Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

El diputado Luis Rocafull valoró la forma como el Esquema de Movilidad Total de Nueva Zelandia incluye a personas con discapacidad en el sistema de transportes. La posibilidad de contar con una tarjeta que reduzca el costo en la movilización, un mapa que muestre a las personas los lugares con accesibilidad total y más espacios en buses y trenes para personas con movilidad reducida, son algunas de las características de este modelo.

Esquema de movilidad total para la inclusión

Las personas con movilidad reducida tienen en el sistema de transporte de Nueva Zelandia un aliado. Además de una amplia cultura de inclusión a personas con discapacidad, el gobierno implementó un esquema de mobilidad total que consiste en una serie de medidas para fortalecer la inclusión, principalmente en medios de transporte e infraestructura. Una de estas medidas es que quienes tengan necesidades especiales de desplazamiento, cuenten con los espacios y la infraestructura adecuada para hacer uso de los servicios de transporte. Otra medida es la Tarjeta de Movilidad Total, que además de brindar un acceso preferente a espacios especialmente habilitados para sillas de ruedas, ofrece un descuento del 50 por ciento en todos los medios de transporte público.

Esta realidad fue valorada por el diputado Luis Rocafull, para quien un modelo similar se lograría en nuestro país en la medida que exista una cultura de la inclusión. “Obviamente que nosotros si queremos ser un país justo y verdaderamente inclusivo, requerimos de muchas más medidas, tanto leyes pero también de cambios culturales que nos permitan tomar conciencia. Todos somos distintos y lamentablemente nuestra infraestructura urbana se construye en función de este principio que beneficia a un grupo de personas, pero que a otras las excluimos. Por eso es que se hace necesario avanzar y hacernos cargo nosotros mismos de esta realidad”, afirmó.

De igual manera, el parlamentario valoró el hecho de que la inclusión no solo se vea reflejada en la existencia de leyes, como por ejemplo en cuotas de inclusión laboral, sino en la posibilidad de que en la realidad chilena la infraestructura pública cuente con accesos y condiciones aptas para el desplazamiento de personas con dificultades. “Si vemos las autopistas concesionadas, pueden ser inmensas pero tienen un paso nivel aéreo. Yo me pregunto cómo una persona en silla de ruedas va a subir toda esa pendiente. Esto pasa porque se construye sobre la base de que la comodidad es para los vehículos, en vez de pensar en las personas y construir un paso que vaya por debajo. Entonces en vez de nivelar para incluir a personas con discapacidad, incluso adultos mayores, y que sean los vehículos los que se adapten a las circunstancias, se prefiere ahorrar en cemento y construir obstáculos a la creación de felicidad en las personas”, agregó.

Mapa de accesibilidad en grandes y pequeñas ciudades

Una de las características del esquema de movilidad total de Nueva Zelandia es que existe un mapa de accesibilidad nacional donde se señalan las facilidades para personas con movilidad reducida. Las medidas de inclusión se aplican en todo el país, no solo en las grandes áreas metropolitanas donde abundan los servicios de transporte, también en ciudades más pequeñas. Esto fue valorado por el parlamentario, pues existen distintas realidades que requieren de atención. “Esta es una realidad que debemos asumir no solo en el transporte, sino también en la amplitud de los espacios, por ejemplo en las veredas y en todos los desplazamientos en las ciudades. Hay lugares donde esto se podría dar más fácil, como en el caso de Santiago o Valparaíso, pero en ciudades más pequeñas las aceras pueden llegar a 1,20 y muchas veces tienen postes en la mitad. Este es un desafío muy importante porque las veredas deberían estar habilitadas incluso para los ciegos donde hayan cerámicas o texturas que permita a las personas con discapacidad visual saber donde están, es decir si se está cerca de una esquina, o en una calle determinada. Pienso que la infraestructura debería ser así”, señaló.

Transportes especiales para personas con discapacidad

Por último, otra de las medidas aplicadas en el sistema de transporte público en Nueva Zelandia es que cuenta con amplios espacios para personas que deban desplazarse en silla de ruedas o que necesiten de lazarillos. “Estoy completamente de acuerdo y apoyo este tipo de iniciativas. Pero no solamente en esto, sino también en otros espacios como las viviendas que ofrece el Estado. Hace poco vi unas casas que entregaron a un grupo de personas con discapacidad que tenían tina de baño, esto es imposible que una persona en silla de ruedas pueda usarla. Lo mismo sucede con las puertas que deben tener el radio necesario para un desplazamiento correcto, por eso es que estoy de acuerdo con la idea de considerar todas estas condiciones para todas las capacidades de las personas”, agregó.

Nueva ley para igualdad de oportunidades a personas con discapacidad

La posibilidad de integrar plenamente a personas con discapacidad en espacios públicos, ya sea en el transporte o la infraestructura, es una situación que poco a poco está cambiando en nuestro país. Aunque la Ley 20.422 sobre inclusión social de personas con discapacidad contempla que los medios de transporte público deben contar con señalización y asientos, así como acceso a plazas, áreas verdes y vías de desplazamiento, no existen las condiciones de inclusión que ofrece el país oceánico.

Sin embargo, el 18 de abril de 2018 se aprobó en la Cámara de Diputados el proyecto que modifica dicha ley y que establece normas para la igualdad de oportunidades e inclusión de personas con discapacidad, principalmente en niños. Esta ley obliga a instalar juegos infantiles no mecánicos para niños con discapacidad, tanto en lugares particulares como públicos. Uno de los autores de este proyecto es el propio diputado Luis Rocafull, quien describió el sentido de la ley como una medida necesaria.

“Esto pasa luego de haber acumulado ciertas vivencias. Una de ellas es haber visto como los niños juegan en los parques mientras uno en silla de ruedas se queda contemplando. Su diversión es mirar como los otros niños juegan porque sabe que no tiene ninguna posibilidad de interactuar. Esta realidad es brutal. Nuestra propuesta es que toda institución, pública o privada que construya juegos no mecánicos tengan la obligación de poner juegos inclusivos, es decir, que se considere a todos los niños y niñas independientemente de sus capacidades” comentó.

Asimismo, el legislador aclaró que esta modificación tiene la intención de incorporar a todos los tipos de personas. “Esto no significa que se hagan juegos a parte para niños con sillas de ruedas, sino que los niños con distintas capacidades puedan jugar con sus amigos y hermanos en un mismo lugar, esa es la idea. Esto podría ser criticado por algunos mercantilistas por implicar un gasto mayor, pero en realidad es una manera de hacernos cargo de nuestra realidad y de una verdad de quienes somos. No se trata solamente de actuar en época de Teletón, se trata de actuar todos los días y velar por todos y todas. Esta es la idea medular de nuestra moción parlamentaria, que de una vez por todas en nuestro país cuando se construyan juegos infantiles se piense en todos independientemente de su capacidad”, sentenció.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet