Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

La situación de los desechos sanitarios en India, pero principalmente en ciudades grandes como Delhi, tiene preocupadas a las autoridades, pues parte de esta basura tiene aún probabilidades de contagiar a otras personas. Frente a esto el gobierno ha tomado algunas medidas como cortar los equipos de protección personal (EPP) y guardarlos como mínimo 72 horas en bolsas de papel antes de desecharlos. Más detalles de esta experiencia, en la siguiente nota.

Mezcla de contaminación y contagio

Durante la pandemia, todos los cuidados conducentes a proteger el medioambiente cedieron ante la necesidad de resguardar la salud de las personas. A esto se suma la urgencia de contener el virus y evitar mayores contagios, situación que ha llevado a las autoridades a establecer que el uso de mascarillas sea obligatorio. Algo similar ha ocurrido con los guantes quirúrgicos, ampliamente utilizados por personal médico, pero también por personas comunes para ir de compras o simplemente salir a la calle.

Reconocidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como equipos de protección personal (EPP), dejaron de ser utilizados solo por el personal médico y hoy son comprados en grandes cantidades por todo tipo de consumidores. La OMS en una guía de orientaciones provisionales, afirma que hay escasez de estos implementos a nivel mundial, por lo que es necesario que se priorice su adquisición y uso al profesional sanitario de primera línea, y a los científicos que se encuentran investigando sobre el virus.

Sin embargo, en mercados donde hay mayor poder adquisitivo los EPP son fácilmente adquiridos por cualquier tipo de personas, pues su uso masivo también se considera como una manera efectiva de reducir las probabilidades de contagio. Esto es lo que ha sucedido en India, donde el uso de mascarillas es obligatorio desde abril. Una nota de Prathap Tharyan en The Hindu comenta que esta decisión se sustenta en la idea de que la población también se haga responsable de contener el virus, como una medida de complemento a las que ejecuta el gobierno, como las cuarentenas obligatorias o el distanciamiento físico.

Esto ha llevado a que este país de más de 1.300 millones de habitantes comience a abastecerse de mascarillas, pero también a producirlas. Si bien en un principio el gobierno indio prohibió la exportación, luego la asociación de manufactureros de ese país anunció que desde que comenzaron las medidas contra el Covid-19 ha aumentado considerablemente la fabricación, al punto que pueden comerciar los excedentes con otros países, pues tiene la capacidad de producir 1.500 millones de máscaras de tres capas y generar un excedente de más de 500 millones de estos implementos. Algo similar sucede con las máscaras reutilizables, con una capacidad de fabricar más de 31 millones, señala una nota del Business Standard.

Tal aumento en la producción y la masificación del uso de EPP ha llevado a generar una gran cantidad de basura. Una nota del New Indian Express describe esta situación donde además de las máscaras, guantes y cobertores de zapatos, están teniendo un impacto negativo en el medioambiente, frente al que nadie se hace responsable. Más aún, en Delhi no hay sistemas de recolección o eliminación de estos residuos, lo que representa un riesgo adicional para los trabajadores de la salud. Y aunque se estima que un 70 por ciento de este tipo de basura va a los incineradores, el 30 por ciento restante es peligroso por cuanto es material que queda expuesto y podría generar nuevos contagios.

El problema de la basura y su tratamiento en hogares y hospitales

Uno de los problemas en India es que aún hay millones de hogares que tiran la basura al interior de delgadas bolsas plásticas en pequeños vertederos -muchos de ellos informales – cerca de las casas. La nota de Nikita Sharma en el New Indian Express comenta que si bien hay organizaciones sin fines de lucro que están intensificando sus esfuerzos para organizar los esfuerzos de reciclaje con la asociación de recicladores, aún es insuficiente para evitar que las EPP terminen en los vertederos.

La necesidad de separar e incinerar los residuos médicos supone una organización mayor. Esto porque no todos los EPP se pueden quemar, por ejemplo los guantes de cloruro de vinilo. A esto se suman envases de vidrio y agujas. De tal manera, cada hospital en Delhi tendría su propio protocolo, como clasificar lo incinerable en bolsas plásticas amarillas o tener plantas propias de tratamiento.

Sin embargo, en los hogares la situación es más compleja pues no existen protocolos especiales y no sería fácil hacerlo en una población tan extensa. Frente a esto, la Junta Central de Control de la Contaminación (CPCB por sus siglas en inglés) ordenó el 23 de julio que los llamados “desechos del Covid-19” sean cortados y se guarden en bolsas de papel durante un mínimo de 72 horas antes de ser desechados. Esta misma acción se extiende al comercio y a las oficinas.

Aunque aún no se tienen resultados de esta medida, se espera que contribuyan a la reducción de desechos de PPE en el suelo y evitar así nuevos contagiados, además de disminuir el efecto nocivo en el ambiente de estos nuevos agentes contaminantes.

Iniciativa para evitar desechos del Covid-19 en nuestro país

Un proyecto de ley ingresado el 17 de junio para regular la disposición final de elementos de protección personal de carácter sanitario, fue presentado en la Cámara de Diputados con el fin de prohibir y sancionar a quienes los eliminen en lugares públicos. Más aún, el proyecto considera que las infracciones serán sancionadas con multas que podrían llegar a las 20 unidades tributarias mensuales.

El autor de este proyecto es el diputado Jorge Rathgeb, quien comentó que esta iniciativa es fruto de una inquietud existente a nivel nacional. “La idea surge de la ciudadanía que permanentemente ha estado manifestando esta preocupación y donde claramente ha habido un perjuicio hacia las regiones. Algo similar a lo que ha sucedido con la pandemia, que desde un comienzo tuvimos un brote importante en la región de La Araucanía que aumentó el número de contagiados por el descuido de algunas personas. Ocurre aquí lo mismo con este tipo de situaciones”, señaló.

En relación al tipo de sanciones, afirmó que solo basta con una multa. “El hecho de ya anunciar el proyecto provocó que la ciudadanía comience a tener mayor cuidado con este tipo de desechos. Pienso que las sanciones que se proponen son acertadas, no podemos tampoco establecer penas de cárcel, pero sí que queden claras las sanciones y el mensaje de no votar este tipo de desechos, que son elementos de seguridad sanitaria que eventualmente podrían estar contaminados y contagiar a otras personas”, sentenció.

 

Por equipo Asia Pacífico BCN: asiapacifico@bcn.cl












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet