Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

¿Por qué no te vas de Japón por la radiación? es la pregunta que muchos amigos y periodistas extranjeros le hacen a este joven, mitad japonés, mitad chileno. "Muchos extranjeros que viven en Japón, y que no hablan japonés, se guían con la informacion errónea o fuera de proporciones que dan medios foráneos", explica y se anima a contar sus razones desde Yokohama, a 250 kilómetros de las plantas nucleares de Fukushima. 

¿Cómo pasé el terremoto del pasado 11 de marzo?


Estaba en nuestra oficina de Nikkei Youth Network, en un sexto piso en Shibuya, Tokio. Creo que fue como a las 3:05 que comenzó con un golpe fuerte y luego el edificio tembló de lado a lado. Con Mao, parte del staff de NYN, bajamos al primer piso y luego a la calle a ver qué era lo que estaba pasando. Al lado de nuestro edificio tenemos la Universidad de Aoyama Gakuin que tiene una zona de refugio, por lo que fuimos ahí y vimos como se movían los edificios. Las ventanas de los edificios hacían un sonido muy fuerte y parecía que se iban a romper. Pero luego paró, y decidimos subir a la oficina, después de quince minutos.

Cerca de las 23 horas, volvió a funcionar el tren que uso para llegar a mi casa, pero a la mitad de la velocidad normal. Demoré tres horas en llegar a darle un abrazo fuerte a mi esposa y mi hijo que dormía en sus brazos.

Los primeros días fue difícil encontrar pan, agua mineral, velas, baterías, leche y pañales. Pero desde el 17 de marzo el comercio estaba abastecido. La zona norte del país ha tenido más problemas de abastacimiento.

¿Por qué no hay saqueos?


Han habido algunos casos de saqueos en el norte de Japón, pero ha sido de muy pocas personas y fue porque no tenían nada para comer.

En todos los colegios y en la mayoría de las grandes empresas, se debe practicar evacuaciones anuales, y me ha tocado participar en muchas de ellas. Además cada vez que se hace se mide el tiempo para ver si hemos mejorado comparando la vez anterior. Esta es la práctica que tenemos los japoneses y que nos ayuda a estar preparados por si viene un temblor grande.

Este es un país de más de 120 millones de habitantes en una isla pequeña. Si no se tuviera esta clase de conducta, creo que el día a día sería complicado. Mucha veces los japoneses son criticados por no dar opiniones o ser callados. Creo que tiene mucho que ver con la palabra “Wa” que significa algo así como armonía, y que es muy importante. Muchos han escuchado la regla de oro: “trata a tus congéneres igual que quisieras ser tratado”, pero en Japón se usa así: “trata a tus congéneres como ellos quisieran ser tratados”.

¿Por qué no me voy por la radiación de Japón?


Lo más importante cuando se habla sobre una planta nuclear y el peligro de la radiacion, es saber bien la infromación sobre ella. Estoy hablando de los sieverts, que es la medición de la radiación. Algunos usan la medida milisievert (mSv) y otros usan los microsievert (uSv). Un milisievert es equivalente a mil microsievert.

El 17 de marzo, el nivel de radiación en Tokio era de 0,04 mSv, mientras que en Roma era de 0,25 mSv. Es decir, tutto bene in Giappone.

¿Por qué usamos máscaras?


En Japón siempre se usan estas máscaras para tres cosas:

1. Hay mucha gente que lo usa para no inhalar polen. Hay mucha gente que es alérgica.
2. Por respeto a los demás. Si una persona está resfriada, usa máscara para no resfriar a los demás. Este es el espíritu japonés: preocuparse de los demás, aunque estés enfermo.
3. Hay otro problema que es la influenza aviar, y la gente se pone la máscara por si acaso.

Si hubiera mucha radiación, esta máscara no te protege de ella. Lo que el gobierno le está pidiendo a la gente que está bien cerca de las plantas nucleares es que usen una toalla chica mojada y que se tapen la boca con ella.

Mirando el futuro


Dos días después del terremoto, salimos con mi señora a un parque cerca de nuestra casa a “cambiar de ambiente” y tratar de olvidarnos un poco de lo que está pasando. Mientras caminábamos para llegar al parque, mi hijo de diez meses le sonreía o le trataba de hablar (en su lenguaje de bebé) a la gente que pasaba. Toda la gente que tenía una cara seria o triste, cambiaba a una de sonrisa.

Lo mismo me hace mi hijo cuando veo demasiado las noticias. Me sonríe y me hace reír. Me ha enseñado que hay que sonreír y pensar positivo. Que ya lo peor ha pasado y que tengo que dar todas mis energías para ayudar con lo que pueda a este país que es mitad mío también, y que me ha dado seguridad y tranquilidad aunque estemos en medio de una crisis.

 

 












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet