Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

El diputado Juan Carlos Alvarado analizó los elementos centrales del manejo de agua en Singapur, que se caracteriza por tener un problema permanente de escasez, pero que a través de una gestión eficiente del recurso, pueden generar reservas con la mezcla de cuatro tipos de agua: lluvias, agua importada, reutilizada y desalinizada. Una evaluación de esta política en cuanto a su idoneidad en nuestro país, a continuación.

Evaluación del sistema de gestión del agua en Singapur

El siglo XXI nos trae una gran cantidad de adelantos tecnológicos que tenemos que aprovechar. Tecnología que está desarrollada, que se puede tomar y adecuar a nuestra realidad desde diversas áreas como la ingeniería, la computación, entre otras. Una de ellas es el modelo de manejo del agua, tanto domiciliaria, agricultura como industrial.

Muchas veces veo, que con buenas intenciones, se plantean soluciones innovadoras como las plantas desalinizadoras, sin embargo pienso que antes de esto hay otras posibilidades en el ahorro y el cuidado del recurso hídrico. Uno de los casos en el mundo que he podido estudiar es Singapur, un país que pese a importar agua de Malasia, se ha planteado ideas claras para el manejo de este recurso que los podría llevar no solo a dejar de importar, sino a ser exportadores de agua.

Esto lo comparo con mi región, somos una zona más agrícola que minera, pese a que tenemos Pelambres y un nuevo proyecto llamado el Espino que asciende los 500 millones de dólares, que utilizan agua dulce por el código de agua que nos regula. Entonces tenemos un modelo de trabajo que podría cambiar utilizando la tecnología actual, usar el agua de mar, incluso sin la necesidad de devolverla, que es una crítica que planteo.

En cuanto a la agricultura, en mi región tenemos una de las fuentes hidrográficas más grandes del país, si no la más grande. Sin embargo los cuidados y el ahorro que se hacen de ella son deficientes. Solo se utiliza un 50 por ciento, que equivale a un embalse y el resto se pierde. Podríamos perfectamente invertir y tecnificar nuestro recurso.

El otro modelo que tiene Singapur y que podríamos imitar es el aprovechamiento del recurso en la captura del agua lluvia. Cuando llueve todos estamos felices, pero perdemos mucha agua que no somos capaces de guardar en embalses. Recién estamos realizando un trabajo de embalses pequeños o llamados de cabecera de cordillera por nuestra formación geográfica, que es bastante vertical. No grandes embalses como los de Singapur, pero sí estructuras pequeñas con las que podemos comenzar a trabajar. De la misma manera el agua que se pierde al llegar al mar y no es recogida.

Este modelo ya ha sido desarrollado por Singapur y tiene menor impacto ecológico que las plantas desalinizadoras. Hace unos años apoyamos un proyecto de acuerdo sobre un modelo de educación para el cuidado del agua en Chile, pero primero tenemos que superar esta etapa en la que el agua se pierde. Por ejemplo en la conurbación de La Serena y Coquimbo se botan al mar millones de litros cúbicos que no estamos utilizando, entonces apunto primero a un modelo del manejo del agua, mejorar la tecnificación de la agricultura y recuperar todas las aguas grises que estamos desechando.

Institucionalidad pública y especializada en el manejo del agua

Esto lo he planteado antes y la Presidenta también lo ha dicho. El manejo del agua tiene que ser una política de Estado a largo plazo. Si seguimos con los niveles de desaprovechamiento del agua, a nivel latinoamericano al año 2040 vamos a ser el peor país en materia hídrica. Entonces hay que crear esa institucionalidad. Esto es resorte del Ejecutivo, es decir, crear un ministerio o potenciar el que existe en medioambiente en vez de la situación actual en la que existen varias oficinas que muchas veces no está claro donde recurrir, o a la DGA, DOH, Ministerio de Economía, Ministerio de Obras Públicas, etc. Entonces tener algo centralizado y la existencia de políticas claras a largo plazo que no sobrepasen otra generación.

Creación de una cultura para el uso eficiente mediante campañas y en educación

Esto se ha pedido y es increíble la cantidad de ahorro que podríamos lograr con medidas tan simples como que desde la niñez se puedan cuidar los recursos hídricos. Todavía vemos a gente que usa agua potable para lavar los autos botando el agua, regando grandes extensiones de jardines y que no se recicle el agua. Son políticas públicas que tenemos que seguir trabajando y que parten de la educación.

Es difícil por la estructura geográfica de nuestro país utilizar medios como la desalinización porque hay que impulsar el agua a sectores altos. Ahorraríamos mucho más si trabajáramos más desde programas educativos, algo similar sucede con la energía. Entonces prefiero este tipo de experiencias en Singapur que adoptar un modelo de país rico, porque no tenemos los recursos suficientes.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet