Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

El diputado Jorge Rathgeb, comentó algunas de las características del Departamento de Conservación de Nueva Zelandia, organismo que mediante una estrategia nacional proyectada a 2020 pretende crear más espacios para desarrollar la flora y fauna nativa del país oceánico. La opinión del parlamentario a la luz de la realidad chilena, en la siguiente entrevista.

Estrategia Nacional de Biodiversidad en Nueva Zelandia

A partir del 2010, el Departamento de Conservación de Nueva Zelandia (DOC) planteó un marco de acción a futuro de 10 años, con el fin de potenciar la conservación de espacio naturales. De esta manera, esta estrategia demarca los objetivos a seguir, entre los que se encuentra la coordinación de organismos centrales y locales para la mantención de la biodiversidad, como por ejemplo la eliminación de los depredadores naturales de especies nativas, principalmente en el reino vegetal.

“Eso es lo que echo de menos en nuestro país, que haya un convencimiento de que no solamente con prohibiciones se puede desarrollar la biodiversidad, sino también con incentivos, donde la gente se pueda sentir partícipe de construir en el largo plazo. Para ello hay que cambiar la visión de la biodiversidad como un simple recurso, en este punto es donde nos falta mucho por hacer”.

Trabajo en conjunto con las comunidades científicas

El trabajo del DOC es amplio, preserva el patrimonio natural del país pero también realiza estudios sobre las especies y sus potenciales amenazas como virus y pestes. Para ello, tiene instancias de trabajo en conjunto con las comunidades académicas y científicas en general, con el fin de llevar a cabo importantes acciones de restauración, principalmente en zonas donde la vida marina, vegetal o animal se ha visto afectada por el hombre.

“Esto es muy interesante, porque el trabajo con los ciudadanos al que me referí no implica que no se pueda hacer lo mismo con los científicos. Todo lo contrario, pienso que es algo necesario porque es lo que permite avanzar en la restauración de las especies. El problema está en que la biodiversidad de hoy está afectada por una lógica económica y mientras no haya una intervención clara respecto de cómo esto beneficia a la ciudadanía -que pueden entregar las comunidades científicas-, una estrategia o institucionalidad puede ir a cualquier parte.

Incorporación del conocimiento de los pueblos originarios en la filosofía de protección

La Estrategia de Conservación de Nueva Zelandia incluye una perspectiva filosófica tomada del pueblo maorí para el cuidado del medioambiente. Esta incorporación se debe a que los aborígenes de la isla son herederos de una tradición milenaria de cuidado del medioambiente, ya que en su sistema de creencias está el respeto a la biodiversidad, pues se trata de un bien que comparten todas las personas.

“Sería una experiencia muy interesante porque en terrenos que se han entregado a pueblos indígenas que tenían un carácter forestal, pudieron recuperar las aguas y establecer una convivencia con la naturaleza sin ningún problema. Les ha costado, pero lo lograron. En este tema no podemos dejar de lado que se pueda recurrir al conocimiento que puedan tener los pueblos originarios”.

Retiro de especies introducidas que eliminan a las nativas

La Estrategia Nacional de Biodiversidad gestiona el uso del ecosistema natural para todos los neozelandeses, pero también realiza una convocatoria a pensar sobre protección y la producción económica como dos espacios separados. Los sistemas naturales no reconocen en sus procesos la intervención humana, por tal motivo, la estrategia regula actividades como la extracción forestal o las actividades agrícolas y ganaderas, como también de las industrias marinas con el fin de que sus prácticas sean más sustentables.

“Esto es algo que nos hace falta, que se regule la realización de ciertas actividades porque está la posibilidad de que no se pueda cortar bosque nativo, pero también prohibir que alguien queme extensiones de terreno con alguna finalidad. Entonces, se puede generar un daño mayor porque se destruyen otras especies, particularmente la fauna. Si tuviéramos la posibilidad de incentivar que las personas mantengan su bosque nativo y se den cuenta que también es rentable económica y socialmente, por su conformidad con la biodiversidad, podríamos mantener de mejor manera el bosque nativo que está en peligro en nuestro país”.

Avances y desafíos en materia de biodiversidad

Consultado sobre los avances de esta materia en nuestro país, principalmente sobre el proyecto de crear un Servicio de Biodiversidad, el parlamentario valoró la iniciativa pero aseguró que aún faltan esfuerzos.

“Todavía nos falta mucho por hacer, aunque hayan anunciado la creación de un servicio o un ministerio, es necesario avanzar en la coordinación de distintos servicios públicos de manera eficiente e incentivar a la ciudadanía a fortalecer y crear una biodiversidad como corresponde. Por ejemplo, en el cuidado del bosque nativo y su fauna silvestre. Si no tenemos un incentivo para que se aumente la cantidad de bosques, no vamos a avanzar en absolutamente nada. Esto es algo que estamos padeciendo con los incendios forestales, donde se eliminaron especies, pero si existiera un incentivo para que la gente conserve los bosques y los mantenga, con un valor cinco o seis veces superior al del bosque exótico, evidentemente con eso tendríamos las ganas y el entusiasmo para que la misma ciudadanía que tiene bosques nativos pueda conservarlo. Para eso no es necesario tener servicios, sino potenciar los que tenemos”.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet