Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Los 120 años de relaciones entre Chile y Japón nos llevan a mirar al país del sol naciente como socio en diferentes áreas. La clave del éxito en este intercambio, que a la fecha factura sobre 5 mil millones de dólares anuales, es conocer la cultura del otro. Revise los conceptos y datos principales para causar una buena impresión en Japón.  
 

El bien común

 
Mientras Occidente se ha destacado por su culto al individuo, Japón lo hace por su búsqueda de armonía social. La sociedad nipona es comparable a una gran familia que presta una red social y apoyo a sus integrantes. A diferencia de la familia consanguínea, la social no es incondicional. El castigo para los que producen disrupción del orden es la pérdida de estatus  y la red social necesaria para tener éxito.
 
Cualquier retraso, falla en los compromisos o falta de respeto, puede entorpecer la fluidez social y quebrar la armonía, no sólo individual, sino de la comunidad que marcha hacia un objetivo común.
 
Es importante destacar que Japón es la cultura asiática que ha estado más cerca de la influencia occidental en los últimos 60 años. Debido a eso es posible encontrar cierta tolerancia hacia los extranjeros que no se comportan dentro de los parámetros del “estilo japonés”. Por lo mismo, ellos tampoco van a desvivirse comportándose al “estilo occidental”.
 
Aún así, cualquier gesto que demuestre algún conocimiento de la cultura japonesa es extremadamente valorado y asumido como una muestra de respeto.
 
 

La doble vida

 
Tal como sucede en Occidente, la sociedad japonesa demanda y valora diferentes comportamientos para diferentes entornos. En la intimidad uno puede encontrarse con una personalidad para la vida privada que difiere de la que se expone en la pública. Lejos de hipocresía o inmadurez social, esto es considerado como un valor positivo, un signo de madurez y honorabilidad en Japón. En público, los japoneses aprecian un comportamiento sutil, cortés, amigable y diplomático, mientras rechazan la actitud avasalladora, prepotente y demasiado audaz.
 

Negocios

 
Japón se ha destacado como un país en que las diferencias socioeconómicas no son abismantes. Esto se debe, entre otras cosas, a la efectiva meritocracia para ascender en una empresa, cuyo actual gerente general puede haber iniciado su carrera en los puestos más bajos de la firma.
 
El particular estilo japonés hace que un negocio no se resuelva en la primera cita de trabajo. Al contrario, se requiere que las contrapartes se conozcan y se genere la confianza mutua antes del cierre del contrato.
 
Hay que poner especial énfasis en la puntualidad, en que asista un equipo de negociadores y no sólo un ejecutivo, en honrar los compromisos adquiridos y no desesperarse ante el silencio.
.
Consumado el negocio, se da comienzo a la relación de largo plazo. El interés de los japoneses es hacer sociedades perdurables y que tengan como beneficio ulterior la lealtad mutua.
 

Etiqueta

 
Uno de las diferencias más inmediatas con Japón, se da en la mesa. En Japón es de muy buena educación hacer ruido al comer, sobre todo los hombres. No hay que sorprenderse si al beber sopa o comer noodles, y especialmente en la ceremonia del té, el silencio se rompe con un sorbeteo repentino y estridente.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet