Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Nueva Zelandia implementó el 2001 la "Estrategia de Envejecimiento Positivo" (Positive Ageing Strategy) -dependiente de los ministerios de Desarrollo Social y De la Tercera Edad- mediante la cual el Estado promueve el valor y la participación de los adultos mayores en la comunidad, consagrándolos como sujetos de derecho y asegurándoles dignidad gracias a una serie de medidas ideadas por un consejo de 600 representantes.

La "Estrategia de Envejecimiento Positivo Nueva Zelandia" ofrece un marco dentro del cual todas las políticas que tengan implicancia para las personas mayores pueden ser comúnmente entendidas y desarrolladas gracias a un conjunto de principios generales que guían el accionar de una amplia gama de agencias gubernamentales e identifica áreas clave que contribuyen a la persecución coherente de objetivos.

Para ello se realizó una completa revisión de las políticas y servicios con que contaba el país, para luego desarrollar un plan que abarca las siguientes tareas:

  • El desarrollo de un marco estratégico para las políticas y los servicios públicos a través de un acuerdo de principios de envejecimiento positivo.
  • Consulta constante con grupos de la comunidad y las partes interesadas para buscar acuerdos sobre las áreas prioritarias para la acción de gobierno.
  • La realización de una evaluación anual de las políticas y servicios públicos existentes en cuanto a los principios de envejecimiento positivo.
  • La compilación de un plan de acción interdepartamental para trabajar hacia el logro de los objetivos.

La importancia del Consejo Asesor

Para lograr de forma efectiva estos objetivos se creó un Consejo Asesor de la Tercera Edad (The Advisory Council for Senior Citizens), que es un panel de representantes de la comunidad que ofrece al Ministerio de Desarrollo Social y al Ministerio de la Tercera Edad (Minister for Senior Citizens) asesoría sobre diversos temas y que ha resultado fundamental para trazar el plan de acción.

Este consejo de más de 600 representantes de la Tercera Edad se conformó por voluntarios de las comunidades de Northland, Whangarei, Auckland, Hamilton, Coromandel, Tauranga, Rotorua, New Plymouth, Hawkes Bay, Palmerston North, Whanganui, Wairarapa, Kapiti, Wellington, Nelson, Hokitika, Greymouth, Christchurch, Timaru, Dunedin y Invercargill, más la participación de los maoríes y de 100 líderes de opinión.

Juntos, desarrollaron una serie de puntos de acción que fueron recomendados y que finalmente dieron vida a los componentes clave de la "Estrategia de Envejecimiento Positivo" neozelandesa:

  • Jubilación: Se trabaja en la promulgación de una legislación que aumente los ingresos por concepto de jubilación y aseguren un nivel de vida adecuado.
  • Empleo: Se han implementado políticas de recursos humanos en el sector público que apoyan el empleo de los trabajadores mayores, reconociendo que tienen responsabilidades familiares y permitiendo horarios flexibles y de reducción del trabajo en caso de problemas de salud. Además, se trabajar con el sector empresarial para promover programas de tutoría que potencian las habilidades y experiencia de las personas mayores.
  • Servicios de salud equitativos, oportunos, accesibles y asequibles para las personas mayores: Se promueve la salud integral que incluye el financiamiento y la entrega de atención residencial primaria y de servicios de apoyo comunitario, garantizando la disponibilidad de evaluación geriátrica en toda Nueva Zelandia.
  • Viviendas: Opciones de vivienda asequible y adecuada para las personas mayores. Se busca fortalecer la protección jurídica de los adultos mayores en este ámbito, trabajar con el gobierno local para aumentar la oferta y la eficiencia energética de viviendas de bajo alquiler e investigar opciones de ayuda gubernamental para que las familias de adultos mayores de bajos ingresos puedan comprar una casa.
  • Transporte: Entre las acciones a tomar está la revisión de las opciones de transporte público para que sean fáciles de utilizar en términos de rutas, horarios de salida y seguridad. Además, se revisará la entrega de licencias de conducir con criterios basados en las capacidades, no la edad. Por último, el gobierno asegura que se garantiza que la falta de transporte no es un obstáculo para acceder a los servicios de salud.
  • Envejecimiento en el hogar: se busca que las personas mayores se sientan seguras y pueden envejecer en sus casas (no en asilos), para lo que se promueve la implementación de programas de sensibilización sobre la seguridad requerida e información sobre prestaciones y servicios que el gobierno entrega.
  • Diversidad Cultural: Se entrega una gama de servicios culturalmente apropiados para las distintas comunidades étnicas.
  • Foco rural: Se asegura que los adultos mayores que no vivan en ciudades no estén en desventaja respecto al acceso a los servicios, para lo que ha garantizado una mejoría en la prestación de servicios en zonas rurales, que el Estado se haga cargo de los costos adicionales derivados de la prestación de servicios a las comunidades poco pobladas y rurales, especialmente en torno a salud y transporte.
  • Oportunidades para el crecimiento personal y la participación comunitaria: Se fomenta la educación de adultos y las iniciativas de reciclaje.
  • Publicidad y campañas que retraten una imagen positiva y no discriminatoria de las personas mayores: Se promueven programas intergeneracionales y se fomentan las relaciones de colaboración entre los gobiernos centrales y locales, las empresas, los sectores no gubernamentales y las comunidades, promoviendo el envejecimiento positivo.

Seguimiento del plan

Finalmente, cada año, los jefes ejecutivos de los organismos gubernamentales discuten con los ministros de gobierno distintas propuestas que mejoren el plan y también se crean constantemente grupos de trabajo con representantes de la Tercera Edad que realizan evaluaciones del entorno social cambiante y de la capacidad de las políticas actuales para satisfacer las necesidades y retos de una población que envejece. La "Estrategia de Envejecimiento Positivo Nueva Zelandia" es -tal como aseguran las autoridades locales- un "documento vivo".

Según la presidenta del Grupo Interparlamentario chileno-neozelandés de la Cámara de Diputados, Denise Pascal, "lo que ha hecho Nueva Zelandia es notable, ya que permitió la creación de un consejo de adultos mayores para decidir cuáles debían ser los lineamientos de una estrategia pensada en que tengan una vejez no solo digna, sino que también inserta en la sociedad como miembros que aportan y que son tremendamente valorados".

La parlamentaria valoró además lo completo de la estrategia. "Que más de 600 representantes de la tercera edad sean la base de esta estrategia se nota, ya que se ha incluido todo un conjunto de medidas a tomar, desde las oportunidades laborales hasta la búsqueda de mejoras en la jubilación, pasando por la optimización de los servicios de salud y de opciones para adquirir una vivienda segura y digna. No es coincidencia que Nueva Zelandia sea uno de los mejores países para envejecer del mundo y que los neozelandeses en general estén más satisfechos con su vida que gran parte de los OCDE", concluyó.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet