Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

El paleobiólogo Marcelo Leppe, del Instituto Antártico Chileno (Inach) fue uno de los representantes nacionales que participó de la versión 2016 de SCAR, celebrada en la capital de Malasia. Su evaluación de este encuentro de alto nivel es más que positiva, ya que la ciencia antártica chilena se encuentra en una buena posición a nivel internacional y las perspectivas de desarrollo a futuro son promisorias. Más información sobre su laureada participación, en la siguiente entrevista.

Balance de su participación en SCAR 2016 en Malasia

”En primer lugar señalaría que hemos llegado a un nivel histórico, a una inercia del programa científico antártico nacional que está finalmente redundando en que el nivel internacional de Chile está impactando en la ciencia antártica internacional de mucho mejor mejor manera de lo que lo hacía hace diez años. Esto significa que no es casualidad que en los últimos tres SCAR se señalen trabajos de chilenos como los más destacados del concurso. Estamos hablando de un encuentro que congrega entre 800 y mil trabajos y son bianuales, por lo tanto es un logro notable.

Otro asunto es que dentro de los científicos más laureados estuvo Elie Poulin que es un investigador de la Universidad de Chile. Entones estamos demostrando que tenemos investigadores senior con una línea reconocida en todo el mundo. Lo mismo sucede con nuestros científicos jóvenes que ya tienen una trayectoria consolidada y que está mostrando resultados. Además tenemos otros investigadores senior que fueron presentadores principales del evento, por eso podría decir que estamos copando todos los niveles.

Lo otro que me llamó la atención es que este año, por primera vez, fuimos la delegación más grande de latinoamericanos, sobre 24 y en el trabajo nos dimos cuenta de que habían 40 trabajos donde chilenos eran co investigadores. Por lo tanto, nuestra ciencia hoy es más internacional, tiene más impacto y tiene los niveles que se esperan para un país desarrollado, porque abarcan temas de coyuntura, es decir, de interés para la comunidad científica internacional”.

Algunos de los temas llevados por científicos chilenos a Malasia

”Hay tres fortalezas del programa antártico chileno. Una de ellas es la línea que lideran varios investigadores, que es estudiar las conexiones ancestrales por medio del ADN de organismos antárticos y patagónicos. Ellos han logrado establecer una cronología de eventos, un patrón de comportamiento de la especie en la medida que Sudamérica y la Antártica se fueron separando, pero además conquistando otros ambientes en las islas sub antárticas. Es decir, la historia de la conexión Sudamérica-Antártica con evidencia en el ADN de los seres vivos de ambas masas continentales.

La segunda fortaleza es la respuesta de los organismos al cambio climático. Ahí tenemos muchas investigaciones en animales y plantas, principalmente invertebrados y las dos plantas vasculares que están en la Antártica, que están siendo investigadas por su comportamiento frente al futuro climático medido a través del ITC. También como se ve su desempeño frente a plantas invasoras, porque sabemos que las nuevas condiciones ambientales están ofreciendo un nicho ideal para esas especies.

La tercera fortaleza es la respuesta fisiológica de microorganismos antárticos. Ahí hemos logrado bastantes avances, somos fuertes en ello y se ha logrado establecer que son una serie de mecanismos que permiten acumular teluritos, en una respuesta que es bastante útil para la biotecnología. Esas son las tres grandes fortalezas y lo que se ha destacado ampliamente en este encuentro en Malasia".

Avances en comparación con otros países antárticos como Nueva Zelandia o Australia

"Estamos comenzando a independizarnos, por lo tanto nos están viendo como pares maduros y pienso que se puede llevar la investigación científica hombro a hombro. Esto explica porqué hay tantos investigadores australianos, neozelandeses, coreanos y chinos que están buscando publicar junto a científicos chilenos en las dos jerarquías, tanto como coautores, como autor principal. Eso ocurría muy poco en el pasado, pero más por un esfuerzo individual que por un logro del Programa antártico. Los últimos diez años de gestión científica antártica nacional están dando frutos y esto se puede ver en que los grandes científicos internacionales nos están viendo como investigadores de primer nivel".

Tareas que deja SCAR para desarrollar en los próximos años

”Para los próximos años hay varias tareas, una de ellas es alcanzar mayor cantidad de público conectado a esta información, asumiendo la tarea fundamental que los científicos se conecten en una sociedad del conocimiento y tomen decisiones informadas. Es decir, que los científicos puedan dar a conocer mediante un lenguaje mucho más amable lo que está ocurriendo, sobre todo en un tema que no es menor, y es que la Antártica posee claves del pasado que nos permitiría predecir lo que ocurriría en el futuro, particularmente en Chile más que en otros países. La interrelación entre Sudamérica y la Antártica no se define solamente por el clima, sino también por la productividad primaria en nuestros océanos y los ciclos hidrológicos.

Todo esto podemos explicarlo de buena manera, en el marco de una sociedad del conocimiento es clave para que llegue a todos los estamentos políticos y puedan tener elementos para tomar decisiones informadas y, por lo tanto, proyectarse mucho mejor para los cambios que se vienen. La gran lección que deja nuestro trabajo multidisciplinario a nivel internacional es que el mundo está cambiando de una manera tal, que tenemos que adaptarnos al cambio más que resistirnos a ellos”.

Rol del Congreso Nacional en el proceso de mayor ciencia para la adaptación a los cambios

”El Congreso puede tener un rol fundamental. Este es un problema transversal porque dejó de ser solo de los círculos académicos, esto va a rozar desde la puerta de la señora Juanita hasta los más importantes empresarios. Por ejemplo, la escasez de agua, el cambio en el régimen de lluvias, el stock de animales que necesitamos para proveer proteínas son problemas que nos definen como país, como cultura. Tenemos que entender que en el momento en que necesitemos tomar decisiones haya información de primera fuente, ojalá lo más objetivamente posible y en eso los científicos tenemos mucho que decir.

Para esto necesitamos un Congreso 2.0 donde los parlamentarios estén bien informados de lo que está ocurriendo más que atender los problemas presentes o por moda de la prensa. Por otro lado pienso que es también un problema de los científicos poder llegar a los diferentes estamentos políticos.

Somos un país signatario y respetuoso de las leyes y, por ende, del Tratado Internacional Antártico, incluso del Tratado de Madrid que se celebró hace poco el aniversario. El Congreso lo ratificó en pleno desde un principio, por lo que un Parlamento informado debe estar al tanto de las plantas invasoras, los bancos de germoplasma, la pérdida de biodiversidad antártica, el stock de krill que son parte de las cadenas tróficas australes. Hay muchos aspectos de la ciencia que tienen connotación práctica y, por lo tanto, lo que necesitamos es un canal abierto para comunicar a nuestro estamento político de estos temas que son gravitantes para el futuro de nuestro país”.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet