Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Mientras en Chile se discute ampliamente respecto a la tenencia responsable, Australia regula por ley cada una de las materias relacionadas con el tema, estipulando normas específicas en torno al hábitat, permisos, inscripción, fiscalización, obligaciones y sanciones, castigando además hasta con 5 años de prisión y millonarias multas a quienes cometan algún delito contra un animal doméstico. Conozca estas medidas a continuación.

Creando dueños responsables

A la hora de tomar ejemplos de legislaciones que destaquen en torno a la tenencia responsable, Australia destaca por sobre el resto por haber implementado medidas estrictas. Por eso no debe sorprender que actualmente en todo el territorio australiano sea obligatorio registrar a los perros domésticos -incluso en algunos estados como Queensland y Victoria el registro se extiende a los gatos- y se encuentre absolutamente prohibido poseer un animal de este tipo sin registro.

Dicha inscripción asigna un número de identificación para el animal con los datos de su correspondiente responsable y solo se encuentran temporalmente excusados de cumplir la norma quienes residan en su estado o hubiesen adoptado o comprado al animal hace menos de 28 días, o cuando la mascota en cuestión tenga menos de 56 días de vida. Quien infrinja esta disposición recibirá una multa máxima de hasta $500.000 pesos chilenos.

¿Qué ocurre si alguien desea mantener a cuatro o más perros en su hogar? Debe solicitar una autorización especial (multiple dog licence), estando a priori prohibido. Quien sea sorprendido con una cantidad de perros superior a tres, sin el permiso correspondiente, se expone a multas de hasta $4.250.000 pesos chilenos y/o 6 meses de prisión, no aplicándose cuando los animales tengan menos de 84 días de edad o cuando estos se encuentren viviendo en un terreno que tenga licencia de centro de cuidado animal.

Dicha autorización especial solo se entrega a quienes cumplan una serie de requisitos, entre los que se encuentran una serie de disposiciones sanitarias y que las instalaciones tengan un espacio adecuado para acoger a los perros y no limiten su libertad de movimiento, entre otras. Además, quien entregue dicho permiso debe considerar el número y la raza de los perros a los que se refiere la solicitud, el potencial impacto para los vecinos y cualquier condena recibida anteriormente por el solicitante que tenga relación con el bienestar, retención o control de animales.

Paseando a la mascota en lugares públicos

La ley señala que el dueño del perro solo puede pasearlo en un lugar público con correa, a excepción de los espacios o parques que tengan áreas explícitamente designadas para que el animal pasee y corra libremente sin dicho implemento. Quienes no cumplan esta normativa se exponen a multas de hasta $500.000, mismo caso que corre para quienes permanezcan con una perra en celo en un lugar público. Además, con respecto a las heces, el cuidador debe recogerlas con una bolsa, se encuentre en un terreno público o privado. De no hacerlo puede recibir multas de entre $85.000 y $500.000.

Lugares prohibidos

En Australia también están prohibido los perros en centros de cuidado de niños, escuelas preescolares, primarias o lugares de ejercicio o deportes para menores, recibiendo el dueño una multa de hasta $500.000 en caso de infringir esta norma.

Por otra parte, tampoco puede haber perros a menos de 10 metros de las siguientes áreas públicas: juegos de niños en plazas, aparatos de calefacción, de cocción de alimentos o baños. No se aplica para los perros que asisten a personas con discapacidad.

Respecto a los ataques

La ley australiana castiga a los dueños si actúan negligentemente ante posibles ataques del perro a otra persona o animal, multándose además el "acoso" o "tormento" hacia otros animales, siendo un agravante que el dueño aliente a su perro a atacar. La multa por este concepto es de $4.250.000. Sin embargo, ésta no corre si el demandado prueba que su perro fue hostigado previamente o si acudió en su defensa. De comprobarse la culpabilidad, el responsable del perro está obligado a pagar a la persona atacada o propietaria del animal atacado esta suma más la compensación por las pérdidas o gastos originados que estipule el tribunal.

La normativa también señala la incautación del animal cuando se encuentre en una zona prohibida o cuando se trate de un perro que circule con correa pero haya sido declarado anteriormente como "peligroso".

Microchip obligatorio

Por otra parte, en muchos estados australianos ya se ha legislado para que los perros tengan un microchip con información básica de su responsable y de sus vacunas de forma obligatoria. Es el caso, por ejemplo, de la Australian Capital Territory, que estipula que todos los perros -y también los gatos- deben llevarlo y portarlo antes de las 12 semanas de edad.

Además, otra práctica de "uso común" en Chile, que está prohibida en Australia es la amputación de las colas de perros. Solo pueden ser cortadas cuando se haya dañado por alguna lesión grave o enfermedad.

Tolerancia cero a la crueldad animal

Finalmente, es necesario recalcar que en Australia la ley estipula que la tenencia responsable va ligada a un buen trato del perro, por lo que en todos sus estados se han fijado fuertes penas para los delitos de crueldad animal. En consecuencia, quienes sean condenados por este delito pueden pasar entre 1 y 5 años tras las rejas -siendo el estado más estricto Washington- y también deberán cancelar multas que pueden llegar, como ocurre en el estado de Queensland, a los 50 millones de pesos chilenos para personas y 250 millones de pesos chilenos para empresas.

"Desde hace más de una década que Australia legisló para normar la tenencia responsable de mascotas, con reglas claras y estrictas, y hoy prácticamente no tienen problemas respecto al tema. En Chile en cambio estamos muy atrasados en legislar, por lo que hemos pedido agilizar el proyecto de ley sobre tenencia responsable de mascotas que se está discutiendo en la Comisión de Salud de la Cámara. El caso del joven que se contagió con rabia en Quilpué es una muestra más de lo urgente que es tener una ley que permita contar con un registro de los animales y que fomente la tenencia responsable, para lograr un mejor control canino y abordar el problema de la sobrepoblación de perros" aseguró la diputada Karla Rubilar.

La parlamentaria destacó además los beneficios de una ley tan completa como la australiana. "Allá lo primero que se hace cuando un perro muerde a una persona es contactar al dueño y responsable del animal, que previamente lo ha registrado como dicta la ley, para saber si tiene o no las vacunas y por ende pueda o no propagar el virus rábico, mientras en Chile el protocolo, que es del 2003, dicta que el foco esté centrado en si el perro fue o no provocado.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet