Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Singapur cuenta con un sistema de salud de clase mundial, en el que conviven costos bajos y una excelente calidad de servicio. Actualmente está siendo estudiado por el equipo de Salud de Barack Obama y ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el mejor de Asia, por delante de Hong Kong y Japón. Revisamos sus principales características a continuación.

Un prestigio a toda prueba

En el 2012 la Consultora de Riesgo Político y Económico (PERC) clasificó al sistema de salud de Singapur como el tercero de mejor calidad del mundo, podio que refuerza la Joint Commission International (JCI) que ha acreditado a 12 hospitales y centros médicos del país, lo que representa una tercera parte de todas las instituciones médicas acreditadas por JCI en Asia. ¿Por qué este sistema se encuentra tan bien calificado? Principalmente porque a pesar de estar compuesto por instituciones de salud públicas y privadas, ofrece en ambos una alta calidad de atención médica, a precios bajos y variando -en líneas generales- solamente en el nivel de comodidades prestadas.

Respecto a los planes de salud, seguros y beneficios, estos sí varían ampliamente y dependen por lo general del "estado migratorio" y del empleador del paciente. Es así como los ciudadanos y residentes permanentes tienen derecho a servicios de salud subsidiados por el gobierno a través de un plan de ahorro obligatorio nacional, mientras que los extranjeros pasan a obtener la cobertura de salud a través de su empleador o bien deben pagar de forma privada por su cuenta. Como regla general, cuanto mayor sea la empresa, mayor es la probabilidad de que la empresa ofrezca algún tipo de seguro de salud para sus empleados.

El sistema se basa en aportes privados de los ciudadanos, sumados a planes estatales de gestión y supervisión en pos de mayor eficiencia y eficacia. De hecho, el porcentaje de gasto público en el sector salud en Singapur es de 33% aproximadamente, mientras en los países occidentales europeos promedia el 75%.

Los tres planes de aportación privada son:

  • Medifund: Es un fondo público que utiliza los recursos recaudados mediante impuestos y está dedicado a servir como red de seguridad para quienes se encuentren en una situación financiera delicada que les impida pagar por los servicios médicos. Garantiza la universalidad y requiere un estudio de la situación financiera del paciente.
  • Medisave: Este plan es obligatorio, y sirve para que cada individuo o familia tenga un fondo privado que cubra las posibles necesidades que puedan tener a consecuencia de una hospitalización, una cirugía o diferentes pruebas con especialistas. Se compone de aportes obligatorios que realizan los trabajadores y las empresas en las que trabajan (a modo de retención o complemento salarial). Por tanto, cada trabajador y su familia va aportando dinero a su fondo, y cuando necesita atención médica, el servicio se realiza con cargo al fondo del paciente.
  • Medishield: Este plan es un fondo nacional reservado a cubrir situaciones catastróficas, excepcionales, o enfermedades crónicas o de larga duración no cubiertas por el Medisave.

Centros de salud del gobierno

Los centros de salud del gobierno están diseñados principalmente para proporcionar servicios de salud subsidiados a los singapurenses. Estas instalaciones las conforman una serie de hospitales públicos para los servicios de hospitalización y numerosos policlínicos que ofrecen servicios ambulatorios. Aunque totalmente controladas por el gobierno, los hospitales del sector público funcionan como sociedades de responsabilidad limitada con el fin de competir con el sector privado en el servicio y la calidad. En parte, gracias a esto, están muy lejos de lo que generalmente se conoce como un "hospital público" en Chile y en otros países.

Los centros de salud públicos se dividieron en dos grupos que son el Grupo Nacional de Salud (NHG) y los Servicios de Salud de Singapur (SingHealth) para fomentar la integración vertical de los servicios y mejorar la sinergia en línea con el objetivo del gobierno de estimular la innovación, mejorar la calidad de la atención médica y mantener los costos médicos asequibles. Las directrices del gobierno también establecen un punto de referencia para el sector privado en torno a los estándares médicos profesionales y a sus honorarios. En concreto, la influencia en asuntos como el suministro de camas de hospital, la introducción de la medicina high-tech/high-cost y la tasa de aumento de los costos y precios para el sector privado, es decidora.

Tanta es la calidad de los centros de salud del gobierno que no sólo ofrecen buenos servicios de salud general, sino que también se ocupan de los casos más complicados remitidos desde otros hospitales y de los países vecinos. Entre los principales y más renombrados centros y hospitales públicos se encuentran el "KK Women’s and Children’s Hospital", "Tan Tock Seng Hospital", "Singapore General Hospital", "Institute of Mental Health/Woodbridge Hospital", “National Cancer Centre Singapore", "National Heart Centre" y "National Neuroscience Institute".

Centros de salud privados

También tienen un excelente nivel de atención médica y servicios. Las diferencias de costos entre los centros del gobierno y los centros de salud privados son insignificantes, ya que compiten directamente entre sí aunque, como es natural, los centros de salud privados cuentan con tiempos mínimos de espera. La mayoría de estos centros tienen numerosas clínicas que ofrecen servicios de consulta externa y que están acreditados por la JCI. Entre estos se encuentran el "Mount Elizabeth Hospital", "Camden Medical Centre", "Gleneagles Hospital and Medical Centre", "Thomson Medical Centre" y "Johns Hopkins Singapore International Medical Centre".

Sobre el "Seguro de Salud" del Gobierno

Tanto los singapurenses como los residentes permanentes tienen derecho a servicios de salud subsidiados y provistos a través de centros de salud del gobierno. Dependiendo de varios factores, el porcentaje de la subvención puede variar aproximadamente desde 50% a 80%. Además de ayudar en el co-pago del saldo de la cuenta médica, hay otros factores que reducen los costos como el plan de ahorro obligatorio llamado "Central Providence Fund (CPF)". Dependiendo de factores como la edad y los ingresos, un porcentaje del salario mensual de cada trabajador va al CPF.

Seguro de salud privado

En el caso de los extranjeros que trabajan en Singapur, al estar exentos de contribuciones CPF no tienen acceso al sistema de seguro de salud subsidiado por el gobierno, aunque sí pueden optar a servicios de salud privados bastante asequibles, incluso para quienes no tiene ningún seguro de salud. Sin embargo, se recomienda tomar algún seguro privado para manejar costos en caso de enfermedades graves. Hay una variedad de opciones y la competencia entre las compañías de seguros de salud reconocidas internacionalmente es considerada por los expertos como "sana". Dependiendo de la edad, hábitos de vida y el tipo de póliza, el costo mensual de un seguro privado de salud que proteja contra enfermedades graves puede variar desde S$75 ($30.000 pesos chilenos) hasta S$400 ($160.000) por asegurado.

Costos de atención médica

Los servicios de salud son muy asequibles en Singapur. Por ejemplo, un chequeo de rutina es probable que le cueste al paciente alrededor de S$20 ($8.000)o S$30 ($12.000), mientras que unos rayos x le costarán alrededor de S$50 ($20.000) u S$80 ($32.000). Aproximadamente el 20% de la atención primaria de salud se proporciona a través de las policlínicos del gobierno, mientras que el 80% restante se proporciona a través de unas 2.000 clínicas privadas. En ese caso, la consulta especialista en una clínica privada puede costar entre S$75 ($30.000) y S$125 ($50.000).

Gastos de hospitalización

Los gastos de hospitalización varían dependiendo del tipo de sala elegida. Por ejemplo, en Singapur se puede elegir entre una sala abierta que no tiene aire acondicionado o una sala privada que bien puede compararse con una suite real de un hotel de 5 estrellas. En consecuencia, los gastos diarios de una sala pueden variar de S$30 ($12.000) hasta S$3.000 ($1.200.000), siendo los cargos entre los hospitales de gobierno y los privados para pacientes no subvencionados muy similares.

Costos por cirugía

Singapur destaca también por ofrecer un valor único para las cirugías a precios muy bajos. Por ejemplo, un "bypass coronario" que en EE.UU puede costar US$140.000 dólares (70 millones de pesos chilenos), en Singapur solo alcanza los US$25.000 (12 millones y medio de pesos chilenos); una cirugía de cadera que en EE.UU cuesta US$45.000 dólares (23 millones de pesos chilenos), en Singapur solo US$13.000 (6 millones y medio de pesos chilenos) y una operación de rodilla que en EE.UU puede costar US$40.000 dólares (20 millones de pesos chilenos), en Singapur no cuesta más que US$15.000 (7 millones y medio de pesos chilenos).

La fórmula de Singapur

Según Miguel Vicente López, licenciado en Derecho y Ciencias Económicas de la Universidad de Valladolid y que ha estudiado a fondo cómo Singapur financia su sistema de salud, la fórmula del éxito es bastante simple. "Se trata de un sistema que se basa en la responsabilidad individual de los pacientes, que no tienen incentivos para abusar del mismo porque los gastos corren a cargo de su fondo privado. Nadie queda sin atención, ya que sea por un plan o por otro, su situación queda cubierta. Además, el paciente cuenta con la protección de las autoridades estatales ante cualquier posible negligencia médica y, lo más importante, es que las empresas que gestionan los hospitales no tienen interés en dar una mala atención, porque el paciente puede decidir no volver a ese hospital y acudir a uno donde la atención sea mejor".

Todo lo anterior ha llevado a que varios países, entre ellos Estados Unidos, pongan su atención en el sistema singapurense. Sin embargo, se debe señalar que a pesar de su éxito es muy difícil de replicar ya que se ha forjado de forma simultánea con el desarrollo del país durante varios años, en el contexto de una estabilidad política y una línea de gobierno que ha implementado medidas relativas a la responsabilidad individual, el ahorro obligatorio y el control reglamentario de los servicios de salud y sus costos.

Si a esto le sumamos que Singapur tiene una población pequeña, de solo cuatro millones de personas (equivalente a Santiago) y concentrada en solo 660 kilómetros cuadrados, bien puede suponerse que la planificación de la infraestructura de salud ha sido un poco más simple de lo que sería el caso de los países más grandes. Pero "hay que intentarlo" y hoy no son pocos los países que pretenden tomar a Singapur como su ejemplo a seguir.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet