Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
A propósito de la visita del Primer Ministro Lee Hsien Loong y de la firma del convenio de Cooperación e Intercambio Educacional entre el los ministerios de educación de ambos países, conversamos con Patricio Felmer, investigador asociado del Centro de Modelamiento Matemático (CMM), quien hace sólo unas semanas visitó Singapur, para que nos cuente por qué nuestro país está tan pendiente del modelo singapurense.

La visita de Lee Hsien Loong al CMM

Poco saben que Lee Hsien Loong es matemático. Sin embargo, este no es el motivo principal de la visita que realizará hoy al CMM, ya que en Singapur están conscientes de las tratativas entre Universidad de Nanyang y este centro de la Universidad de Chile, y del interés que existe por mejorar la calidad de los profesores que enseñan matemáticas y por mejorar los estándares de la educación chilena.

“Esta visita es algo extraordinario para nosotros”, afirma Felmer, quien además es Ingeniero Matemático de la Universidad de Chile, Doctor en Matemáticas de la Universidad de Wisconsin-Madison de Estados Unidos y Miembro de la Academia Chilena de Ciencias. Se declara consciente de los avances que se pueden logran al relacionarse con Singapur y de la necesidad de que las autoridades chilenas aprecien el ejemplo singapurense, pero no para “copiar”, aclara, sino “para mirar y entender los fenómenos y las ligazones clave que tiene que haber entre los actores para que haya avances, y eso Singapur lo muestra de manera muy evidente”, afirma. Horas antes de visitar el CMM, Lee Hsien Loong asistirá a la ceremonia de suscripción del acuerdo bilateral sobre cooperación e intercambio cultural entre el Ministerio de Educación de Chile y su par de Singapur.

Creyéndose el cuento

 

Al consultarle a Patricio Felmer sobre la claves del modelo educativo de Singapur, no vaciló en dar una respuesta tan rápida como precisa: “es un país donde se han tomado muy en serio la idea de que la educación esta íntimamente ligada con el desarrollo económico y desde la llegada a Singapur me di cuenta que ellos se la creen”, afirma con fuerza el matemático, asegurando además que las autoridades se dieron cuenta que, para tener una buena educación, había que destinarle recursos importantes.



Y los hechos avalan lo aseverado por Felmer. En 1996, luego de la creación del Instituto Nacional de Educación en 1991, las autoridades dieron un salto sin precedentes: igualaron el sueldo de los profesores con el de ingenieros y abogados, hicieron la carrera de pedagogía más atractiva y destinaron un salario de profesor a cada estudiante, entre otras medidas que, para muchos, pueden parecer una locura. Sin embargo, los resultados están a la vista.  

Y eso que comenzaron con el pie izquierdo

Patricio Felmer hace frente a quienes se desmarcan del modelo educativo de Singapur, tildándolo de utópico por la realidad social y económica del país en que se ha forjado. “Singapur es tremendamente interesante ya que es un país muy joven y que ha convertido su educación, que en 1965 era mala, en un ejemplo de excelencia mundial en sólo 40 años”, afirma el ingeniero, y complementa su argumentación asegurando que en las salas de clases de Singapur “también hay 40 alumnos por curso”.

Efectivamente, hace cuatro décadas Singapur tenía problemas graves en educación, lo que comenzó a cambiar con la  expansión de la educación básica, y luego la media, a toda la población. Ya en 1990, tenían cobertura completa pero persistía el problema de la calidad. Las autoridades buscaron las razones del estancamiento y se encontraron, entre otras, con una fundamental: el profesorado estaba poco motivado, tenía un bajo respeto social y un sueldo bajo. Luego, a partir de 1991 vinieron las medidas antes mencionadas y la evolución del modelo.

Visitando al educado tigre asiático

Durante su reciente viaje a Singapur, Felmer, que ha visitado en varias oportunidades Japón, Corea y China, fue testigo en primera fila de la forma de trabajar de los singapurenses, y también de detalles que los diferencian de sus vecinos. “Aunque en educación son un ejemplo mundial de primer nivel, siguen siendo muy autocríticos trabajan sobre lo que pueden mejorar”, destacó. Y con respecto al país, le pareció “muy ordenado, quizás demasiado, y bastante jerárquico”, y valoró que la gente de Singapur fuese “muy cálida, demasiado fácil para establecer una relación cordial de trabajo productivo rápidamente”, sentenció.

Buscando la colaboración con Singapur

Estas relaciones de trabajo con Singapur no son nuevas para el Centro de Modelamiento el CMM. A fines de octubre, recibió la visita de una delegación de la Nanyang Technological University de Singapur, reconocida mundialmente por su excelencia académica, quienes quisieron conocer el CMM y ver posibilidades de un convenio entre ambas instituciones.  Felmer asegura que al CMM está bastante interesado en establecer relaciones de colaboración con las instituciones de nivel universitario de Singapur, especialmente en dos áreas: ingeniería y en la formación de profesores, asegurando que concretarlas sería muy interesante, no solo para el Centro de Modelamiento Matemático, sino como visión de país.

La serie de encuentros entre chilenos y singapurenses continuará mañana en el mismo centro, con la visita del Primer Ministro de Singapur, y proseguirá en enero próximo cuando el director del Departamento de Matemáticas y de Educación Matemática del National Institute of Education asista al CMM.












    Comentarios publicados



  • Escrito por Luis Duran | 18/10/2010 08:49
    La matematica es el conocimiento que mas acerca al hombre a la sapiencia de Dios.



 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet