Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

La Cumbre del Paris sobre Cambio Climático -conocido como Cop21- tuvo como principal objetivo cerrar el primer acuerdo global para frenar el calentamiento global mediante la reducción de los gases de efecto invernadero que, en la actualidad, perjudica a países en desarrollo. Esta realidad puede comprobarse en algunas regiones del Sudeste Asiático, donde la deforestación y los tifones dan cuenta de cambios profundos en el medioambiente. La postura de estos países en el encuentro, la discusión planteada por China y la participación de nuestro país, en la siguiente nota.

Acuerdo de frenar la amenaza del calentamiento global

Una nueva era de desarrollo sostenible es el ambicioso objetivo de la Conferencia sobre el Cambio Climático de París, conocido como Cop21 por ser el vigésimo primer encuentro realizado en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas. Desarrollado durante el 30 de noviembre y 11 de diciembre de 2015, congregó a los líderes políticos más importantes del mundo, junto a más de 45 mil asistentes por día a los pabellones dedicados a la sociedad civil, donde se discutieron propuestas y soluciones para transitar a un mundo bajo en carbono.

La importancia de este encuentro radica en que las regiones más pobres son las más vulnerables al cambio climático, situación que afecta la calidad de vida de sus poblaciones. Por ejemplo, en regiones áridas existen intensas sequías que obligan a niños y mujeres a caminar largas extensiones para encontrar agua que les permita sobrevivir.

Una situación distinta, aunque también considerada de urgencia ambiental por Naciones Unidas, se vive en los países insulares del Pacífico donde el aumento del nivel del mar producto del calentamiento global amenaza las costas y los medios de vida de las personas más vulnerables que viven ahí, dejándolas expuestas a tifones y grandes tormentas. Ambos casos han impulsado a que los 140 países que integran esta conferencia destinen más de U$1.400 millones para proyectos y fondos de subvención.

Sin embargo, para Ban Ki Moon, secretario general de Naciones Unidas, es urgente llegar a un acuerdo mundial que marque un antes y un después en la lucha por mantener la temperatura del planeta. “Nuestro propio porvenir está amenazado, los ojos del mundo están puestos en ustedes. Esperan algo más que medias tintas”, sostuvo ante los líderes presentes en su discurso inaugural.

Preocupación en el Sudeste Asiático por conservar su ecosistema

Aquejados por el calentamiento global  y bajo la amenaza latente del aumento del nivel del mar, los países del Sudeste Asiático tuvieron una marcada participación en las negociaciones para generar un acuerdo global. Una de las intervenciones más destacadas fue la de Ampai Harakunarak, secretario representativo de Asean, quien manifestó su preocupación porque en Indonesia, Sumatra y Borneo se han producido desastres importantes, extensos incendios forestales y los peores niveles de polución en Singapur, Malasia y Tailandia.

En relación a la posibilidad de frenar la contaminación en el Sudeste Asiático, Ampai aclaró que Asean cuenta con el Programa de Manejo Sustentable de Peatland, firmado el año 2014 y cuya misión va en consonancia con el acuerdo de la Cop 21 en cuanto a proteger los bosques de la región y brindar apoyo técnico para la implementación de estrategias nacionales y regionales en la materia. “Si no detenemos la degradación y los incendios forestales, los países de Asean continuarán siendo el mayor emisor de gases de efecto invernadero en el Asia”, señaló.

Otra de las posiciones de países integrantes de dicha región fue la de Prayut Chan- Ocha, primer ministro de Tailandia. Si bien coincidió en la importancia de preservar los bosques, recalcó la necesidad de mantener la temperatura de la tierra y coincidió en la idea de reducir las emisiones de gas entre un 20% y 25% para el 2030. “Es importante que para no aumentar la temperatura del planeta evitemos la erosión de nuestros bosques, con ellos podríamos llegar a reducir la temperatura actual”, sostuvo en su intervención.

A la participación de mandatarios se sumó la convocatoria realizada a líderes ambientales provenientes de diversos países. Uno de ellos fue la activista filipina Lidy Nacpil, cuya consigna más llamativa fue “1.5º para seguir con vida” en alusión a la propuesta de mantener la temperatura a dos grados Celsius. Para esta ambientalista, la situación en el Sudeste Asiático es crítica, por lo tanto el mundo debe poner atención en ese lugar. “El 2013 tuvimos el tifón y la tormenta más feroz de la historia, mató a 10 mil personas y acabó con cultivos que recuperaremos en años”, declaró.

Nacpil añadió que los países más desarrollados son los que han causado mayor parte del problema del calentamiento global, por lo tanto son quienes deben brindar ayuda a los países en desarrollo para mitigar las emisiones de gas efecto invernadero. “¿Por qué no brindar financiamiento por adelantado para incrementar las medidas? Cuanto más se demoren en estas acciones hay más probabilidades de que al final del día tengamos que pagar con millones de personas afectadas y desplazadas”, concluyó.

La postura de China respecto al rol de los países desarrollados

Un discurso más radical que el de sus homólogos asiáticos tuvo presidente de China, Xi Jinping, quien instó a los países más desarrollados para que fortalezcan sus acciones para mitigar el cambio climático y respetar sus compromisos de financiación. No obstante su llamado a los países más ricos, declaró que los países en desarrollo también deberían acelerar su transición al uso de energías no convencionales.

A tal efecto, el mandatario chino abogó porque se produzca una armonización entre las políticas de crecimiento económico y las medidas para controlar las emisiones. “Para hacer frente al cambio climático no hay que privar a los países en desarrollo de la necesidad legítima que tienen de hacer retroceder la pobreza y de mejorar las condiciones de vida de su población”, planteó.

Para dar a entender su posición, Xi Jinping aludió a las medidas tomadas bajo su administración para disminuir los efectos del cambio climático, consagradas en el décimo tercer plan quinquenal, donde pretenden alcanzar un desarrollo sustentable sobre la base de la innovación como motor para aumentar las fuentes de combustibles no fósiles en el consumo de energía primaria y reducir el 20% de las emisiones de carbono antes de 2020.

Participación de Chile en el consenso global

Frente a estas intervenciones la postura de nuestro país fue categórica en cuanto a la necesidad de alcanzar un acuerdo en el que participen todos los actores. Uno de los principales representantes en este encuentro fue Marcelo Mena, subsecretario de Medioambiente, quien detalló los argumentos esgrimidos respecto a la preocupación por los problemas ambientales en nuestro planeta. “Como siempre Chile tiende puentes hacia posiciones que son disonantes, queremos que surja un consenso porque queremos lograr un acuerdo que tenga la misión que se necesita y permita un seguro climático para todos, no solo para algunos”, dijo.

En relación a las propuestas llevadas al encuentro para generar soluciones en el corto plazo, el secretario de Estado señaló que han presentado en varios eventos sobre el clima sobre la necesidad de lograr un ambiente con aire limpio. “En la Organización Mundial de la Salud estuvieron muy complacidos sobre nuestro enfoque respecto a los contaminantes de vida corta, hemos resaltado el tremendo peso que tiene para la salud de las personas y la necesidad de incluir esto al acuerdo para salvar vidas, algo que se podría lograr desde un primer instante”, señaló.

Una postura más determinante en torno al rol de los países desarrollados en el cambio climático tuvo el subsecretario, para quien es importante que se aúnen todas las posiciones. “Hay algunas que son insalvables por el tema ideológico, pero cuando le restamos ese componente y se basan en la ciencia, se ve en los números lo que es necesario, se limpia bastante el diálogo. Por eso es que hemos estado haciendo propuestas, tratando de mantener la ambición, la diferenciación y los ciclos de transparencia para actualizar las metas. Trabajar con contenido y simplemente en visiones sesgadas de una visión dividida del mundo entre uno desarrollado y otro subdesarrollado, sino más bien buscando construir un futuro común”, concluyó.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet