Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Una invitación de su pareja, que había vivido tres años en China como parte del staff de una empresa chilena, motivó a la doctora en sicología (c) Elda Velásquez a partir a Shanghai. En la ciudad, donde vivió desde inicios de diciembre de 2008 a mayo de 2009, aprovechó de trabajar intensamente en su tesis doctoral y conocer los atractivos de otras  urbes chinas. Sobre su experiencia cultural, el rol de la mujer y un posible regreso a ese país, en abril de este año, conversamos con ella hoy.

 

Su llegada a China

"En un inicio fue un poco chocante puesto que me imaginaba una China más filosófica, tal vez influenciada por el romanticismo y el cine. Llegué a vivir en Shanghai y como toda gran urbe es bastante menos romántica y filosófica de lo que aparece en las películas.

Lo más impactante es tener la sensación a cada momento, de estar saliendo de un concierto desde el estadio nacional… todo el día, salvo los domingos por las mañanas hay una gran cantidad de personas en los espacios públicos.

En lo cotidiano, el idioma suena rudo. Los chinos hablan fuerte y en un tono que parece una constante pelea. Si amas la paz y la tranquilidad, eso es muy invasivo. Pero con el tiempo las conversaciones fuertes comienzan a ser parte del sonido urbano.

La comida es un tema aparte. El desayuno típico es bastante más “contundente” que nuestras típicas tostadas y café. Luego el almuerzo es puntualmente a mediodía y la cena. Esto último es un dato importante, porque las mejores negociaciones (para un extranjero) son antes de la cena ya que los chinos cumplen sus horarios.

Terminada la jornada laboral, de vuelta a casa, es común ver a grupos de adultos mayores bailando en algunas plazas después de la cena. Ellos cenan muy temprano (generalmente es antes de las 19:00 hrs.) y luego aprovechan de hacer un poco de ejercicio y vida social. Aunque era muy divertido verlos bailar diferentes ritmos latinos todos de la misma manera, me parece interesante el uso que hacen de los espacios públicos y específicamente de las áreas verdes: al igual que en Chile, en China los malls siempre están llenos de gente, pero los parques también.

Ir a comprar a los mercados chinos es toda una experiencia, la variedad de verduras, algas y hongos es un desafío para los paladares".

Lo mejor de China

- "La infinidad de sabores en las comidas, que como ya sabe todo el mundo, no tienen nada que ver con la comida China-Chilena. La forma como preparan los pescados es exquisita.

- La posibilidad de elegir dentro de un estanque los peces y mariscos que te vas a comer.

- Los parques y áreas verdes: numerosos, grandes y muy bien cuidados. Falta tiempo para recorrerlos y disfrutarlos. En primavera, por la calidad del cuidado de las áreas verdes es un verdadero gusto salir de pic nic o a pasear, leer un libro o simplemente perderse en sus rincones. Son un verdadero regalo para el espíritu.

- El sistema de transporte público interurbano. Está bien pensado y no hay espacio para la “inseguridad” pública, porque pese a la gran cantidad de personas que continuamente llega hasta estos lugares, todo está pensado para un intercambio rápido y solo aquellas personas que tienen ticket para el viaje pueden acceder a las zonas de los buses. Además es destacable la puntualidad de las salidas y el orden en medio de tanto caos. Aunque la gran desventaja es que los espacios son enormes, por lo que si vas apurado, el trayecto que debes recorres corriendo se hace interminable.

- Finalmente, dado que en Chile el tema de la seguridad está instalado en el discurso cotidiano, en China con todos los habitantes que hay y específicamente en Shanghai, los delitos de alta connotación social no son un tema. En general puedes andar en la calle hasta altas horas y sentirte muy seguro.

De lo bueno que me es familiar… tenía una casera en el mercado. Nos entendamos entre señas y mímicas. Me regalaba verduras típicas chinas para que probara nuevos sabores y hacía grandes esfuerzos por enseñarme a cocinarlas. En lo cotidiano, salvo por el idioma, es muy parecida la vida a la de cualquier ciudad.

Lo bueno es la solidaridad entre los latinos en China, por lo que obtener datos y ayuda es fácil".

Lo menos agradable de China

- "Todo aquello que nos enseñan que es mala educación no es censurado allá, especialmente en la mesa, resulta un poco incómodo.

- A mí me resultó especialmente difícil acostumbrarme a los fuertes olores. El olor del tofu frito en algunas calles, o el olor a frituras que es constante, y a veces el olor debido a la comida, como el aliento a ajo, resulta un poco incómodo también.

- Los grandes conglomerados, especialmente en el metro hacen recordar los momentos del primer día de implementación del Transantiago. Y si a eso se suma que en China empujar y “pasar a llevar” a los otros no es mal visto, entonces un viaje en horario pick se hace difícil.

- Del mismo modo, me llamó mucho la atención que no existe el mismo cuidado que en Chile tenemos por las mujeres embarazadas o padres/madres con bebés. Allá siempre esperaba un rato para ver la reacción de las personas frente a una mujer en evidente avanzado estado de embarazo, pero nunca vi que le dieran el asiento. Cuando yo iba sentada era la que daba el asiento.

- Lejos lo más desagradable, las flemas (prefiero no entrar en detalle).

Lo que me es familiar con Chile, de lo malo, los taxistas tienden a ser un poco abusivos. Como acá si eres extranjero siempre quieren cobrarte más de lo debido. Aunque en China, todo el mundo asume que si eres extranjero estás “nadando” en dinero y estás dispuesto a pagar. No hablo del regateo, que es conocido, sino a que en transacciones como arriendos de departamentos, siempre debes asesorarte porque es muy común que no cumplan con sus palabras y no te devuelvan las garantías o simplemente estafen a los extranjeros".

Lo positivo y negativo de la cultura china

"Positivo, la forma como los chinos y chinas asumen su trabajo, aunque a veces resulta un poco difícil encontrar personas proactivas. Sin embargo, si las instrucciones son claras es seguro que las personas se avoquen a su trabajo, siendo poco probable que pierdan tiempo en cafés u otras cosas. En la mayoría de los lugares fue posible ver que las personas trabajan dedicadamente durante sus jornadas, por lo que no es común que trabajen horas extras. El dicho trabajar como chino, se cumple en la mayoría de las fábricas.

En las zonas menos urbanas o en las ciudades pequeñas, fue más común sentir mayor calidez de las personas, tal vez mediado por la condición de extranjeros. En ocasiones al llegar a un pueblo y pedir un café o comprar una bebida uno se transforma en el “evento del día” en la localidad.

Otro aspecto positivo de la cultura china es la preocupación y conciencia por llegar a ser adultos mayores con buena salud. Por lo mismo es común que los parques estén repletos de personas mayores haciendo ejercicios o simplemente caminando para mantenerse en forma. Esto se puede ver incluso en invierno con muy bajar temperaturas. Una de las escenas más lindas que vi, fue en un parque un domingo: una señora muy anciana practicando Tai Chi, mientras su esposo, también de avanzada edad, interpretaba el Erhu (un instrumento tradicional chino de cuerdas) acompañando sus movimientos.

Lo que me pareció negativo es la poca difusión que tienen los sistemas de seguridad para los trabajadores, que muchas veces hacen sus labores en condiciones precarias. A su vez, las fábricas no siempre son conscientes del medio ambiente. Esto parece el costo del crecimiento de la economía china".

El rol de la mujer en China

"Por lo que pude ver, y algunas investigaciones y reportajes que leí estando en Shanghai (de académicos chinos) las mujeres en China se han ido abriendo espacios en distintos ámbitos.

A primera vista parece una sociedad machista, sin embargo en lo cotidiano las familias están estructuradas en torno a la imagen femenina. Las abuelas cuidan de los nietos y es común ver en los sitios públicos la dominancia de las mujeres en las parejas. Cuesta acostumbrarse a ver mujeres que tienen (supuestamente) una imagen muy frágil dando órdenes a sus maridos y dando instrucciones. También fue común en momentos en que las negociaciones con un chino no son fructíferas para él, terminan llamando a su mujer quien continua, generalmente de manera más dura, con la negociación. Si hay una frase típica chilena que puede graficar esas escenas es: “son bravas las chinas”… son realmente fuertes negociando.

En términos de negocios y laborales, al igual que las chilenas, las mujeres chinas han ido tomando poco a poco los espacios que durante mucho tiempo se han reservado para los hombres.

El problema y lo que me parece diferente en este aspecto es que para las mujeres chilenas no hay una preocupación excesiva por cumplir con los roles tradicionales delegados a nuestro género. Es común que las mujeres aplacemos el matrimonio y la maternidad en post de la carrera académica, viajes o desarrollo profesional. En China estuve cerca de mujeres que estaban preocupadas porque ya eran mayores y no se habían casado, pero eran mujeres jóvenes, que bordeaban los 27 años. Ellas vive la presión familiar de casarse y tener un hijo. En este aspecto, la sociedad ha generado una preocupación para las chicas, puesto que son profesionales, en su mayoría exitosas y deben encontrar una pareja que esté “a la altura” de ellas. Lo que a veces se hace difícil. En Chile las mujeres vivimos una mayor autonomía respecto a ese aspecto: ya no es condición mínima que un hombre sea mayor que una mujer y tenga mayores ingresos o mejor educación. Sin embargo en China, las mujeres están obligadas a seguir esos cánones.

En el mismo sentido, para las mujeres orientales es difícil optar por la maternidad siendo solteras. Si en Chile una mujer quiere tener un hijo, ya sea siendo adolescente, o profesional exitosa, tiene las posibilidades para hacerlo y en la mayoría de los casos no hay censura o es baja. En China resulta prácticamente imposible. En primer lugar, debido a las políticas públicas y la legalización del aborto, no hay madres adolescente, y en segundo lugar, es muy censurado ser madre soltera, aún cuando seas una mujer que ha desarrollado una exitosa carrera profesional.

No pude encontrar investigaciones que profundizaran la percepción que las mujeres tienen de esta nueva condición: mujeres que avanzan en lo profesional, pero que en lo privado continúan atadas a viejas costumbres. No obstante creo que en poco tiempo, las mujeres en China han logrado posicionarse muy bien en lo académico y en lo laboral, en comparación con todos los años que ha llevado ese proceso en América Latina".

La influencia de China en su futuro

"Mi carrera la he desarrollado y especializado en el ámbito de la psicología social comunitaria. En este sentido, conocer algunos de los programas que se desarrollan en China, me resultó interesante. Desde la perspectiva de la psicología social, es muy interesante el fenómeno que vive actualmente China, especialmente en términos del desarrollo económico y el rol de las mujeres.

Como psicóloga social es muy interesante conocer una cultura tan diferente a la nuestra. Una cultura que a veces resulta chocante y que constantemente mira hacia occidente. Esta vivencia me llena de preguntas y es un gran desafío encontrar las respuestas. En mi experiencia el sólo hecho de investigar grupos en Internet ya fue todo un reto, pese a que lo hago a grupos de habla hispana, porque durante mi estadía fue prohibido paulatinamente el acceso a muchos sitios web.

Creo que tanto en América Latina como en China hay proyecciones en mi ámbito laboral. Estar cerca de empresas e industrias me favoreció en términos de conocer de manera cercana las dinámicas que se desarrollan en los negocios en China. Pienso que muchas veces se realizan selección de personal para enviar a China con los estándares chilenos para desempeñarse en una cultura que requiere de características y habilidades personales muy claras y específicas. Creo que ese sentido hay algunos aspectos sobrevalorados en nuestro país y otros que las empresas chilenas deberían considerar seriamente, no se trata sólo de personas que sean capaces de adaptarse a una cultura diferente, sino que se trata de una cultura a veces diametralmente diferente.

 

Recomendaciones para aquellos que quieran partir a la Tierra del Dragón

"Muchas de las cosas que son típicas y parte de nuestra cotidianeidad no lo son en China. A veces se hace difícil y cansador la cotidianeidad en un espacio donde no sólo el idioma es diferente, sino también la valoración de las relaciones humanas.

Como recomendación, en primer lugar, por el tema de alojamientos es imprescindible asesorarse. En lo cotidiano, los primeros días son de alto consumo, porque en general la comida occidental tiene un costo elevado y con el paso de los días es posible familiarizarse con los productos locales.

Al igual que en Chile, hay sectores donde los extranjeros son vistos como personas que fácilmente puedes embaucar, siendo el tema del dinero esencial en China. Todo se negocia, lo que luego de una semana, resulta agotador. Por lo que hay que armarse de paciencia ya que fácilmente se adquiere la habilidad del regateo.

Es una cultura interesante, tal vez es bueno pensar que se No llegará a un lugar donde todo es tai chi o Feng shui, sino más bien a un país con una enorme cantidad de matices, una increíble diversidad y rincones realmente espectaculares para conocer. Definitivamente, un país que hay que visitar con las ansias de descubrir cada día algo diferente".











    Comentarios publicados



  • Escrito por Norman Mosjos | 29/03/2010 08:43
    Encuentro excelente este artículo!! 100% de acuedo con todo. Llevo trabajando aquí 7 meses y la verdad es que ha sido una experiencia enriquecedora y a la misma vez algo agotadora!!! El acostumbrarse a esta cultura tan diferente a veces me provoca cambio de ánimos increíbles.

    Felicitaciones por el artículo, muy bien descrito!!!

    Norman Mosjos
    Profesor de Inglés

  • Escrito por Rosario Santibañez Contreras | 01/02/2010 10:01
    Mi querida DOCTORA,por lo que dices me parece que tu experiencia en China a sido ,muy probechosa para tu tesis, como siempre tienes una vision bastante clara de las cosas,yo si tubiera la suerte de viajar a otro pais no me daria cuenta de tantas cosas ,por lo general me distraeria mirando y conociendo el paisaje,proban- do nuevos sabores(para copiar),querria verlo todo de un modo distinto,trataria solo de pasarlo bien, tomar muchas fotos y no lo haria por estudio o por investigacion.Lo haria por el simple hecho de disbrutarlo ,lo que no quiere decir que tu no lo disfrutaras.(A demas que estabas como recien casada jojojo... si quieres deprimirte vive mi vida un dia ,te apuesto que me envidiarias siiiiiiii..... jajaja...como yo a ti en algunas cosas y eso no me da miedo decirlo,pero puede mas y pesa mucho mas mi admiracion por ti,alomejor no es mucho viniendo de mi .SE QUE ERES UNA MUY BUENA DOCTORA Y QUE LA DEPRE ... NO TE LA VA GANAR... ARRIVA LA ELDITA ABAJO (tu ya sabes a que me refiero)jijiji...saluditos chau...

  • Escrito por Rolph Eisenhard | 01/02/2010 10:00
    Muy buena entrevista, sobre todo si a la persona que le hicieron èsta, goza de gran prestigio dentro de la comunidad, de paso felicitaciones a Elda por este gran aporte y de llevar con orgullo y sabidurìa tanto el nombre de Chile como el de su familia



 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet