Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Durante más de dos siglos los cables submarinos han conectado territorios lejanos a través de comunicación telegráfica y eléctrica. En la actualidad, los cables fibra óptica permiten que el volumen de datos transferidos sea significativamente mayor al de sus antecesores, lo que redunda en mejor acceso a internet y menores costos por el servicio. Precisamente este es el propósito de la Subsecretaría de Telecomunicaciones, que luego de una visita oficial a China durante enero de 2016, su titular Pedro Huichalaf anunció el proyecto -en fase de estudio- de trazar un cable de fibra óptica que uniría a nuestro continente con el Asia. Más detalles de esta iniciativa en la siguiente nota.

Fibra óptica para conectar zonas rurales y más vulnerables

La VI Encuesta a Hogares de Acceso y Uso de Internet de la Subtel, determinó en enero de 2015 que más de doce millones de personas en nuestro país usan internet, principalmente a través del acceso de 24 millones de dispositivos. Sin embargo, si estas cifras cambian si se despliegan territorialmente, pues solo un 67% de los hogares cuenta con acceso a internet, es decir, 1,6 millones no tienen este acceso, principalmente en zonas rurales y de menores ingresos.

Una situación similar sucede con el servicio de 4G, que aún no puede desplegarse totalmente en zonas urbanas y en gran parte de las regiones extremas. Según la misma encuesta, para la fecha del estudio solo un 2% de la población dispone de acceso a internet mediante fibra óptica, razón por la cual nuestro país necesita “incrementar su capacidad troncal a nivel internacional y urbano”, expresa el estudio.

A tal efecto, la Subsecretaria de Telecomunicaciones creó como uno de sus instrumentos de acción la Agenda Digital 2020, documento que cuenta con un breve diagnóstico sobre la situación de la conectividad digital en Chile, además de un amplio decálogo de metas y objetivos para desarrollar la infraestructura de las comunicaciones en todo el país, tal como “Masificar el acceso digital de calidad para todas y todos”.

Es en respuesta a esta directriz y a una gira realizada por Pedro Huichalaf, subsecretario de Telecomunicaciones a China el 27 de enero de 2016, que surge la posibilidad de construir un cable de fibra óptica submarina hacia dicho país. Uno de los lugares visitados en la gira fue la fábrica Hangton Group, donde además se conocieron los distintos tipos de insumo para el proyecto de Fibra Óptica Austral.

Una nueva carretera de las telecomunicaciones

En consonancia con la tendencia de acceso a Internet que va en aumento, sucede algo similar con el volumen de los datos que salen de nuestro país. Durante la visita a la fábrica de fibra óptica submarina, el propio subsecretario Huichalaf afirmó que los datos emanados desde Chile se están incrementando exponencialmente y que con este nuevo cable se aliviarían los existentes. “Pudimos profundizar nuestro conocimiento en cuanto a la eficiencia, confiabilidad y seguridad de las redes, lo que será clave para cada paso que demos en Chile”, señaló en la ocasión.

Una consideración similar tuvo Cristian Hermansen, presidente del Colegio de Ingenieros de Chile, para quien este nuevo cable submarino a China nos comunicará con uno de los polos de desarrollo tecnológico más importantes el hemisferio norte. “Aquí se está poniendo una gran autopista que nos va a permitir tener acceso a mejores tecnologías, es como cuando se construye una nueva carretera, ya que todas las vías de comunicación se integran a un solo camino y esto aumenta la velocidad de transmisión de datos”, sostuvo.

Esta nueva carretera tecnológica a la que se refiere Hermansen, tendrá una extensión de 18 mil kilómetros, pudiendo convertirse en el cable submarino más largo del mundo. No obstante su longitud, traería mejores precios en conectividad en el mediano plazo, debido a que aumenta la velocidad de las comunicaciones y su instalación no toma tanto tiempo como sucede con otros sistemas.

De esta manera, la fibra óptica se despliega en el océano mediante buques cableros, cuya capacidad de carga les permite instalar el cable en el fondo marino, junto a una guía geosatelital por GPS y la inmersión de robots submarinos.

Para Hermansen esta es una tecnología probada en el planeta y hoy existen numerosos cables de alta capacidad como los de transmisión de electricidad. Sin embargo, asegura que la tarea de extenderlo hasta el gigante asiático requiere de un análisis técnico sobre cómo se va a asentar y en qué zonas estará suspendido.

”No es cosa de empezar a tirar un cable. Estamos hablando de miles de kilómetros, entonces tiene que ser una ingeniería de construcción muy bien planificada y tanto en China como en Chile tenemos las capacidades. Es una tecnología que funciona bien y contribuye a enmallar más aún el sistema de comunicación, pero sobre todo a integrarnos de mejor forma a la tecnología en las comunicaciones más desarrollada del planeta”, afirmó.

Las ventajas que ofrece China en telecomunicaciones

Si bien existen otros países en el mundo donde se desarrolla la fibra óptica, una de las principales ventajas que entrega el gigante asiático es que ahí se concentran las principales compañías de telecomunicaciones del mundo como China Mobile que abastece a más de 800 millones de personas, o Huawei que ha impulsado el desarrollo de la tecnología 5G.

Así, el suministro de fibra óptica es visto de buena manera por el presidente del Colegio de Ingenieros, para quien la tecnología desarrollada en China nos va a permitir dar un salto en términos de tecnología. “Estamos hablando de otras dimensiones, en todo sentido de las telecomunicaciones y el intercambio tecnológico”, aseguró.

Tal intercambio beneficiaría a China por cuanto aumentaría su presencia en un nuestra región, y por ende en una mayor cantidad de intercambios comerciales. Según Hermansen, con esta nueva conexión se abren nuevas oportunidades para nuestro país en el posicionamiento tecnológico en América Latina. “Si vemos el comercio que tenemos con ese país, nos podemos dar cuenta que está aumentando significativamente -de este mercado es de donde se importan mayor cantidad de bienes a Chile- entonces este desarrollo tecnológico nos va a ayudar no solo en lo comercial, sino a tener mejores comunicaciones con el resto del continente asiático y con nuestra región. Esto no solo significa que tengamos acceso al 5G, sino también facilita los intercambios a todo nivel y eso nos beneficia”, agregó.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet