a los moais del período Ahu Tongariki, en Isla de Pascua, y que fueron asolados por el mismo maremoto.

Cooperación en el campo sismológico

Las relaciones científicas y académicas en el campo de la geofísica se iniciaron en los años 30, con el intercambio de información sismológica, según datos entregados por el Servicio Sismológico de la Universidad de Chile. La relación ha sido principalmente con la Agencia Meteorológica Japonesa (JMA) y con la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA).

A raíz del terremoto de 1960, Japón donó cuatro estaciones sismológicas que fueron instaladas entre Concepción y Puerto Montt. En los años ochenta, se construyeron tres túneles de 100 metros de longitud en la cordillera de la zona central para la instalación de extensómetros, inclinómetros y magnetómetros de registro continuo, también donados por el gobierno nipón. Estos instrumentos tenían por objeto registrar en forma continua las deformaciones de la corteza terrestre.

En el plano académico, ya han sido cinco los chilenos que han obtenido su grado de magíster en Sismología en Japón. Asimismo, las aulas de la Universidad de Chile han recibido la visita de eminencias como los profesores Keiiti Aki, Santo, Miyamura, Iida y otros que permanecieron en el país por periodos de varios meses.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet