Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

La diputada Marcela Hernando se refirió a la labor que realiza el Consejo Central de Manejo de Desastres de Japón y su relación directa con las autoridades municipales de dicho país. Adicionalmente, la congresista consideró riesgosa la iniciativa nipona de construir una barrera para contener tsunamis. A continuación sus comentarios y análisis de la situación en el norte de nuestro país producto de las recientes inundaciones.

Sistema sustentado en un plan básico

Al igual que nuestro país, Japón es un territorio con abundantes desastres naturales, tanto por los terremotos, como por las lluvias e inundaciones, es por esto que ha desarrollado instituciones especialmente enfocadas al manejo de las catástrofes, una de ellas es el Consejo Central de Manejo de Desastres, organismo interministerial que responde directamente al Primer Ministro, aunque la mayoría de su planta técnica y profesional formada para responder a emergencias se encuentra en los Consejos Municipales para el Manejo de Desastres, organismos comunales encargados de ejecutar los planes emitidos por el consejo central e implementar sus medidas.

De esta manera el rol que cumplen las autoridades locales es fundamental, pues además de recibir órdenes del Ejecutivo, deben coordinar los recursos, las unidades de emergencia y los recursos destinados a solucionar los problemas suscitados en momentos de catástrofes. Según la diputada Marcela Hernando, el papel que cumplen las instancias comunales es esencial, ya que son ellas las que disponen de mayor cantidad de recursos.

Sin embargo para el caso de nuestro país, la parlamentaria ve que esta realidad presente en Japón es un buen ejemplo pero difícil de replicar. “Los japoneses se caracterizan por su disciplina y respeto a las instituciones. Aquí en Chile los comités comunales de emergencia en nuestras municipalidades son poco operativos, son muy pocas las personas las que se interesan en el tema y los alcaldes –que administrativamente deben presidirlos- no tienen preparación y no tienen capacitación en planificación, y eso hace que sea difícil que se organicen y cuando lo logran, ese plan está en un cajón y no lo conoce nadie, entonces la primera respuesta es instintiva y depende mucho de cuál es el despliegue territorial y la manera de trabajar en equipo que tenga ese alcalde”, señaló.

El trabajo preventivo y operativo de las municipalidades en caso de emergencia se logra gracias a un “Plan Básico de Manejo de Desastres”, preparado por el Consejo Central de Manejo de Desastres y cuyo objetivo es aclarar los roles de todas las autoridades, tanto locales, como nacionales, con el fin de implementar las medidas necesarias para contener los riesgos y proteger a la ciudadanía.

Si bien los municipios japoneses son importantes en el manejo de desastres, no se puede dejar de lado el rol del Consejo Central de Manejo de Desastres, que es el organismo con el poder constitucional para coordinar a todas las autoridades del país y velar por el cumplimiento de las leyes que brinden seguridad a los ciudadanos. Para la diputada Marcela Hernando, esta es una atribución que hace falta en los organismos de emergencia de nuestro país. “El problema que sucede aquí es de institucionalidad y gobernabilidad, y eso es algo que no veo que pase en Japón, porque aquí la Onemi debe tener recursos para hacer diagnósticos y planificación”, expresó.

En cuanto a la existencia de un plan que permita el trabajo conjunto entre autoridades y la coordinación de actores, la congresista agregó que es importante que los planes sean simples y entendibles para todos, pues no todas las personas que participan en emergencia están capacitadas para entender procedimientos complejos. “Las metodologías son fundamentales, no obstante para el caso de la Onemi solo sirven en el papel, porque en la práctica son engorrosas, entonces cuando te encuentras con una catástrofe y tienes a la mitad de la ciudad en el suelo, no puedes estar realizando encuestas y llenando formularios, hay que tener una estructura de trabajo territorial que permita abordar la emergencia y de ahí elevar la información. En esto la Onemi no tienen estructura”.

El rol del servicio meteorológico japonés

Una de las características distintivas del modelo de prevención de desastres en Japón es que tienen protocolo de seguridad complementario a la Oficina Nacional de Emergencias y el actor inicial que alerta sobre las posibilidades de una catástrofe es la Oficina Nacional de Meteorología, quien se comunica directamente con el Ministerio de Infraestructura, quien se coordina con el consejo central y simultáneamente con los comités comunales para crear contenciones y planes de emergencia, así como patrullajes permanentes.

“Hay que destacar que la cultura organizacional de los japoneses es completamente distinta a la nuestra, entonces en este modelo no necesariamente está la solución, pero si es importante destacar el poder que se le da a la autoridad de emergencia. Hay una discusión a nivel mundial sobre quién debe asumir el poder en casos de catástrofe, si es a caso un civil o un jefe del ejército a quien se le otorga el mando. Creo que si hubiese podría ser perfectamente un civil con competencia en el tema, elegido por Alta Dirección Pública, que no tenga que ver con temas políticos, independiente de otros organismos quien asume el mando y coordine a las otras instituciones”, recalcó.

Para explicar lo anterior, la parlamentaria agregó que en momentos de catástrofe las autoridades se ven en la necesidad de responder comunicacionalmente, dificultad que no se contempla en los protocolos de emergencia. “La autoridad principal de nuestro país, es decir, la Presidencia se desplaza y comienza a complicar a las autoridades regionales porque hay que disponer de vehículos, tener personas para recibirlos, disponer de alojamiento, de hacer un plan de visitas a los medios de comunicación, etc., entonces se deja de tomar decisiones por el plan comunicacional”. Por eso es importante una autoridad lo suficientemente empoderada que asuma el mando sobre todas las otras instituciones, mientras otros discutan”, sostuvo.

Barreras para la contención de tsunamis y desbordes

El primer ministro japonés, Shinzo Abe presentó el 25 de marzo de 2015 un plan para construir una barrera de cemento de 400 kms de largo con 12 metros de alto en algunos lugares, con el fin de contener la fuerza de los Tsunamis y mitigar el daño que producen en las ciudades.

Consultada sobre la pertinencia de una solución similar para contener el aumento del caudal de los ríos en nuestro país, la diputada Marcela Hernando se manifestó en contra, pues a su juicio podría traer consecuencias peores a las que se quiere evitar.

“No soy ingeniera pero me atrevo a decir que podría ser un riesgo, porque la fuerza del agua es incontenible y, por lo tanto, esas estructuras podrían ir a lugares donde harían más daño. A mi me parece que es más necesario respetar las señales de la naturaleza y los cauces que están dibujados en la geografía. Para el caso de los grandes declives donde ya hay ciudades, las piscinas aluvionales respondieron bastante bien en Antofagasta durante las recientes inundaciones y demostraron que son eficientes”, afirmó.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet