Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Una de las mayores preocupaciones de estos Juegos Olímpicos y, por lo tanto, uno de los principales compromisos de China, era disminuir drásticamente la polución, que hace ver al Nido más lejos de lo que está. Los esfuerzos ya fueron hechos, lo que queda es evidencia en la salud de los atletas. ¿Cuáles podrían ser las consecuencias?

Walter Folch, quien está a cargo del programa de contaminación ambiental del Ministerio de Salud de Chile, aclara que es preciso definir cuáles son los contaminantes atmosféricos de Beijing para poder conocer los posibles efectos en los deportistas. Pero intuye que son los típicos de una metrópolis: material particulado y en el caso de los gases, monóxido de carbono y ozono. Cada uno tiene un efecto más agudo o más a largo plazo dependiendo de sus características.

“El material particulado tiene dos acciones principales, una sobre el sistema respiratorio y otra sobre el sistema cardiovascular. Son de larga exposición, lo más probable es que a los deportistas que están en Beijing no les pase nada. Lo que es discutible es si a la larga también sea así, porque por ejemplo, con material particulado no existe un valor umbral, es decir que no hay un valor sobre el cual se puede empezar a percibir el efecto” cuenta Folch.

“En el caso de los gases como el ozono y el monóxido de carbono, hay valores umbrales que son bastante notorios en el cuerpo. Sobre ciertas concentraciones ambientales existen efectos descritos en salud”, continúa.

Explica que “el monóxido de carbono tiene que ver con la obstrucción de la hemoglobina que es la que transporta el oxígeno a través del cuerpo y por lo tanto ahí es dónde va a haber un mayor efecto en los deportistas; ellos oxigenan más que el resto de las personas”. Esto se traduce en enfermedades del sistema respiratorio y circulatorio.

Lo que sí podría aquejar directamente las competencias olímpicas sería un alto índice de ozono, que es posible que esté presente por la época. Ese contaminante altera las vías aéreas y es instantáneo. “Irrita las vías respiratorias y produce un problema mecánico: mientras más te cuesta respirar más ventilas y más te irritas”, dice Folch. Como los deportistas se oxigenan más que el resto de las personas, son más vulnerables a los efectos del ozono en las vías aéreas, pero esto no tiene consecuencias a largo plazo.

Si bien una exposición por breve tiempo a altos índices de contaminación atmosférica podría no ser catastrófica para los deportistas que andan de paso en Beijing, cabe destacar que la situación a largo plazo es grave, en Beijing, en Santiago, en Temuco y Padre las Casas y en decenas de ciudades a lo ancho de China.

Concretamente, según un análisis que el Ministerio de Salud encargó a la Universidad Católica, entre las principales causas de muerte en Chile está la contaminación urbana; una de cada trece muere por causar relacionadas a ello. Es uno de los principales factores de riesgo de muerte en Chile. Al otro lado del planeta, cruzando el pacífico, “los niveles de contaminación en Beijing usualmente duplican o triplican los niveles que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera seguros”, comunica agencia Efe.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet