Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Portal Asia Pacífico - Biblioteca del Congreso Nacional
Compartir       
volver   
Usted está aquí: Portal AP |

Según el informe Better Life Index publicado por la OCDE en 2014, Australia es el mejor país para vivir. Este liderazgo se debe a que  ha obtenido los mejores resultados en nueve distintas mediciones de bienestar entre 34 países de todas las regiones del mundo, donde educación y salud destacan como los más importantes. Para comprender más sobre esta situación, revise la siguiente nota.

A mayor educación, mayor el bienestar

Si bien entre los indicadores de esta medición se encuentran ingreso, medioambiente, vivienda, empleo, seguridad y acceso a servicios básicos, el mejor de todos los resultados se obtiene en educación y salud. La importancia de la primera se debe a que para tener una participación efectiva en la sociedad y en la economía, es necesario tener un buen nivel formativo.

El informe de la OCDE sobre Australia señala que en la medida que las personas tienen niveles más altos de educación, la esperanza de vida es mayor, además de contribuir más en la efectividad de las políticas públicas gracias a la participación, lo que ayuda, por ejemplo, a reducir los índices de criminalidad o mejorar la calidad de los centros asistenciales.

Según Juan Carlos Acevedo, sociólogo e investigador de la Escuela de Sociología de la Universidad de Chile, los gobiernos de Australia han tenido una orientación marcada hacia la educación porque comprenden su importancia para optimizar el resto de las políticas. “Teniendo buenos estándares de educación la participación crítica de la política aumenta y con esto el Estado se beneficia, por cuanto tiene gente más preparada en todos los sectores y la responsabilidad frente a lo público es mayor”, afirmó.

No obstante las ventajas que Acevedo reconoce en los altos niveles de educación como factor que eleva el estándar de la política, la OCDE centra las potencialidades en la economía, principalmente en las probabilidades de conseguir empleos y obtener mejores ingresos. Según el documento, “individuos que tienen un alto nivel de educación son menos vulnerables a las tendencias de desempleo porque son los que más se destacan en la fuerza laboral”.

Medidas para un contexto educacional exitoso

Para el logro de un contexto educativo exitoso, Australia se ha concentrado en tres áreas principales: los estudiantes, las instituciones y la descentralización. Estos criterios fueron valorados por el académico, quien señaló que un contexto de enseñanza adecuado requiere de buenas instalaciones con un ambiente confortable para el aprendizaje.

“No basta solo con profesores bien preparados, sino también que estos tengan todos los recursos pedagógicos para estimular a los estudiantes. Para eso los laboratorios, bibliotecas, buenas salas de computación e infraestructura deportiva son elementos indispensables para formar ciudadanos con altos niveles de educación”, sostuvo.

 

Sin embargo, a la construcción de buenos centros educativos se agregan los contenidos curriculares. Si bien Australia no tiene mejores resultados que Japón y Corea del Sur en la prueba PISA, sus estándares inclusivos y equitativos se muestran en la integración de niños en edades tempranas a la educación preescolar.

En relación a la descentralización, establece condiciones iguales para todos a nivel nacional, sin embargo existen acuerdos especiales con todos los estados y territorios en orden de respetar sus distintas prioridades educacionales y permitir su autonomía en el manejo de los recursos.

Fortalecimiento del sistema de salud

Parte importante de los altos estándares de calidad de vida en Australia se debe a un buen sistema de salud. Según el informe “Better Life Index” de la OCDE, la esperanza de vida de los australianos supera los 82 años, es decir, dos años por encima del promedio de los países que integran la organización. Esta brecha se amplía al considerar que la esperanza de vida de las mujeres llega a los 84 años, es decir, cinco años más que el promedio de la OCDE.

Cuando se les pregunta a los australianos: “En general ¿Cómo es su sistema de salud?", un 85% responde que es un buen sistema, cifra que contrasta con el 68% promedio de los países OCDE. Estos buenos resultados se han logrado gracias a que Australia cuenta con un sistema de acceso universal a la salud que se ha ido perfeccionando con distintas políticas de modernización, una de ellas ha sido la agenda eHealth, considerada una de las más ambiciosas del gobierno.

La agenda eHealth consiste en reducir las atenciones médicas presenciales, para ello se implementó una plataforma digital denominada Record Electrónico Personal de Salud, que lleva a los pacientes a revisar sus historiales médicos, diagnósticos, supervisión para la medicación, control de signos vitales, programas de inmunización, análisis de resultados, entre otros.

Para Acevedo, es importante el acceso universal a la salud como una primera instancia para el logro de cualquier política de modernización. “Hoy existen innumerables sistemas electrónicos que garantizan la misma efectividad en el diagnóstico de enfermedades que la que pueda dar un especialista, claramente estos adelantos sirven para alivianar la carga de los centros públicos de salud. Sin embargo para que ello funcione debe haber toda una cultura de acceso, uso y responsabilidad que no se construye de la noche a la mañana”, opinó.

Lo que Chile necesita para obtener altos estándares en la calidad de vida

Si bien la alta calidad de vida de Australia es consecuencia de décadas de implementación y perfeccionamiento de políticas públicas de bienestar, parte importante de su desarrollo se ha logrado en los últimos diez años como consecuencia de una línea de gobierno que ha sido constante pese a los cambios de mandatarios.

Según Mauro Grossi, vicepresidente de la Comisión Educación del Colegio de Ingenieros, la base para lograr altos estándares de vida está en un sistema de educación inclusivo que permita que todos los ciudadanos se sientan parte de las políticas. “Si en nuestro país lográramos integrar a todos los niños y jóvenes a establecimientos donde no solo vayan a aprender, sino a formarse como personas en un ambiente acogedor, vinculándose con las decisiones políticas, sean de la cartera que sean”, señaló.

Una postura similar planteó Juan Carlos Acevedo, para quien la integración de toda la ciudadanía a las medidas que se adoptan para favorecerlas, se realiza en las instituciones educativas. “La educación cívica es fundamental para que los futuros ciudadanos asimilen a edades tempranas su condición de beneficiarios y de actores activos en las políticas públicas”, expresó.












    Comentarios publicados





 

Comentar artículo

(Requerido) Por favor escriba su nombre.
(Requerido)

Comentario

Print this page Print this page Add Bookmarklet