Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

El diputado Daniel Melo comentó la forma como Australia protege sus glaciares a través de su declaración como monumento geológico, condición que le permite recibir un estatus legal de parque nacional y beneficiarse de sus normas de conservación, además de estar amparados por leyes medioambientales que refuerzan su seguridad. Más detalles de esta iniciativa y la opinión del parlamentario en la siguiente nota.

Protección de las leyes y de un reconocimiento simbólico

En Australia la protección de los glaciares no se realiza a través de una ley, sino a través de dos, que sumadas a la declaración simbólica de “monumento geológico” ayudan a la conservación de lugares que tengan un gran valor patrimonial. De esta manera, la Sociedad Geológica de Australia interviene en la administración de los glaciares, velando por su defensa moral ante las autoridades y supervisando el cumplimiento de la protección jurídica frente a los daños intencionales como los producidos por falta de conocimiento.

La Sociedad Geológica de Australia está compuesta de geólogos, geoquímicos, paleontólogos, ingenieros y todas las profesiones asociadas a las ciencias de la tierra. Adicionalmente la conforman miembros de las industrias, departamentos de gobierno, instituciones de educación y grupos de la sociedad civil. Esta sociedad tiene ramas en todas las regiones del país donde se reconocen monumentos geológicos.

Para el diputado Daniel Melo la declaración de los glaciares como monumentos geológicos es una buena iniciativa, sin embargo es necesario que detrás del cuidado de estos haya instituciones gubernamentales que tengan un rol fiscalizador. “Es el Estado quien debe velar por el cuidado de los glaciares y que aplique sanciones sobre aquellos que los afecten, por eso es valorable que se declaren como monumentos, pero que ese valor simbólico se traduzca en acciones de resguardo y preservación fundamentados sobre la base de criterios”, señaló.

En efecto, esta tutela por parte de la Sociedad Geológica de Australia tiene ciertos límites demarcados por las leyes de Parques Nacionales y Vida Silvestre y la Ley de Protección del Medioambiente y Conservación de la Biodiversidad. Ambas leyes se preocupan de la preservación de los ecosistemas y patrimonios naturales respectivamente.

Sin embargo, el requisito principal para que los glaciares sean considerados como monumentos geológicos protegidos por el Estado es que sean inscritos en el Registro del Patrimonio Nacional, que le da un estatus legal especial de Parque Nacional que los protege de las acciones de gobiernos locales o de actores privados.

Esta exigencia en cuanto a que los glaciares sean registrados y tengan un estatus legal fue valorada por el diputado Daniel Melo, quien aseguró que es un reconocimiento básico que debe hacerse para establecer cualquier mecanismo de protección. “Es importante hacer una definición en su función hídrica y ecosistémica, esto en un ciclo de cambio climático y sequía es muy importante”.

En caso que los glaciares sufran de daños que causen efectos adversos en su ecosistema, la Sociedad Geológica tiene las facultades para exigir a los cuerpos de seguridad del Estado para que intervengan a favor de su protección y prevención, pues los actos que vayan en perjuicio de los monumentos geológicos son considerados como delito. De igual manera, al ser los glaciares centros de atracción turística, se dispone de cuerpos policiales que se encargan de resguardar el ingreso o salida de materiales que puedan desequilibrar el ecosistema.

Sin embargo, pese a que las leyes de protección de los glaciares son estrictas en cuanto a quienes pueden intervenir en sus áreas y de qué manera, la declaración de patrimonios geológicos necesita del trabajo conjunto con los gobierno locales, quienes pueden llevar a cabo proyectos de ordenación territorial y planes de desarrollo que incluyan recomendaciones para el manejo y conservación de los lugares tradicionales, tales como la fabricación de paneles de información, carteles y señalética para los turistas, además de infraestructura pública y conectividad.

“Toda actividad que genere mayor protección es importante, pero más aún que contribuya a una institucionalidad que permita dar cuenta sobre el estado de vulnerabilidad en la que se encuentran los glaciares del planeta, aportando información que hoy en día es escasa. Por otra parte si pensamos en el turismo esto debe verse en la apuesta del modelo de desarrollo que queramos a futuro, porque en nuestro país más de un tercio de la actividad económica se aborda desde la minería que, por cierto buscamos que eleven sus estándares medioambientales y no destruyan su condición hídrica. Necesitamos actividades que ayuden a preservar los glaciares, difundir de forma clara sus reglas y que cumplan con la ley”.

Marco regulatorio sobre glaciares en nuestro país

Chile cuenta con el 24% de toda el área glaciar del planeta y 85% de toda la superficie glaciar de América del Sur, por tal motivo la llamada “Bancada Glaciar” -encabezada por el diputado Daniel Melo- presentó en mayo de 2014 un Proyecto de Ley que busca crear un marco jurídico que entregue protección a los glaciares chilenos.

“Hoy no contamos con un marco regulatorio, los glaciares son tierra de nadie, es por eso que valoramos que después de todo el debate de la Comisión, el Ejecutivo se haya allanado a ingresar una indicación sustitutiva durante marzo de este año, rescatando lo central de la moción parlamentaria y que plantea crear un marco jurídico de protección, declarar a los glaciares como bienes nacionales de uso público y cerrar la posibilidad que sobre estos se ejerzan derechos de agua, y por último crear un prohibición absoluta de destrucción para actividades económica, creando una figura estratégica glaciar que protege y exige un permiso exclusivo para glaciares”.

En cuanto al fortalecimiento de instituciones el congresista se mostró satisfecho, pues el proyecto de ley potenciaría el protagonismo de la Dirección General de Aguas en su unidad de glaciología, en cuanto a fiscalización y sanciones.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet