Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Carolina Díaz además de ingeniera comercial es licenciada en turismo y cultura de la Universidad de Valparaíso. Luego de estudiar mandarín en el gigante asiático y trabajar en su enseñanza en nuestro país, se ganó una beca para continuar sus estudios en la Beijing Language and Culture University. Su trabajo de grado sobre los materiales aplicados a la enseñanza del chino en la realidad chilena, entregará interesantes elementos de análisis para el desarrollo del aprendizaje. Más de su experiencia, en la siguiente entrevista.

Oportunidad de estudiar en China

”Desde pequeña Asia me ha llamado la atención porque se diferencia de la cultura que provengo. Quizás eso hace que sea tan fascinante y siempre soñé con vivir allí. Esta posibilidad se concretó el 2006 cuando terminaba mi carrera de Gestión en Turismo y Cultura y decidí hacer mi tesis sobre China como país emisor de turismo. Investigué sobre los turistas chinos que venían a nuestro país y las medidas que se estaban implementando en aquella época las que eran prácticamente nulas.

De hecho, en ese entonces muy pocos entendían que estudiara ese tema, pero perseveré y me permitió comprender el potencial que implicaba dicho mercado y la falta de profesionales capaces de comprender la cultura y el idioma chino. Luego de terminar mis estudios de turismo, comencé a estudiar ingeniería comercial y en el 2008 me gané la beca del gobierno chino. Fui a estudiar el idioma por dos años en la Beijing Foreign Studies University, experiencia que marcó un antes y un después en mi vida. Me enamoré de China.

Después de ello regresé a Chile y realicé mi tesis de ingeniería comercial sobre negocios con China, cuáles eran los principales obstáculos y desafíos que tenían los exportadores chilenos a la hora de hacer negocios con el gigante asiático, donde el idioma y el factor cultural siempre estaba presentes”.

Trabajo en Chile con el conocimiento adquirido en el gigante asiático

”Durante mi trabajo de tesis el Instituto Confucio de la Universidad Santo Tomás de Viña del Mar, me dio la oportunidad de hacer clases de chino, lo que fue una bonita experiencia y me permitió no solo seguir mejorando mi nivel del idioma, ya que la mejor forma de aprender es enseñar, sino que descubrí mi pasión por la enseñanza.

Una vez titulada de ingeniera comercial, fui a Santiago a trabajar en Asia Reps como coordinadora de proyectos, lo que me permitió una profundización de mis conocimientos sobre China y participar en proyectos relacionados con el intercambio entre ambos países. Al mismo tiempo seguí impartiendo clases de chino en el Instituto del Asia Pacífico (IDAP) en donde trataba de generar nuevas formas para enseñar el chino y así hacerlo más fácil para los estudiantes chilenos.

Desde mi primera experiencia en China, siempre supe que regresaría a hacer una maestría. En un comienzo pensé realizarlo sobre negocios internacionales, o hacer un MBA y en inglés, ya que encontraba imposible estudiar un máster en chino. Finalmente me di cuenta que más que los negocios, lo que me llenaba profesionalmente era la pedagogía y que además quería seguir perfeccionando el idioma chino, por lo que si estudiaba un máster en inglés no avanzaría mucho en ese sentido”.

Regreso a China

”Regresé el 2015 cuando decidí el ingreso a la Beijing Language and Culture University para estudiar un Máster en Enseñanza en Idioma Chino. Esto se concretó gracias a una beca del Instituto Confucio, lo que al principio me aterraba un poco, porque pensaba que no me enteraría de nada en clases. Ha sido duro, ya que estudiar profesionalmente en un idioma que no es el tuyo, especialmente un idioma como el chino, es súper desafiante y requiere mucha dedicación.

Me encuentro casi al final de este proceso y creo que ha sido una de las mejores decisiones de mi vida, ya que he logrado combinar dos cosas que me apasionan que es la enseñanza y el idioma chino. Lo bueno de que la maestría sea en chino es que precisamente tengo muchos compañeros chinos, por lo que ese intercambio diario ha hecho que mi nivel del idioma haya aumentado exponencialmente.

Obviamente todavía me queda bastante por aprender, porque pese a haber logrado pasar el HSK 6, que es la prueba de nivel de idioma chino más alta, y ya he vivido en total casi 5 años en este país, todavía siento que me queda un largo camino por recorrer. Siento que eso es lo fascinante de China y su cultura, que es un aprendizaje que no acaba”.

Ventaja de China por sobre otros países del Asia para estudiar postgrado

”Actualmente China es un referente mundial en múltiples ámbitos del conocimiento y hay mucho de lo que podemos aprender de este país, no sólo en el ámbito económico y de negocios, sino en lo social, cultural, tecnológico, científico y un largo etcétera. Aquí se desarrollan tecnologías que se usarán en el futuro en nuestros países, como toda la revolución que significa el comercio electrónico, que desde acá es súper normal, pero que es algo que todavía ni siquiera se dimensiona en Chile”.

Estudio sobre los materiales aplicados a la enseñanza del chino mandarín

”Mi tesis de maestría es una investigación sobre los materiales que se emplean en la enseñanza del chino en Chile. Esto surgió cuando impartía clases de chino y descubrí que en general los libros que se emplean para la enseñanza del idioma no se ajustan a las necesidades y objetivos de los estudiantes chilenos. La gran mayoría de los manuales de enseñanza son una traducción de otros textos en inglés, que fueron pensados para estudiantes angloparlantes, e incluso los pocos textos existentes para hispanohablantes están más pensados para hispanohablantes de España, pero hay muy poco material pensado precisamente para hispanohablantes de Latinoamérica y menos de Chile.

Considero que es importante generar, en el futuro, este tipo de materiales que se adapten no solo a las características intrínsecas del idioma español, sino que a los tiempos y las formas de aprender que tenemos en nuestro país y región. Además que cuando se aprende un idioma en un país lejano, como es el caso de Chile, los materiales de enseñanza constituyen la principal fuente de conocimiento del chino además del profesor. Un buen libro de texto puede aumentar el interés por estudiar el idioma y ayudar a motivar a los alumnos.

Sería importante editar libros locales tanto para Chile, o para Latinoamérica, que se centren en las fortalezas y debilidades de los estudiantes, así como sus intereses y necesidades. Pero también que los ayude a comprender qué es lo que los motiva a estudiar chino, qué quieren y cómo lo quieren aprender. Asimismo, sería importante que exista material que me permita hablar de la propia cultura del país en chino mandarín. Ya que al venir acá, se quiere dar a conocer el país y a veces no tenemos la forma cómo hacerlo o qué vocabulario emplear”.

Complejidad del chino mandarín para los chilenos

”El chino como cualquier idioma o materia que se quiera estudiar tiene sus dificultades, pero también tiene sus partes más simples, por ejemplo, gramaticalmente el chino no conjuga verbos, no emplea artículos, y de hecho muchas veces estudiando chino me he dado cuenta de lo complicado que es el español. La mayor dificultad del idioma radica en que es totalmente diferente al español, tanto en escritura, pronunciación, vocabulario, etc.

Esta diferencia hace que se requiera un esfuerzo adicional para estudiarlo. En ese sentido, con el chino no hay atajos, es un camino largo, pero es también un camino muy interesante. Por ello, aunque quizás para mí por las características propias de mi idioma materno, me es más fácil estudiar inglés, disfruto mucho más estudiando chino.

En este sentido creo que la complejidad es relativa. Doy fe que uno es capaz de aprender lo que sea si se tiene la motivación y las ganas de aprender. Por ello, creo que es importante derribar la barrera sicológica que existe en la idea de que el chino es un idioma imposible, que hace que muchos no se atrevan ni siquiera a intentarlo. Y se entiende, ya que desde pequeños se nos dijo que el chino era el idioma más difícil del mundo. Pero no creo que se necesite ninguna capacidad especial para aprenderlo. En mi caso, sin tener una capacidad sobresaliente para los idiomas he logrado llegar a un buen nivel y la clave, como todo en la vida, es mucha dedicación”.

Importancia del chino mandarín para el trabajo y hacer negocios

”Desde mi punto de vista es importante aprender chino porque revela el grado de compromiso que tienes con el país. Aprender un idioma también permite adentrarte a la forma de pensar el mundo y a la forma de expresarse de su gente. Los chinos valoran mucho que uno haga el esfuerzo por aprender su lengua, ya que saben que no es fácil, por lo que al hacer negocios empleando el chino, aunque no sea perfecto, te puede abrir muchas puertas y lograr una comunicación más fluida.

Además, aunque ahora los jóvenes chinos hablan bastante bien inglés, todavía hay mucha gente que no domina este idioma, especialmente entre las personas de más edad y que muchas veces son las que toman las decisiones en las empresas. Creo que es lo mismo que pasa con nosotros al comunicarnos con un extranjero para hacer negocios o para cualquier otro ámbito, si habla algo de español se genera automáticamente un ambiente de más empatía.

Aunque no nos damos cuenta, porque es nuestro idioma materno, el español es también bastante difícil y ellos se dan el trabajo de aprenderlo. Por eso creo que es importante que en pos de mejorar el entendimiento y la integración se de un esfuerzo de ambas partes. Por último, creo que en Chile muchas veces se limita el aprendizaje de una lengua al tema de los negocios, sin embargo aprender un nuevo idioma, especialmente uno tan distinto como es el chino, también es una herramienta que permite mejorar habilidades personales y desarrollar otra comprensión del mundo que se puede aplicar a distintos ámbitos del saber”.

Recomendación para que más chilenos estudien en China

”Por supuesto que lo recomendaría porque siempre estudiar y vivir en otro país es una experiencia enriquecedora. En el caso de China o Asia te ayuda a repensar el mundo desde una óptica totalmente nueva.

Actualmente China ofrece muchas oportunidades para estudiar y trabajar, de hecho ahora se encuentran abiertas las convocatorias para las becas del Gobierno chino y las becas del Instituto Confucio, por lo que invito a todos los que tengan interés que postulen y se atrevan. China es un país fascinante, enorme y culturalmente muy diverso, lleno de contrastes, en donde se mezcla un pasado milenario y una modernidad deslumbrante. Ver eso con tus propios ojos es una tremenda experiencia de vida”.

Para más información sobre la beca ofrecida por el gobierno chino a estudiantes chilenos revise el siguiente enlace.

De igual manera, la información sobre las becas ofrecidas por el Instituto Confucio se puede encontrar en este enlace..












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet