Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |
Mientras que en Australia cada estado asegura que sus brigadistas forestales estén capacitados y protegidos en su actuar profesional o voluntario; en Chile continúan existiendo grandes falencias en el marco regulatorio respecto a esta actividad, cuyo personal proviene de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) o de empresas forestales.

El servicio contra incendios que realizan los brigadistas en Chile posee deficiencias en materias de seguridad y capacitación. Así lo afirma el senador Alejandro Navarro, quien presentó en enero un proyecto de ley (Boletín 8768-13) para incorporar en el Código del Trabajo el contrato especial de trabajadores brigadistas de incendios forestales, ya que en Chile, no hay normas legales ni reglamentarias específicas de seguridad laboral para ellos.

Vanguardia australiana

Australia cuenta una lucha incesante contra incendios de gran magnitud a lo largo de su historia. Particularmente graves han sido las tragedias del 2009 (que causó la muerte de unas 170 personas y la pérdida de 450 mil hectáreas) y enero de 2013 (que dejó a cientos de personas damnificadas y más de 340 mil hectáreas destruidas).

Estas emergencias motivaron a las autoridades a realizar mejoras legislativas para resguardar a quienes combaten el fuego en zonas rurales, las que dependen en su gran mayoría de la acción de los voluntarios. Estos últimos corresponden a unas 200 mil personas, mientras que los brigadistas (contratados) sólo alcanzan los 12 mil funcionarios del equipo forestal del país.

Debido a su importancia, los voluntarios (civiles que deciden capacitarse para poder prestar ayuda a su comunidad), cuentan con una protección legal en todo el territorio nacional que los exime de cualquier responsabilidad personal ante los daños y perjuicios causados en el ejercicio de su voluntariado. Además, son parte de un registro y tienen un seguro personal contra accidentes.

Como cada brigada depende del territorio en el que se ubique, varían las formas de reclutamiento. Así, por ejemplo, en el estado de Western Australia (el más grande del país) los brigadistas forestales gozan de una gran protección al ejercer sus funciones y son continuamente capacitados. De hecho, para poder ingresar, los interesados deben contar con requisitos previos como la Licencia de Reducción de Riesgos y el Certificado de Primeros Auxilios. Según su legislación, el gobierno local debe mantener una o más brigadas con los equipos correspondientes para su buen funcionamiento.

En cambio, quienes son voluntarios deben pasar por un periodo de prueba, tras el cual cumplirán con turnos rotativos en caso de existir una emergencia. En este estado, el Programa de Capacitación de Voluntarios consta de 44 cursos en áreas como la administración de la brigada, la prevención y el combate de incendios.

Este país-continente también realiza una intensa labor educativa en las comunidades que en este estado compete al Departamento de Medioambiente y Conservación, con el objetivo de concientizar y sensibilizar a las personas respecto a la importancia de cuidar su entorno.

La situación en Chile

Unas 3.500 personas combaten los incendios forestales en el país, vinculadas al personal de Conaf (que tiene 1.375 trabajadores distribuidos en 120 Brigadas) o dependientes de empresas privadas. Sus jornadas laborales dependerán de la entidad a la que pertenezcan, ya que el personal de Conaf se rige por el Decreto Ley Nº 249 de 1974, más el Código del Trabajo como regulación complementaria. Por lo tanto, trabajan 45 horas semanales de lunes a sábado.

Por otro lado, los brigadistas ligados a privados (empresas Forestal Mininco, CELCO, Bosques Arauco, MASISA, Bosques Cautín, etc.), no cuentan con requisitos mínimos de selección, ni capacitación previa o cuerpo legal que fije condiciones mínimas de seguridad, según explicó el vicepresidente del Senado.

El proyecto de ley -presentado junto a los senadores Gómez, Rincón, Muñoz y Quintana- busca garantizar la capacitación del personal en asuntos claves para su seguridad, vale decir, primeros auxilios, uso de aparatos electrónicos geográficos, climatológicos, etc. Igualmente, establece requisitos mínimos para ejercer como Brigadista Forestal en Chile, como la mayoría de edad, idoneidad física y psicológica, no contar con condenas a pena aflictiva y haber realizado el Servicio Militar Obligatorio.

Principales falencias

En concreto, los vacíos contractuales que deben enfrentar los brigadistas son:

  1. 1. No hay norma para requisitos mínimos de selección: el reclutamiento realizado por Conaf consta de un concurso público, con requisitos como mayoría de edad, exámenes físicos, psicológicos y de conocimiento en distintas áreas. Sin embargo, un estudio señala que “cuando esta actividad es realizada por el sector privado no existe obligación legal para hacer exámenes pre-ocupacionales” que verifiquen la aptitud física del postulante.


  1. 2. La falta de normativa que exija capacitación previa: El mismo estudio precisa que en el sector privado (empresa que cuenta con brigadistas o se los provee por medio de contratistas o subcontratistas), no existe obligación legal para reclutar trabajadores con capacitación teórico práctico respecto al combate de incendios forestales. En cambio, quienes ingresan a Conaf son instruidos mínimo cinco días en cursos sobre combate de incendios forestales, prevención de riesgos, psicología de la emergencia, primeros auxilios, operación de equipos mecanizados, etc.


  1. 3. La falta de protocolos obligatorios para la acción en terreno: Estos protocolos incluyen el modo de ataque, que depende de la entidad del incendio. Tampoco existe la obligación legal específica y expresa, de que el plan de ataque de incendios contemple vía de escape.


  1. 4. La falta de norma sobre condiciones mínimas de seguridad en terreno: Hoy no es obligatorio el uso de sistemas de telecomunicaciones que apoyen la labor del personal. Estos equipos facilitan información clave para su seguridad, pues identifican situaciones de riesgo que puedan resultar intolerables.


  1. 5. No hay norma que exija equipamiento mínimo: Gran parte de los brigadistas son subcontratistas preparados de forma autónoma y sus equipamientos dependen de la empresa que los contrata. El equipo de combate es certificado por el Instituto de Salud Pública, pero su uso no es obligatorio.


“Profesionalizar la actividad”

En Chile no existe el voluntariado en este trabajo, pues todos son remunerados. En caso de necesitar una mayor dotación, quien acude al llamado de Conaf es el equipo de las Brigadas de Incendios Forestales del Ejército y de la Armada, junto al cuerpo de Bomberos de la zona afectada. Por otro lado, están las empresas forestales, ya que los grandes propietarios de este sector –dueños de la mayoría de las plantaciones forestales de Chile- protegen directamente su patrimonio ante una emergencia.

Las malas condiciones en las que ejercen miles de brigadistas en Chile quedaron al descubierto luego del accidente sufrido por siete brigadistas que trabajaban para una empresa subcontratista de la Forestal Mininco, quienes perdieron la vida mientras combatían un incendio en Carahue, Región de la Araucanía, en enero del 2012.

El ingeniero forestal y dirigente del sindicato de profesionales de Conaf, Manuel Soler, reconoce que “en Chile se debe avanzar en la profesionalización de esta actividad estableciendo normas y requisitos que deben cumplir quienes ejerzan estas labores”. En este sentido, la propuesta del senador Alejandro Navarro se asemeja a las condiciones actuales en las que se enmarca el trabajo de los brigadistas australianos, cuyas políticas de seguridad y continua capacitación están mucho más avanzadas, protegiendo a quienes exponen sus vidas para salvar a la comunidad y su entorno de los embates del fuego.











    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet