Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Hace diez años, China no estaba dentro de los principales destinos para las exportaciones latinoamericanas, y los productos chinos tampoco eran los más requeridos por las importadoras locales. Sin embargo, el panorama actual es completamente distinto. Hoy todos apuntan al gigante asiático que -gracias a su sostenido crecimiento y sus políticas para sortear la crisis mundial- se ha transformado en el segundo socio comercial de América Latina, y definitivamente con ganas de ser más. El reciente informe de la Cepal, “Panorama de la inserción internacional de América Latina y el Caribe”, explica cómo China se ha convertido en el mercado preferente para las exportaciones e importaciones latinoamericanas.

El estado actual del intercambio

- Pese a la drástica contracción del comercio mundial de productos manufacturados, “gracias al dinamismo de la economía china, la demanda internacional de productos básicos mineros y energéticos se mantuvo elevada en el primer semestre de 2009. Por eso, para América del Sur, que se especializa en la exportación de productos básicos, la novedad es que la crisis está reforzando su tendencia a depender menos del ciclo estadounidense y más de los ciclos de China y Asia”. 

- En el período de Enero - Junio 2009, el volumen de las exportaciones de América Latina y el Caribe bajó en 15,3%; en tanto las importaciones de la región cayeron en un 25,3%. En el primer semestre de 2009 los envíos a China cayeron un 4,1%, mientras las exportaciones a la Unión Europea y a Estados Unidos descendieron 36,3% y 35,3%, respectivamente. 

- “Las cifras preliminares del primer semestre indican que son precisamente las importaciones chinas de algunos productos básicos las que estarían apuntalando las exportaciones de la región a este país, que —con una tasa de crecimiento del PIB del 8% proyectada para 2009— continúa demandando elevados volúmenes de materias primas. En cierta medida, el mercado interno de China ha salido al rescate de las exportaciones latinoamericanas. Este fenómeno ha beneficiado sobre todo a varios países de América del Sur en su calidad de exportadores netos de materias primas”.

Cómo enfrentar la poscrisis

“El contexto global poscrisis –explica el documento de la Cepal- estará marcado por la restauración del equilibrio fiscal en las economías industrializadas y por la necesidad de adoptar decisiones sobre la forma de abordar el cambio climático que elevarán los costos de las empresas y afectarán la competitividad de las naciones”.

Este escenario lleva a proponer un plan basado en la integración regional, ya que ofrece “la posibilidad de ampliar los mercados nacionales y las escalas de producción”, asimismo permite “el avance de las pequeñas y medianas empresas, dada su mayor presencia relativa en el comercio intrarregional, y estimula la diversificación productiva, al favorecer las exportaciones de mayor valor agregado y contenido manufacturero”.

Si bien se han presentando dificultades políticas para la integración regional, se sugiere que se debe construir espacios de convergencia, aceptando la diversidad: “Es preciso reconocer que en América del Sur existe una amplia gama de modalidades de inserción internacional. Ellas reflejan claramente las disonancias conceptuales sobre la forma de abordar los temas de comercio, integración, innovación y competitividad, en suma, respecto de cómo lidiar con el reto de la globalización”.


Cómo fortalecer el intercambio con China 

- Fortalecer los mecanismos de integración existentes en América Latina, creando un referente que facilite el diálogo con China y ASEAN. En la actualidad, cerca del 60% del comercio de equipos de transporte y maquinaria, y piezas y componentes, se realiza a nivel intrarregional. Así, con China como núcleo, la región de Asia Pacífico se ha convertido en una “fábrica mundial” de equipos de transporte y maquinarias.


- Se debe crear una política de prioridades regionales en las relaciones con China, con lo que se respondería a la política oficial que estableció el gobierno chino con respecto a América Latina.


- América Latina debería esforzarse activamente por atraer inversiones chinas y, al mismo tiempo, atreverse a invertir en China. 


- Las perspectivas de inversión china en la región se han visto fortalecidas tras el ingreso de este país al Banco Interamericano de Desarrollo. Por su parte, el Banco de Desarrollo de China explora también una posible aproximación estratégica hacia América Latina. Su accionar podría verse beneficiado mediante sesiones de trabajo con instituciones regionales que le transmitan las prioridades de inversión y el énfasis estratégico de los gobiernos latinoamericanos en materias comerciales. 


- Una tarea urgente sería generar iniciativas conjuntas con China para la promoción del turismo proveniente de este país, por ejemplo, aplicando medidas orientadas a facilitar el desplazamiento y la circulación de turistas dentro de la región. 


- El documento también destaca el reciente acuerdo de canje de monedas entre Argentina y China, que le permite al gobierno argentino pagar las importaciones chinas en yuanes. El objetivo de este esquema es garantizar la fluidez de las liquidaciones de las operaciones de comercio en caso de una eventual falta de liquidez internacional.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet